Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ESPAÑA Huelga general Violencia en Barcelona VIERNES, 16 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es españa ABC Un coche policial arde anteanoche frente a la sede de la Jefatura Superior de Policía en Barcelona AFP Los Mossos negaron su ayuda a la Policía Nacional en la huelga La quema de dos vehículos policiales enfrenta al Gobierno y el Ejecutivo de CiU MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA Máxima tensión entre la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, y el consejero de Interior de la Generalitat, Felip Puig. La quema de dos vehículos de la Policía Nacional durante una manifestación alternativa celebrada en Barcelona con motivo de la huelga general del miércoles, puso de manifiesto la ausencia de Mossos d Esquadra custodiando la sede de la Jefatura Superior de Policía de la Vía Laietana- -entre las competencias de la Policía autonómica figura la seguridad de la vía pública- pese a que la Delegación del Gobierno había pedido este refuerzo horas antes de los incidentes. La versión de la Consejería catalana, según la cual el Gobierno había rechazado esa ayuda, ha indignado a Llanos de Luna, quien tildó a Puig de político irresponsable ineficaz y deshonesto Según De Luna, la Jefatura solicitó la intervención a la Policía autonómica a las 17.00 horas, las 17.30, las 17.40 y las 20.01, llamadas que están registradas por escrito. Los radicales quemaron los coches a las 20.15 horas. La Delegación lamentó esa noche en un comunicado que los Mossos no acu- dieran a la llamada de apoyo. El consejero Puig llamó por teléfono a De Luna y le dejó un mensaje en el buzón de voz pidiéndole disculpas por un error en el dispositivo Sin embargo, ayer, fuentes de la Consejería aseguraron que fue el Gobierno el que rechazó su ayuda. Ya en rueda de prensa, el consejero Felip Puig acusó de deslealtad institucional y de partidismo a la delegada del Gobierno en Cataluña, por hacer afirmaciones que distorsionan la buena colaboración entre los Mossos d Esquadra y la Policía Nacional Puig asegura que, desde que María de los Llanos de Luna asumió el cargo, las relaciones con el departamento de Interior no han sido fáciles e incluso han bordeado la incorrección El dirigente nacionalista augura que no será la primera vez ni la última en que surgirán discrepancias entre ambas instituciones. Decir que por unas instrucciones mías se distorsionó la colaboración entre ambos cuerpos es, por parte del consejero, una deslealtad institucional y es de ser un político irresponsable respondió De Luna. Desde la Delegación se subraya que, a pesar de esta falta de entendimiento entre Puig y De Luna, las relaciones entre los mandos operativos de Mossos y Policía Nacional es excelente. Asimismo, ponen como ejemplo de colaboración el hecho de que el Ejército participara en la extinción del incendio ocurrido en Rasquera (Tarragona) a sugerencia de De Luna. Contradicciones El consejero se disculpó del error por teléfono y, horas después, aseguró que Jefatura rechazó su auxilio Cortina de humo Para el Gobierno, la reacción de Puig forma parte de esa cortina de humo que el Ejecutivo nacionalista que preside Artur Mas acostumbra a correr cada vez que afronta un problema; ya sea la crisis económica, oculta tras el proyecto independentista, o en sus operativos policiales, como el que tuvo lugar en Tarragona precisamente durante el paro general del miércoles, donde un menor resultó herido tras recibir el impacto de una porra de un antidisturbio. En los roces entre Puig y De Luna ha influido también el empeño de ésta última de favorecer la visibilidad de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en Cataluña. El antecesor de Llanos de Luna al frente de la Delegación del Gobierno, Joan Rangel (PSC) había demostrado una cierta pasividad en este terreno con la finalidad de no colisionar con el ejecutivo tripartito. Incluso había aceptado que los cuerpos de seguridad del Estado no utilizaran el uniforme en determinados actos institucionales para que los Mossos d Esquadra tuvieran así mayor protagonismo. POLÉMICA AGRESIÓN EN TARRAGONA La Generalitat alega que el golpe al menor fue fortuito M. J. C. BARCELONA El consejero de Interior de la Generalitat, Felip Puig, aseguró ayer que el golpe de porra recibido por un menor en Tarragona de un antidisturbios de los Mossos d Esquadra durante la huelga general del miércoles fue fortuito De momento, no habrá dimisiones, a la espera de que se acabe la investigación abierta por este departamento. Puig considera reprobable la actuación del policía que abrió una brecha en la cabeza al menor. Los padres de éste presentaron una denuncia en comisaría. La oposición exigió a Puig responsabilidades y mientras el PSC pidió la dimisión del propio consejero, PP y ERC solicitaron su comparecencia en el Parlamento catalán. El director general de los Mossos, Manel Prat, justificó los Mossos cargaran porque lo hicieron en un momento en que se lanzaron objetos contra la Policía autonómica.