Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES VIERNES, 16 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es opinion ABC BREVERÍAS El bumerán La vida es a veces un bumerán. El líder provincial de CC. OO. Rafael Rodríguez, se lució al equiparar Cáritas con la mafia por abrir un economato. Puestos a faltar, debió cuidar el ejemplo. Sabía que a su sindicato se le liga en Córdoba con las mafias de la construcción Eso sí, de eso no habla. Los cordobeses se quedarán sin saber qué opina de que parte de la sede de CC. OO. la registrara la Policía en el caso de las mafias de la construcción aunque ABC quiso preguntárselo y él con Cáritas parecía tener claro cuándo se dan este tipo de prácticas. JOSÉ MARÍA CARRASCAL Bufones de pleno El espectáculo de Carlos Baquerín de ayer en el Pleno de Diputación raya lo absurdo. Los servicios jurídicos ya han dicho hasta en dos informes que UCOR no tendrá portavoz hasta que el partido zanje su crisis interna. No conforme, acude al Pleno y se sienta entre el público para ver si prospera su escrito para que le dejen ir a las comisiones informativas como portavoz. El líder de UCOR, Rafael Gómez presentó otro igual. Osea, que no se arreglan y van a la suyo: hacer de bufones. ¿Alguno se ha dado una vuelta por algún municipio para conocer sus problemas? Sin parar Ayer le cundió y mucho al edil de Turismo del Ayuntamiento cordobés y presidente de Cecosam, Rafael Navas. En un sólo día le dio tiempo de presentar el autobús turístico, de cerrar el acuerdo laboral con los empleados de los cementerios municipales y hasta de acercarse a un recital de piano. Eso sí, se le echó en falta en el Concurso de Tapas, aunque seguro que faltó, no porque no le diese el cuerpo, sino por no coincidir con el gerente del Consorcio de Turismo, Federico Rodríguez, al que el Gobierno municipal quiere cesar. NI POR ÉSAS Se ha dado un respiro a las familias en estado más precario, amenazadas con perder su vivienda. Pero se ha comprobado que PP y PSOE son incapaces de llegar a un acuerdo L O que ha sido una buena noticia para un número limitado de familias españolas en situación tan desesperada que estaban a punto de quedarse no sólo sin pan, sino también sin techo, es, mirado con perspectiva, la peor de las noticias que podía recibir España: PP y PSOE siguen sin llegar a un acuerdo, incluso en situaciones de extrema gravedad y urgencia. Y si son incapaces de alcanzar un acuerdo en tales situaciones, ¿cómo van a alcanzarlo en las medidas de fondo exigidas por la crisis que nos aplasta? Los tres días de negociación entre nuestros dos principales partidos, bajo la sombra de un nuevo suicidio a causa de los desahucios, han sido infructuosos. Cada cual presentó sus argumentos: el PP, la crítica situación exige tomar medidas inmediatas. El PSOE, es necesario abordar todo el asunto y reformar la ley hipotecaria. Los dos tenían razón, al ser las dos cosas necesarias. No se contradicen, es más, se complementan. Pero ni por esas. Ante lo que el PP ha tenido que actuar en solitario, con su plan de choque, que consiste en establecer una moratoria de pago de dos años de sus hipotecas a las familias que ingresen menos de 19.200 euros al año, con dependientes o hijos menores de tres años, o con todos sus miembros en paro sin prestación alguna. Al tiempo que crea un parque de viviendas de alquiler barato para los que se han quedado sin ella y promete discutir las medidas de gran calado en el debate parlamentario que tratará el asunto. El PSOE es el primero en saber que esas reformas, como la de la ley hipotecaria, no se pueden hacer de la noche a la mañana y él mismo no se atrevió con ella mientras estuvo en el gobierno, pese a que la tormenta ya amenazaba. Se necesita tiempo y estudio para calibrar todos sus aspectos, no vaya a ser que se estropeen las cosas aún más de lo que están o vaya a desnudarse un santo para vestir a otro. Hay que tener en cuenta la situación de los que ya han pagado buena parte de su hipoteca y la de los que sólo acaban de firmarla. O la posible retroactividad. Como la de los que poseen varios pisos. Por no hablar de los bancos, los comendadores