Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ESPAÑA DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es españa ABC ningún concepto reconocemos ni a verificadores ni a grupos de contacto internacionales que no hacen más que el caldo gordo al mundo de ETA. No vamos a negociar. Lo estamos demostrando con las detenciones. El Estado de Derecho seguirá trabajando hasta que ETA se disuelva y pase a ser una pesadilla del pasado. ¿Si escenifican otro Ayete con Kofi Annan como protagonista, la respuesta del Gobierno será la misma que la del PP en la oposición? Por su puesto. Reitero que de ETA lo único que esperamos es el comunicado en el que anuncie su disolución incondicional. Las conferencias y demás golpes de efecto que pueda hacer la banda, al Gobierno no le van a afectar. El Estado merece un respeto y además tenemos el apoyo y la solidaridad de nuestros socios y aliados europeos. ¿Le valdría una entrega de armas, aunque fuera simbólica? -Todo lo que sea avanzar hacia su disolución tiene valor. El Gobierno, a través de la Policía y la Guardia Civil, verificaría el alcance de esos pasos que tienen que ser claros hacia su disolución incondicional. ¿Y cree factible ese paso o el anuncio de su desmantelamiento Prefiero no especular, sino pronunciarme sobre hechos. Pero tenemos información, ellos saben que tenemos información, y harían bien en tomar, cuanto antes, la decisión que deben tomar. ETA es un cadáver pero jurídicamente no le hemos expedido el certificado de defunción para enterrarlo. ¿A qué información se refiere? Es evidente que saben que tenemos información sobre ellos. Son malos pero no son tontos. Todas estas detenciones no son por casualidad. Tenemos unos magníficos Servicios de Información, muy experimentados. Y la colaboración con Francia es extraordinaria. Quiero agradecer la labor muy especialmente a su ministro de Interior, Manuel Valls. ¿Es partidario de que los asesinatos de ETA sean considerados crímenes de lesa humanidad? Yo creo que avanzar en la línea de que ningún crimen quede impune es bueno y es justo. Desde la Policía y la Guardia Civil se trabaja sin descanso para ello. La captura de etarras que estaban en busca desde hace 15 o 17 años pone de manifiesto que les seguimos incluso allende nuestras fronteras. ¿Está Bildu más envalentonada tras las elecciones vascas? Pues si quiere que le diga la verdad, yo creo que no. ¿Preocupado por los resultados? Ha quedado de manifiesto que allí donde gobierna, la gestión no está siendo satisfactoria para los ciudadanos. En la medida en que los vascos se acostumbren a vivir sin la amenaza de ETA, cada vez serán menos los votos que logren. El ministro del Interior, en su despacho, ante el retrato de Eduardo Dato IGNACIO GIL La Policía tiene información para debilitar a los antisistema J. PAGOLA MADRID El titular de Interior admite que hay un aumento de la violencia en los disturbios organizados en torno a movimientos como Rodea el Congreso con prácticas de guerrilla urbana y artefactos cada vez más sofisticados. Pero está convencido de que la Policía acabará por debilitar estos grupos. ¿Hay un aumento de esa violencia? Efectivamente es algo que se está produciendo y lo hemos comprobado ahora con motivo de la huelga general. Esta violencia la provocan grupos coordinados entre sí, que tienen por común su condición de antisistema. Pero la Policía está muy encima de ellos. Ya se han producido detenciones y en los registros hemos podido acreditar que están utilizando medios cada vez más sofisticados, con el objetivo de atentar contra agentes de la autoridad, generar violencia con técnicas de guerrilla urbana. Estamos trabajando para erradicar y disolver este tipo de grupos. ¿Pero quién está detrás? -Tenemos suficiente información en estos momentos para decir que van a acabar siendo puestos a disposición judicial y en próximas convocatorias van a tener una menor capacidad operativa de la que han tenido hasta ahora. -Pero ¿se han detectado conexiones, por ejemplo, con grupos juveniles independentistas del País Vasco, Cataluña o Galicia, que ya acumulan experiencia en este tipo de prácticas? -Todos estos grupos mantienen co- nexiones más o menos explícitas entre sí y utilizan las tecnologías de la comunicación, como las redes sociales. Por supuesto que mantienen conexiones, en mayor o menor grado. ¿Es posible que sectores de estos grupos violentos, cada vez más sofisticados en sus técnicas, degeneren hacia un nuevo grupo terrorista, al estilo Grapo? Esa posibilidad siempre está ahí, pero yo no podría afirmar que ese riesgo como tal existe realmente ahora en nuestro país. Otra cosa es que no debemos bajar la guardia, y no bajamos la guardia. En todo caso, estos brotes de violencia reúnen una característica que se está dando de manera gene- Los amenazados por ETA podrán votar ya en las municipales ¿Cuándo podrán votar en el País Vasco y Navarra los amenazados por ETA? Es nuestra voluntad que para las proximas elecciones municipales ese proyecto legislativo sea una realidad. Se trata de una de las iniciativas de las que me siento más orgulloso. Va a ser tramitada en el Congreso como una proposición de ley, y queremos que sea aprobada con el mayor consenso posible. ralizada en toda Europa, como consecuencia de la crisis. Sobre todo, cuando esa crisis tiene consecuencias sociales especialmente graves. No bajamos la guardia y estamos muy atentos a esos movimientos radicales, que podrían dar el salto cualitativo hacia prácticas terroristas. La importante operación llevada a cabo por la Policía este verano contra una célula yihadista nos recuerda que España sigue en el punto de mira de Al Qaida, ¿no? España no tiene un nivel de amenaza distinta al que tiene Occidente. Incluso hay algún país europeo que puede tener un mayor nivel. Desde el 11 M no ha habido en España ningún atentado de origen yihadista. Esto pone de manifiesto que de aquella experiencia trágica se ha aprendido. Y lo realizado en la lucha contra ETA, dotándola de gran profesionalidad y especialización, se ha trasladado a la lucha contra el yihadismo, que ahora tiene una capacidad más desarrollada. Pero luego está ese otro frente, el de la expansión de corrientes integristas, como la salafista, que predican la no integración... Estar legalmente en nuestro país exige acatar nuestro ordenamiento jurídico, sin perder la identidad. Debemos llegar a una convivencia pacífica pero bajo el paraguas del cumplimiento de nuestras leyes. ¿Y las relaciones con Marruecos? Atraviesan un momento extraordinario lo que no es incompatible con el hecho de que haya problemas puntuales. Para ellos tampoco es fácil el problema de la inmigración ilegal.