Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 16 DE NOVIEMBRE DE 2012 cordoba. abc. es CÓRDOBA 17 Durante 25 años, las mafias de la construcción dictaron sus normas a las empresas y a quienes pagaban sus cuotas El sistema del miedo POR B. L. CÓRDOBA incorporara a varios trabajadores y de que impidiera acceder a sus empleados a la obra bajo amenazas ARCHIVO gociaciones de convenios colectivos del sector. Y hay otro elemento que hace que no sea un afiliado más, ni mucho menos. En los congresos provincial y regional de Fecoma de 2008, fue elegido miembro de su ejecutiva en los dos ámbitos. Y no parece que su detención le hiciera caer en desgracia en el sindicato. En febrero de 2011, según un documento oficial, aparece como representante de Fecoma en una negociación provincial de calado con la Asociación de Empresarios de la Construcción de Córdoba. En cuanto a su papel en las mafias de la construcción estos interlocutores le atribuyen un rol relevante: Es la persona que todo el mundo pone como referencia. Es el que tenía un paraguas legal para su actuación por el cargo que ocupaba ABC intentó ayer recabar la valoración del secretario provincial de Comisiones, Rafael Rodríguez, sobre estos hechos. Desde este sindicato se contestó que no habrá declaraciones mientras el caso esté en los juzgados. Las fuentes conocedoras del caso sí señalan que en ningún momento se ha demostrado legalmente que CC. OO. tenga nada que ver. Ha negado que existan estas agrupaciones Ahora bien, los indicios apuntan a que personas de la Federación de Construcción tenían este funcionamiento Sí observan una actitud de tolerancia del sindicato. Las mafias de la construcción no tienen en la actualidad ninguna incidencia por lacrisis. El caso de las mafias de la construcción sobre cuyo futuro debe decidir la Audiencia Provincial, es una de las últimas oportunidades para arrojar luz sobre esta práctica ilegal, que durante un cuarto de siglo sobrevoló y atemorizó a los empresarios del sector en Córdoba. Porque los cimientos del sistema se hundían en el miedo: grupos de trabajadores organizados para presionar a los negocios, con violencia, e imponerles que contrataran a los parados inscritos en sus listas. Estos últimos, a su vez, para estar en dichas listas debían pagar una cuota y se les sometía a un control interno. Desde mediados de los ochenta, las mafias de la construcción se hicieron fuertes y convirtieron los tajos de Córdoba en su little Italia donde ellas mandaban. La omertá (ley del silencio) se resquebrajaba en 2001, cuando ABC desveló las denuncias que la construcción había hecho desde 1991 ante la Subdelegación del Gobierno o el INEM para tratar de frenar, sin éxito, este fenómeno. En dicho año, se dio un rebrote de estas prácticas fraudulentas, que se han asociado a CC. OO. No fue hasta 2003 cuando las mafias de la construcción regresaron al primer plano. Un negocio presentó una denuncia ante la Policía después de que un piquete le exigiera que Historias para no dormir El boom de la construcción silenció el fenómeno. Pero, con la crisis brutal del ladrillo, rebrotó. En mayo de 2009, la patronal provincial de la construcción denunció un repunte en la capital de estas mafias amparadas por CC. OO. Ese ejercicio y el siguiente iban a ser una época clave. En octubre de 2009, por primera vez un exintegrante de uno de estos colectivos- -en concreto, la Agrupación de Yeseros y Escayolistas 1986 de Córdoba, que había abandonado medio año antes- -desvelaba en ABC la forma de operar de este tipo de colectivos. Explicaba los distintos tipos de mecanismos de presión que existen, como los piquetes, en los que se enaltecía la actitud intimidatoria, o, incluso, el empleo de la violencia física. Además, esta agrupación llevaba un control de sus socios, que debían pagar unas cuotas para estar en las listas desde las que se colocaba per- Modus operandi Piquetes con actitud intimidatoria en las obras o el empleo directo de la violencia física sonal en las obras. Si no se pagaba, incluso cuando ya se había logrado el empleo por esta peculiar vía, no se podía trabajar. Esta persona acudió a la Fiscalía, que por primera vez se topó con este tipo de prácticas. Eso sí, el momento culminante en la lucha contra las mafias de la construcción llegó en mayo de 2010. La Policía Nacional, tras una investigación, detuvo a cuatro personas e imputo a otras cinco sin arrestarlas, acusándolas de los delitos de asociación ilícita, amenazas y coacciones. Es decir, de haber montado un mecanismo de control por la fuerza del mercado laboral del ladrillo. CC. OO. saltó rápidamente a la palestra- -no en vano, la patronal de la construcción había vinculado a este sindicato en más de una ocasión a estas asociaciones ilícitas- Su secretario provincial, Rafael Rodríguez, aseguró que Comisiones no está detrás de ninguna agrupación ilegal Y pasó al contraataque para añadir que el problema era que había empresarios que no cumplen el convenio colectivo del sector y por eso hablan de mafias y de otras historias para no dormir La Audiencia tendrá que decidir ahora el futuro del caso. Si sigue adelante, el líder de CC. OO. se pueda topar con una historia para no dormir. Por lo pronto, está claro que hubo quienes se montaron un sistema del miedo para controlar la construcción. Los líderes regional y provincial de CC. OO. en una comparecencia en la sede de Comisiones ARCHIVO