Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC POSTALES JOSÉ MARÍA CARRASCAL IBEROAMÉRICA HOY Iberoamérica ha cambiado sustancialmente, y las relaciones con España también, ahora en plano de absoluta igualdad. Pero seguimos siendo una gran familia Q serlo de Norteamérica. El ser ciudadanos de EE. UU. les da muchísimas ventajas, de las que no quieren prescindir, y no les faltan razones. ¿Cataluña tendría más ventajas siendo independiente de España? La Historia y la experiencia nos dicen que no. Entonces, ¿es prudente lanzarse al vacío? La experiencia histórica nos enseña que tampoco o de 92.772 euros para un director de área. Si a esto le añadimos las primas por asistir al trabajo, casamiento, nacimiento, lentillas, gafas, calzado ortopédico o audífonos, no es de extrañar que se haya llegado a ese déficit. Ahora se va a aplicar un ERE que va a afectar a 260 personas. Y aquí surge la pregunta ¿era lógico ese despilfarro? ¿Es que los gobernantes anteriores no se daban cuenta de ello? en Europa, se hubiese evitado el terror revolucionario o muchas guerras por su estricto control sobre sus gobernantes, pero creo una equivocación extrapolar la citada moral calvinista a la española, de base católica No fue por sus doctrinas apóstatas EMILIO DEL RÍO MAESO, jesuita y escritor, nos envía un correo en el que nos dice que le ha sorprendido, solo en parte, porque es error que se repite, lo que se afirma en ABC el pasado día 16 sobre Ernesto Cardenal el poeta que fue amonestado por el Papa Juan Pablo II en 1979, en el aeropuerto de Managua, por propagar doctrinas apóstatas Lo hubiera dejado estar, pero me llega un email de José Argüello Lacayo, amigo personal mío y del propio Ernesto Cardenal, del que me limito a copiarle el texto: Querido P. Emilio ¿Por qué no escribes una carta aclarando que Juan Pablo II reprendió a Ernesto Cardenal por ejercer el cargo de Ministro de Cultura del Gobierno sandinista de Nicaragua siendo sacerdote y no por propagar doctrinas apóstatas? Insostenible A FRANCISCO SANDOVAL le ha resultado sorprendente, o quizá no tanto, una información publicada por este diario el pasado 11 de noviembre. Este lector nos confiesa que podría parecer que estamos hablando de algo irreal, de algún manifiesto que se sale de lo razonable o de un sinsentido. Pero no, estamos hablando de una noticia de ABC sobre el endeudamiento, sueldos, subvenciones y el ERE que se va a producir en el Ayuntamiento de Jerez. El municipio andaluz ha estado gobernado desde 1979 a 2003 por el Sr. Pedro Pacheco, del Partido Andalucista; desde 2003 a 2011 por la socialista Sra. Pilar Sánchez, y en el último año por la representante del PP, la Sra. María José García- Pelayo, la cual se ha encontrado con un déficit de 958 millones de euros en las arcas del Ayuntamiento. Las causas son variadas: salarios de 2.000 euros para un barrendero, de 56.206 euros anuales para un administrativo Puritanos En relación con el artículo de Álvaro Martínez El fuego amigo que abatió al héroe (11 de noviembre) referente a la dimisión del director de la CIA, ROBERTO ABELLEIRA nos escribe para darnos su opinión sobre la importación de criterios morales de EE. UU. en España. La Constitución norteamericana de 17 de septiembre de 1787- -nos dice- -fue una norma inspirada en los postulados de los puritanos, que se refugiaron en esta colonia huyendo de las persecuciones religiosas de Inglaterra. Para Calvino, el hombre estaría predestinado a salvarse o condenarse y la fe reservada solo a los predestinados, por lo que una fe muy intensa, acompañada de una vida regida por una moral extremadamente rígida, serían los signos de haber sido señalado por Dios para la Salvación. Para algunos, si se hubiesen impuesto los criterios morales del calvinismo Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. UE crezca hoy más que Europa, que Brasil haya sobrepasado en PIB al Reino Unidos, que Méjico, Chile, Argentina y algún otro de sus países pertenezcan ya a los emergentes y que las grandes potencias, como China y Rusia, la cortejen, muestra lo mucho que ha cambiado Iberoamérica en los últimos años. Ya nada es lo mismo allí, empezando por la incorporación del sector indígena de su población a la clase dirigente, incluidos los más altos cargos, algo inimaginable hace muy poco. La relaciones con España no pueden quedar al margen de tales cambios. La madre patria de antaño ha sido sustituida por la plena igualdad entre países y gobiernos, lo que, unido a la reversión de la corriente emigratoria, ha creado un nuevo escenario que permite conocernos mejor y corregir lugares tan comunes como falsos. Formamos una familia, y como en toda familia, hay miembros que se entienden mejor con otros que con los demás por todo tipo de razones, no faltando las diferencias y rivalidades. Pero compartimos infinidad de cosas, la lengua, la idiosincrasia, las costumbres, los defectos, las virtudes. En algún momentos llegamos a definirnos como raza cuando somos justo lo contrario: un conjunto de razas. Lo que advierte de lo poco racistas que somos. Eso sí, en el terreno ideológico, somos más racistas que nadie. Para España, Iberoamérica sigue siendo la última frontera, la tierra de las grandes oportunidades. Para Iberoamérica, España significa el vínculo con Europa, la conexión con Occidente, algo siempre importante. Quiero decir que nos complementamos y nos necesitamos, hoy más que nunca, pues los hispanos de ambas riberas del Atlántico, como los portugueses, no estamos tan incorporados como los anglos o los germanos a lo que hasta ahora ha sido el primer mundo. Reuniones como la que acaba de celebrarse en Cádiz, pese al protocolo que encierran y el ceremonial que las lastra, permiten reforzar esos lazos, eliminar malentendidos y buscar áreas de cooperación. No puedo terminar este bosquejo de las que deberían de ser nuestras principales relaciones exteriores sin aludir al papel del Rey en ellas. Don Juan Carlos, con su naturalidad, su llaneza, su don de gentes, no es sólo nuestro mejor embajador, como tantas veces se ha dicho. Es también el mejor relaciones públicas que podríamos tener, algo más importante que la diplomacia en nuestros días. Su cordialidad desarma, sus profesionalidad sorprende, su sinceridad apabulla y es capaz de convertir una muleta en un instrumento diplomático. No creo que haya jefe de Estado hoy en el mundo que se gane el sueldo como él. Junto a Doña Sofía, naturalmente, otra profesional de primer orden aunque, según su esposo, no la gusta que la llamen así