Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN MARTES, 6 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es opinion ABC LIBERALIDADES BREVERÍAS Signo visible Yerra quien piense que es oportunismo o ir al pelo por lo que ha pasado esta semana. Iglesia en Córdoba la revista semanal de la diócesis, dedicó este domingo su portada al economato social de Cáritas, recién abierto para atender las necesidades de quienes lo están pasando mal, y a las que se refirió con tan feas palabras aquel sindicalista. La revista que dirige Pablo Garzón prefiere llamarlo Signo visible de la Caridad y cuenta bajo la forma de pregunta y respuesta el funcionamiento de esta institución que de verdad ayuda a los demás. JUAN CARLOS GIRAUTA ¿Y el embarcadero? Adiós a casi todos Hace dos años la crecida del Guadalquivir engulló el embarcadero de Villafranca. El pasado fin de semana el río volvía a comerse la infraestructura. Ayer, los villafranqueños preguntaban con guasa en las redes sociales a su alcalde, Francisco Javier Casado, dónde estaba el embarcadero y si cuando lo encontrase volvería a ponerlo en el mismo sitio. Se sigue el rastro a un embarcadero de play movil, si lo ven ponerse en contacto con el ayuntamiento decía uno. Otro, más sarcástico hacía la siguiente reflexión: Eres más inútil que un embarcadero en Villafranca El líder de las Juventudes Socialistas en la provincia, Alberto Mayoral, se va. El día 10 deja su cargo en el congreso de la cantera del PSOE. Durante los dos años y medio en él, su episodio más sonado fue una polémica interna. En 2011, el entonces diputado del PSOE, Juan Luis Rascón, criticó que con sus antecedentes universitarios hubiera sido nombrado asesor de Empleo con unos 3.000 euros de sueldo. Ahora, es coordinador provincial del Instituto Andaluz de la Juventud. Ayer, se despedía en twitter de su cargo orgánico, pero no se acordó de Rascón. EL GOLPE Los términos inequívocos en que Mas acaba de plantear su proyecto secesionista nos dejan sin espacio para la pulla diletante L carácter más o menos ilustrado de alguien no depende de la etiqueta ideológica que escoja sino de la filosofía que trasluzca su discurso y, sobre todo, de los actos que realice, avale o justifique. Te dirás liberal o progresista, pero no puedes serlo, por mucho que te empeñes, si tus actos y palabras rezuman nacionalismo, excrecencia ideológica del romanticismo alemán. No negaré el interés intelectual de los enemigos de las Luces, y admito que Nafta pueda seducir más que Settembrini en La montaña mágica. Pero ni los actuales valedores de la oscuridad son capaces de estimularnos como el personaje de Thomas Mann, ni, volviendo a un presente más prosaico, hay modo de comprarle la etiqueta ilustrada a quienes se consagran a fines reaccionarios. Hasta ahora, no era extraño que los críticos sometidos a entornos nacionalistas nos desahogáramos de vez en cuando colocando espejos delante de los falsarios. Francamente, lo ponían fácil. Vean, cuando esta mañana he sabido de las últimas proclamas particularistas disfrazadas de modernidades europeas, me ha venido a la cabeza el Menosprecio de Corte y alabanza de aldea, de Antonio de Guevara. Meter los prejuicios del nacionalismo catalán del siglo XXI en un moralista castellano del siglo XVI es un consuelo íntimo. Como el que procura la aparente paradoja de que la historiografía nacionalista suscriba con entusiasmo la vieja tesis central de los historiadores visigóticos España es Castilla. Una visión superada, qué cosas, por Vicens Vives y, a efectos prácticos, por la Constitución del 78. El empeño en resucitar debates tan muertos acusa la impostura. Sólo desde ella se puede insistir en que España, una de las naciones más descentralizadas del mundo, tiene un Estado asfixiantemente centralista. Con estas cositas nos íbamos entreteniendo los disidentes por salpimentar un poco la sosa unanimidad del país de los editoriales únicos. Pero no. Los términos inequívocos en que Artur Mas acaba de plantear su proyecto secesionista nos dejan sin espacio- -y sin ganas- -para la