Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURA DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es cultura ABC Un otoño de novela La novela histórica es la preferida de los lectores contemporáneos Calvo Poyato, Isabel San Sebastián, Jesús Sánchez Adalid y Nerea Riesco defienden su género narrativo, que ensalzan como una constante gran éxito al frente de las cuales está El mozárabe ambientada en la Córdoba califal, afirmó sin dudarlo que scritores contra las eti- la novela histórica es la novela de la quetas o, mejor aún, con- contemporaneidad, la preferida de tra los adjetivos que cam- los lectores actuales, de los que ahobian la percepción de ra están entre los 30 y los 40 años e una obra con sola su pre- insistió en que el llamado boom no sencia, aunque no siem- es tal porque no es algo que esté de pre determinen su contenido. Escri- paso o de moda. tores contra los prejuicios, en una paEl éxito entre un público relativalabra. Así podría resumirse la actitud mente joven está relacionado con la de los autores que ayer protarecepción de la crítica. Quienes gonizaron las Jornadas un se dedican a este tipo de José Otoño de Novela, que conanálisis, precisó Sánchez Calvo tinuaron en la BiblioteAdalid, están formados Nadie criticaba ca de Lepanto con un en la novela social, en el a Marguerite Yourcenar. El plantel de firmas muy problema de España problema es cuando atractivo, y que tuviey hoy el lector busca las firmaba alguien ron en común reivindiotra cosa, la evasión y apellidado Calvo, car el valor literario de lo el salir de su vida En Sánchez... que hacen por encima de eso coincidieron sus comlas etiquetas del género que pañeros, que mostraron se quieran poner. cómo los críticos de menos edad La primera de las mesas redondas comprenden mejor este tipo de obras. se reunió en torno a uno de los géne- Algo parecido le sucedió a Mario Varros que más lectores reúne desde hace gas Llosa, con su novela El sueño del varios años, y además congregó a al- celta una obra al estilo de las nogunos de sus máximos protagonistas: velas del siglo XIX y que terminaría Jesús Sánchez Adalid, Nerea Riesco, por decantar la balanza para conseIsabel San Sebastián y José Calvo Po- guir el Premio Nobel de literatura. La yato, que no rehuyeron ninguna de gente de 35 años o menos no lo leía, las preguntas más interesantes, in- como no leía a Cela o al Delibes antecluido el desprecio de la crítica. Jesús rior dijo Sánchez Adalid para insisSánchez Adalid, autor de obras de tir en su idea de la novela histórica LUIS MIRANDA CÓRDOBA E como característica de estos años. La dos cosas contestaron casi a coro sus mesa redonda, que siguió un nume- compañeros de mesa y el público soroso y participativo público, abundó bre la obra de Umberto Eco. en detalles como la existencia de la No en vano, recordó cómo Miguel novela histórica no como un género, Delibes, terminó su brillante carrera sino como una contante en la histo- literaria con una novela histórica, El ria de literatura, que en el siglo XX se hereje que sería una de las más aclahabía dado con profusión, aunque fue- madas de toda su trayectoria. Isabel ra de España. San Sebastián tomó entonces la paPor eso citaron a Yourcenar, a Um- labra para ensalzar una obra en la que berto Eco y antes a Víctor Hugo con la trama histórica es un telón de fon Notre dame de París La crítica do en el verdadero problema, que es dijo Calvo Poyato, llegaría después, la evolución psicológica y la coherencuando los que hacíamos novela his- cia del personaje, Cipriano Salcedo, tórica nos llamábamos Calvo, Sán- la trama esencial. Sánchez Adalid inchez, etcétera, y éramos españoles sistía así en que Delibes siempre esHasta los Episodios Nacionales es- tuvo atento a lo que pasaba alrededor critos por Benito Pérez Galdós entre de él: Hizo novelas realistas, contó los siglos XIX y XX, pueden conside- la historia de una viuda, de un viudo, rarse novela histórica en virtud de su de un niño, de los cazadores. Al final, forma de relatar la historia de Espa- también haría una novela histórica ña. Yo tenía miedo al escribir afirmó, para después ensalzar Sangre en la Calle del Turesta obra. Nerea co, porque era contempoLo esencial, dijo Calvo Riesco ráneo de Galdós confePoyato, es que la novela El pasado se só. histórica es una novela, repite una y otra Sobre esta animadno es historia. Es ficvez; siempre hacemos lo mismo: versión de determinación, y lo necesario es la vivimos, nos dos expertos abundó documentación y ser fiel enamoramos, Nerea Riesco, autora de al perfil de la historia. Por soñamos obras como El país de las ejemplo, si yo escribo que mariposas y que insistió una dama se compró en el sien que la crítica, como sucede glo XVII un vestido de 2.000 dutambién en la música, tiende a deni- cados tengo que saber cómo podía ser grar una obra por el simple hecho de el vestido y qué se podía comprar con tener muchos lectores o admirado- un ducado, como hay que saber cómo res. Es algo que no pasa con la pin- se vestían, qué comían las gentes que tura o a un buen edficio, que un cua- vivían en la época que se recrea dijo dro no pierde valor por gustarle a mu- el articulista de ABC. cha gente dijo. Para insistir en la En ese sentido, insistieron en que condición de novela por encima de una novela histórica no es un libro de todo, Isabel San Sebastián puso un historia. Ahí estuvo la definición de ejemplo: El nombre de la Rosa ¿es Nerea Riesco, quien distinguió entre novela histórica o novela negra Las tres tipos de obra: la biografía nove- Jesús Sánchez Adalid, Nerea Riesco, Francisco Bocero (moderador) José Calvo Poyato e Isabel San Sebastián, ayer, en la mesa redonda