Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 GENTESTILO MIÉRCOLES, 7 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es estilo ABC La tonadillera contiene las lágrimas. Junto a ella, otros imputados: Jesús Zaldívar, Benjamín Martínez Cantero y Maite Zaldívar GTRES Isabel Pantoja lloró en el banquillo al saber que su nieto ya estaba en camino El ingreso hospitalario de Jessica Bueno le sorprendió en el juicio por blanqueo, cuando una policía hablaba de sus bienes ESPERANZA CODINA MÁLAGA A Isabel Pantoja, el ingreso en la clínica Sagrado Corazón de Sevilla de su nuera Jessica Bueno para dar a luz al primer nieto de la cantante le pilló sentada en el banquillo de la vista oral en la que es juzgada por presunto blanqueo de capitales. Ayer, pasadas las 12.30 horas, la tonadillera rompió a llorar en mitad del juicio que se celebra en la Audiencia de Málaga cuando tuvo conocimiento de la inminente llegada del bebé, justo cuando una agente de Policía que comparecía como testigo ilustraba al tribunal sobre sus bienes. Pantoja se enjugó las lágrimas con un pañuelo, estuvo manejando discretamente el teléfono móvil y se la vio escribir algún mensaje. Los acontecimientos se precipitaron tras el habitual receso del juicio a media mañana, que la cantante pasó en los aledaños de la sala junto a un grupo de personas de su confianza. Al reanudarse la vista, una agente que participó en la investigación, desgajada del Caso Malaya comenzó a responder a las preguntas de la fiscal Anticorrupción. La testigo dijo, por ejemplo, que Julián Muñoz presuntamente utilizó la misma operativa de blanqueo de capitales con sus dos exparejas, tanto con Pantoja como con Maite Zaldívar. Los tres comparten ahora banquillo. La policía enumeró las propiedades que posee la cantante desde antes de su relación con el exalcalde de Marbella: una casa en Almonte, dos áticos en Fuengirola, el chalé de La Moraleja, una casa en Sevilla y la finca Cantora en la provincia de Cádiz. Destacó que en todos los casos se trata de bienes transparentes es decir, es ella la que consta como propietaria sin la utilización de ninguna empresa pantalla Cuando inició su relación con Muñoz, esto cambió y las dos adquisiciones que hizo, el apartamento del hotel Guadalpín y el chalé de la urbanización La Pera (cuestionados por la Fiscalía Anticorrupción) se pusieron a nombre de sendas sociedades de la artista, Franbel Artists y Panriver. En varios momentos de la declaración de la testigo, Pantoja negó insistentemente con la cabeza. La agente relató que la relación profesional entre Pantoja y Muñoz se inició en septiembre de 2002, con distintas galas. También estuvieron juntos en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) en enero de 2003, en la que la cantante habría adquirido el apartamento del hotel del Guadalpín. Se estaban aportando algunos detalles administrativos de este inmueble cuando Pantoja rompió a llorar Declaración La testigo enumeraba sus propiedades antes de su relación con Muñoz. Pantoja lo negaba con la cabeza y empezó a utilizar el teléfono móvil, al parecer por la inminente paternidad de su hijo Kiko Rivera. La tonadillera se recompuso rápido, en pocos minutos, y escuchó atentamente el resto de la declaración, que continuará en la próxima sesión porque no dio tiempo a terminar. La policía, además, ratificó ante el tribunal que el comportamiento económico y financiero de Pantoja cambió a raíz de su relación con el exalcalde de Marbella. La vista se suspendió poco antes de las dos de la tarde. La cantante abandonó la Ciudad de la Justicia de Málaga, como es habitual, acompañada por sus abogados, Graciela Otondo y José Ángel Galán. Un coche gris de gama alta la esperaba en la salida. Pantoja no hizo declaraciones sobre la llegada de su nieto, aunque esgrimió una amplia sonrisa al escuchar las preguntas sobre el bebé. El juicio, que se encuentra en la fase de testigos tras la declaración de los diez imputados, continuará el próximo lunes. Pantoja se enfrenta a una petición fiscal de tres años y medio de prisión y a una multa de 3,68 millones de euros por un delito continuado de blanqueo de capitales.