Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 SOCIEDAD DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es sociedad ABC Prefiero morirme antes que ABC reúne testimonios de víctimas de acoso escolar, un drama invisible que sufren miles de niños en España MANUEL TRILLO MADRID uando Javier supo por las noticias que una menor se había quitado la vida en Ciudad Real porque otros escolares le hacían la vida imposible, no pudo evitar estremecerse: Otros que no han hecho nada por evitarlo comentó a sus padres. La muerte de Mónica le hacía revivir su propio calvario, por el que había pasado durante meses y del que aún no se ha recuperado del todo. El de Javier- -nombre ficticio con el que su madre quiere proteger a este muchacho de 15 años que todavía se siente amenazado- como el de Mónica, es uno de los muchos casos de acoso escolar que se producen cada día en España y que convierten en una pesadilla la vida de chicos sin que apenas aflore la situación hasta que se desborda. Apenas hay estadísticas fiables para estos dramas invisibles, aunque se estima que la existencia de una tasa de hasta el 23,3 en España. Mariví, nombre también figurado de la madre de Javier, cuenta que todo empezó por un malentendido cuando unos compañeros a los que se interrogaba por una fechoría, sospecharon que su hijo era el chivato que los delató. A partir de entonces le etiquetaron de empollón le atacaban en las redes sociales y decían de él que era un rarito por no acudir a botellones, explica la madre. De ahí se pasó al aislamiento, ya fuera en los ejercicios físicos en el gimnasio o en los trabajos en grupo en clase. Los amigos no le defendían porque tenían miedo de que fueran también a por ellos explica Mariví, que tardó tiempo en descubrir la razón del cambio en el carácter de su hijo. De venir contento del colegio, empezó a estar muy callado, decía que no tenía ganas de comer y acurrucaba en el sofá recuerda. C ses después Javier volvió a derrumbarse y tuvo que permanecer una semana hospitalizado para recibir atención psiquiátrica: El centro no hacía nada y él decía que prefería morirse antes que volver al instituto relata la madre. Más aún, aseguraba que la profesora y la directora le decían que no dijera nada a su madre El hospital descartó que fuera un chico con problemas psicológicos, sino que todo obedecía a lo que sucedía en el centro. Era una situación de indefensión total señala Mariví, que al final le cambió de centro. Ahora está contento y ha engordado ocho kilos, porque se había quedado en los huesos señala. La madre de Javier ha denunciado tanto a los presuntos acosadores como al instituto, en este caso por su pasividad ante lo que estaba sucediendo. Precisamente, la especialista en acoso escolar Araceli Oñate, directora general del Instituto de nnovación Educativo y Desarrollo Directivo, asegura que los niños están desprotegidos ante la violencia en las aulas y no se está sancionando ese tipo de conductas. Con el actual sistema asambleario se tarda 20 días en poner una sanción a un niño que tira una silla por la ventana y el resto observa que la violencia es rentable Y ante un caso de acoso, en vez de vigilar, aislan a la víctima Debería cortarse de raíz advierte. Cifras del drama 23,3 Es la tasa de acoso escolar que se estima en las aulas españolas, según el informe Cisneros X, coordinado por la especialista Araceli Oñate. Sobredosis de pastillas En la tutoría le decían que todo iba normal y fue un profesor quien le puso sobre la pista de que alguien se estaba metiendo con Javier. La madre acudió a la directora, pero ésta le dijo que dijera quiénes eran los que le acosaban. Él, temeroso, seguía sin soltar prenda. Así hasta que un día, meses después, ingirió más pastillas para la alergia de las debidas y acabó en el hospital. Allí por fin empezó a confesar y dio un par de nombres de quienes le atormentaban. Se les hizo pedir perdón, pero el acoso, según la madre de la víctima, no cesó y dos o tres me- 53 Es la proporción de víctimas de acoso escolar que desarrollan un cuadro de estrés postraumático infantil. 60 Es el porcentaje de niños que participan en conductas de acoso escolar que cometerá un delito antes de los 24 años.