silenciosos en este cementerio inmobiliario. Pues podemos hundirlos, dada su inmensa cartera hipotecaria (400.000 millones de euros, he creído oír, pero la cifra es tan bestial que me cuesta digerirla) Y los bancos no son de sus directivos, aunque muchos se lo han creído. Ni siquiera de sus accionistas. Son de los ciudadanos que tienen depositados en ellos sus ahorros. Que podrían perderlos si la entidad cae en banca- rota, nunca mejor usada la palabra. Pero está visto que ni por ésas los dos grandes partidos españoles se ponen de acuerdo. Su lema sigue siendo A esos, ni agua CARTAS AL DIRECTOR ¿Matrimonio? El Tribunal Constitucional ha dicho que el matrimonio entre homosexuales es acorde con nuestra Constitución. Es posible que esto sea así, pero yo entiendo que no corresponde al sentido común ni al respeto por la realidad, englobar realidades tan distintas bajo el mismo término. Matrimonio significa, según la Real Academia de la Lengua (y así viene respetándose en la mayoría de las civilizaciones desde tiempo inmemorial) unión entre hombre y mujer El hecho de ser dos seres complementarios (física y psíquicamente) y de poder, en su unión, dar lugar a nuevas vidas, lo hace distinto de otro tipo de uniones a las cuales debería darse otro nombre, pues corresponden a otras realidades: convivencia entre hermanos, amigos, personas del mismo sexo... ¿Por qué ese empeño en confundir y tergiversar el sentido de algunas palabras? ISABEL PINAGLIA CÓRDOBA Sin adornos navideños El pueblo debe rechazar cualquier tipo de luces y adornos navideños, que los políticos quieran realizar, para demostrarles que no aceptamos su presunto fariseísmo e hipocresía, cuando quieren exhibirse como si no pasara nada en España. El pueblo, además de empobrecido e indignado, está harto de que le tomen el pelo Se les ha presentado a los diputados y senadores una propuesta para que todos los viajes lo realicen en clase turista en lugar de primerísima clase, ya que hay una diferencia de unos mil euros por viaje, y no la han admitido a trámite, ha sido rechazada casi por unanimidad. O sea, que la casta política no está dispuesta a efectuar ningún esfuerzo para ahorrar y cooperar en la campaña de austeridad que ellos mismos nos han impuesto con los ajustes y sangrantes recortes de todas clases. No, señores políticos, no estamos para derrochar en lucecitas y muñequitos esos millones para Cáritas y comedores sociales que están cada día más desbordados. Además, el ánimo de los españoles no está para fiestas, está por los suelos y, para más inri humillado por el pisar indiferente y prepotente de la casta Los creyentes no necesitamos que nos iluminen las calles; la conmemoración de la hermosa y dulce Navidad la festejamos en las iglesias deslumbradas con los albores que nacen del portal de Belén; con la cálida y dorada acogida en los hogares y con el fraterno calor de los henchidos corazones. Los corruptos, los opresores, los que humillan y explotan a las personas... por mucha luz que haya siempre están ciegos y golpeándose con el muro de su propia avaricia. ARTURO DEL PINO VALENCIA CÓRDOBA Repugnancia Sí, repugnancia por la situación de nuestro país. No por sus ciudadanos, que son los que sufren las circunstancias del día a día como son el paro y la pobreza que son casi el 30 de la población activa, reventados a impuestos. Repugnancia por los políticos, sea PP, PSOE, e IU y sin olvidar los partidos nacionalistas, todos ellos salpicados de corrupción en sus filas, acompañados de los sindicatos de clase y otros, que pierden la clase debido a las hipersubvenciones. Siempre entenderé que dentro de estos grupos hay gente muy competente y trabajadora. Lo que no entiendo es por qué siguen militando, deberían luchar internamente contra las malas praxis, denunciando actos de prevaricación, cohecho, nepotismo, etc. Repugnancia por los banqueros y sus bancos. Nosotros, los ciudadanos, no tenemos que pagar por sus errores pasados o futuros. Encima se les facilita dinero público para subsanar sus cuentas, mientras tanto siguen realizando desahucios indiscriminados. Repugnancia por los recortes en profesorado, camas en hospitales y