Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es andalucia ANDALUCÍA 49 El agua caía en cascada por las calles de Málaga FRANCIS SILVA La tercera tromba en un mes provocó más de 300 salidas de los servicios de emergencias; Ríos desbordados, viviendas inundadas y negocios anegados fue la tónica de ayer Una espectacular tromba vuelve a colapsar Málaga P. D. ALMOGUERA MÁLAGA L a meteorología está empeñada en cambiar el nombre a la Costa del Sol. Una nueva tromba de agua, la tercera en algo más de un mes, volvía a colapsar ayer distintos puntos de la provincia y provocaba más de 300 intervenciones de los servicios de emergencias. La capital, donde en algunos puntos cayeron más de 135 litros, fue la más afectada. Ríos desbordados, viviendas inundadas, rescate de indigentes, negocios anegados y vecinos que escoba en mano trataban de limpiar el barro de sus viviendas, volvieron a ser las instantáneas que reflejaban la actualidad de una provincia que desde hacía años no asistía a unas lluvias tan intensas. Las precipitaciones más fuertes se registraron en la capital, con 135 litros por metro cuadrado en los Montes de Málaga, 112,5 en la zona de la depuradora de El Atabal, 102 en el Puerto y 69 en El Cónsul. Tres barriadas (El Tarajal, La Huertecilla y Santa Águeda) estuvieron incomunicadas, mientras que las avenidas de La Rosaleda, Lope de Vega, Lope de Rueda y Ortega y Gasset hacia la Azucarera, así como el Paseo del Limonar y la autovía a la altura de Cerrado de Calderón, fueron cortadas. La zona de Ciudad Jardín, donde piedras y barros sepultaron y arrastraron vehículos, también resultó especialmente dañada. Los bomberos rescataron a dos indigentes que pernoctaban bajo un puente del río Guadalmedina y tuvieron que hacer lo mismo con los empleados de una tintorería del Limonar. La Subdelegación del Gobierno tuvo que bloquear su acceso principal para impedir la entrada del agua. Parece el Amazonas comentaba un vecino que observaba el arroyo Jaboneros a punto de desbordarse y teñido de un tono marrón que coloreaba el mar en su desembocadura. Huele a barro intensamente destacó Belén, una joven que quería captar el momento con su cámara. El Ayuntamiento recomendó a la población no circular en coche y la Junta de Andalucía decretó el nivel 1 de emergencia por inundaciones. La comarca del Guadalhorce volvió a ser una zona conflictiva. La barria- El hombre de la piragua Las fuertes tormentas que descargaron ayer en la capital malagueña tuvieron un seguimiento exhaustivo en las redes sociales. Twitter se convirtió en el lugar en el que los ciudadanos compartieron instantáneas sorprendentes de las inundaciones. Desde un vecino de Pedregalejo navegando con su piragua por el paseo marítimo, pasando por arroyos caudalosos que en el pasado languidecían por las sequías hasta un pequeño tornado en la zona de Campanillas. Las redes también dejaron constancia de la virulencia de las lluvias con coches arrastrados por los toboganes de agua en los que se convirtieron algunas calles con pendiente pronunciada. da rural de Santa Amalia, en Alhaurín de la Torre, fue evacuada por las fuertes lluvias y ante el riesgo de desbordamiento del río Guadalhorce, que alcanzó los 3,75 metros de altura. Unas 25 personas, entre vecinos y empleados de una nave agrícola de la zona, fueron desalojadas. También se contabilizaron incidencias en otros municipios como Casabermeja, Almogía y Canillas de Aceituno. El fuerte viento, con rachas de más de 90 kilómetros, fue el elemento más problemático en Estepona. Como ocurriese en la barriada de Campanillas de la capital, en las proximidades del aeropuerto, se generó un tornado que no causó daños destacables. Al contrario de lo que ocurriese en las tormentas de septiembre, en las que dos personas perdieron la vida, sólo hubo daños materiales. Unos daños que arrancaron lágrimas a personas que vieron cómo el agua causaba graves destrozos en sus negocios o aparcaba para siempre el coche de la familia. La situación de Málaga, que osciló entre la alerta naranja y roja, fue la más llamativa de una comunidad andaluza con la mitad de sus provincias en aviso amarillo y dos más en naranja. Las infraestructuras sanitarias también se vieron afectadas. Hospitales como el Materno Infantil, el Clínico Universitario, el Civil, el hospital San Juan de Dios o Parque San Antonio sufrieron inundaciones, al igual que algunas residencias de ancianos. En Granada, la carretera autonómica A- 336, a su paso por Pinos Puente, permanecía cortada al tráfico rodado por la acumulación de piedras que se desprendieron sobre la calzada. Mientras tanto, la fuerza del viento, que el Ayuntamiento calificó de pequeño tornado causó de madrugada diversos desperfectos en San Roque (Cádiz) en la barriada de la Estación.