Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es sociedad SOCIEDAD 75 volver al instituto PAULA A. C. VÍCTIMA DE ACOSO ESCOLAR Aún me duele recordar lo sola que me sentí E. ARMORA Parece una adolescente feliz, aunque detrás de Paula A. C. estudiante ejemplar de segundo de ESO de Barcelona, hay una historia de acoso que sigue atormentándola. Ya duermo de un tirón, pero cuando leo casos en la prensa o vivo situaciones que me recuerdan lo que sufrí esos años la pesadilla vuelve a mí confiesa a este diario esta joven barcelonesa que con sólo ocho años fue acosada y agredida por un compañero de clase dentro y fuera del recinto educativo. Aún me duele recordar lo sola que me sentí. Ni mis compañeros ni mis profesores me apoyaron; solo contaba con mis padres dice Paula emocionada por ese mal recuerdo. El caso, denunciado por ABC, acabó en los tribunales. Albert y Àngels, padres de la menor, abrieron dos frentes judiciales. Por la vía civil denunciaron el reiterado hostigamiento que sufría su pequeña en el recinto educativo, y por la vía penal, el acoso y las amenazas que tanto Paula como ellos sufrían fuera de la escuela por parte de familiares del presunto acosador. El primer acoso se frenó cuando la cambiaron de colegio, el segundo todavía lo sufre Paula. La familia del acosador, vive delante de mi abuela, y cuando les veo, a veces, siguen insultándome dice la menor. En un primer fallo, un Juzgado de Primera Instancia de Barcelona condenó en abril de 2011 al colegio Joan Pelegrí de la capital catalana a pagar a la familia 32.769 euros por no haber actuado pese a tener constancia del hostigamiento que estaba sufriendo la menor (en los cursos 2007- 2008 y 2008- 2009) El centro recurrió y en una segunda sentencia la justicia eximió al colegio de la responsabilidad de no actuar, aunque confirmó el acoso. La madre de Paula solo quiere que se haga justicia, se frenen estas situaciones y se repare el daño emocional a su hija. Funeral de Mónica Jaramillo, la joven que se suicidó tras sufrir acoso escolar en Ciudad Real EFE MÓNICA P. JARAMILLO No le dejaban ir al baño y el autobús era un infierno DIEGO MURILLO La muerte de la ecuatoriana Mónica P. Jaramillo por un presunto caso de acoso escolar cogió por sorpresa a toda la comunidad educativa de Ciudad Real, y en especial al IES Maestro de Juan de Ávila. Según declaró el padre de la alumna fallecida esta pasada semana tras quitarse la vida, a Mónica no le dejaban ir al baño y el trayecto entre su localidad Torralba de Calatrava y Ciudad Real era un infierno por los insultos y las vejaciones que sufría. El centro tuvo constancia de este supuesto acoso dos días antes de que Mónica se suicidara. Su orientador se interesó por el alto número de fal- tas de asistencia, 20 desde que comenzó este curso. Según pudo conocer este periódico, Mónica, aquel día, confesó al orientador el miedo que padecía en el autobús escolar. Y pese a que el instituto activó el protocolo para estos casos, dos días después, Mónica volvió a faltar a clase para ya no volver jamás. Pero el acoso a esta adolescente de 16 años venía de lejos, y quizá su perfil débil y reservado como reconoció su tía, le impidió activar antes las alarmas. RAFAEL MARTÍNEZ VÍCTIMA DE ACOSO ESCOLAR Intentaron tirarme por la ventana cuando tenía 16 años M. A. R. Sigue acosada en la calle La pesadilla de Paula no ha terminado. Familiares del presunto acosador siguen amenazándola en la calle La adolescencia se convirtió en un infierno para Rafa Martínez. Aunque hoy tiene 23 años, todavía recuerda como una pesadilla su paso por la ESO en un centro concertado de la ciudad. Ser un adolescente homosexual, incluso cuando todavía no tenía plena conciencia de ello, le convirtió en el blanco de todo tipo de burlas, vejaciones, insultos, amenazadas y agresiones físicas por parte de sus compañeros. Era un chico sensible, muy intentaron tirarme por una ventana de la clase, que estaba en un segundo piso, porque en lugar de callarme decidí responder a sus insultos Otras veces, añade, difundían bulos en clase sobre mí. Decían que estaba enamorado de poquita cosa. Mis compañeros me un compañero, y éste venía a hacían el vacío, así que prácticapedirme explicaciones. Yo intentamente sólo me relacionaba con la ba convencerme a mí mismo de que chicas de mi clase relata no era gay, por miedo al rechazo Rafael, me llamaban social Rafa encontró el Sus mariquita, me robaban apoyo de sus padres, que le padres el material escolar... propusieron sacarlo del quisieron cuando salía de clase centro y matricularlo en cambiarle de un instituto público. Me intentaba no encontrarme a ningún colegio pero negué por orgullo, porque compañero por la calle, en ese caso hubieran él se negó porque entonces intentaganado los que se dedicaban ban pegarme a acosarme explica. Las amenazas subieron de tono En la actualidad, Rafael cursa hasta que en 3 de ESO, cuando estudios de Publicidad en la tenía 16 años, dos compañeros Universidad de Alicante.