pulla diletante. Ya ni siquiera importa el modo en que hemos llegado hasta aquí, los lamentos por lo que se podría haber hecho y no se hizo, las razones del silencio de los corderos. Corremos el riesgo de seguir choteándonos de los fervorines de campanario mientras levantan fronteras a nuestro alrededor. Alerta. La Generalidad no es cualquier cosa; tiene poder ejecutivo y poder legislativo; posee un sinnúmero de competencias que afectan a la vida diaria de millones de personas. Más allá de los trucos semánticos nacionalistas Cataluña y España ¿qué pinta ahí esa conjunción? hay un hecho que lo cambia todo: el administrador máximo de un poder no desdeñable anuncia que sus planes pasan por encima de la Constitución y de los tribunales. Ergo sólo reconoce como legítima su ley. Y ningún tribunal. Por desgracia, la lengua española se ha visto obligada a desarrollar múltiples expresiones para designar lo de Mas. Y ninguna es graciosa. E CARTAS AL DIRECTOR Rodríguez no insulta a Cáritas Desafortunadas palabras son las que han salido de la boca del secretario provincial de CC. OO. de Córdoba, Rafael Rodríguez, en las cuales insultaba a Cáritas y la comparaba con una mafia. Esta comparación surge a raíz de un economato que Cáritas Córdoba ha abierto en el barrio de las Margaritas en el cual los productos disponibles, en su mayoría artículos de primera necesidad (leche, aceite, pastas, arroz... están al 20 del valor real. Qué barato sale criticar, insultar y denigrar la labor de tantos voluntarios que están al frente de la citada organización; este señor sabe que Cáritas no le contestará, que Cáritas sólo sabe trabajar por los demás desinteresadamente y que los miles de voluntarios entregan su tiempo, sus conocimientos y parte de sus ahorros a ayudar a los demás y sobremanera a los más necesitados y, que contestar sandeces de este tipo no es necesario pues ellas solas quedan contestadas. Las palabras de este señor se las contestará el sentido común de la población que puede opinar y que no son los que están en la cola del banco de alimentos ni en la cola del comedor social de Cáritas. Esas personas y familias que acuden a Cáritas bastante tienen con ir reponiéndose de su desesperación, de su malestar y de su infortunio. Le contestaremos el resto de la población y Al secretario de CC. OO. en Córdoba Qué habrá pasado por la cabeza de Rafael Rodríguez, secretario provincial de CC. OO. para comparar a Cáritas con una mafia. Este señor, al igual que el resto de la comparsa sindicalista mediática, debieran estar calladitos, y a ser posible avergonzados. Es mucho el daño que han ocasionado a la sociedad española, a trabajadores y parados, como para venir ahora desviando la atención con insultos infundados, y dando a conocer su incapacidad para entender la grandeza de la caridad. Hablar de Cáritas como una mafia, equivale a ponerse usted en el lugar de la ONG, en cuyo caso podría informar a los miles de cordobeses en situación de pobreza dónde están sus comedores sociales y donde pueden acudir en demanda de ropa, comida u otras ayudas, todo ello sin presentar carné de filiación sindical o política. Pero no se preocupe, señor Rodríguez, serán los propios indigentes, los parados y sus familias los que califiquen su lenguaraz forma de ofender a los que se ocupan de proveerles lo que otros les han quitado. Finalmente, quiero decirle que ha tenido la torpeza de atentar contra la institución más prestigiosa de España, con lo cual ha quedado suficientemente desacreditado. LORENZO DOMÍNGUEZ CÓRDOBA analizaremos sus palabras e insultos, pues este señor demuestra tener tan poca sensibilidad que al comparar Cáritas con la mafia no insulta al voluntariado, no, insulta al que acude a ese economato para adquirir productos de primera necesidad, al que acude al comedor social (no tiene para comer) y el que recibe las visitas de este voluntariado (personas desfavorecidas) Me gustaría preguntarle a este señor: ¿Qué hace usted por los demás que no lleve implícito una dieta económica o una recompensa material? Si usted hiciera algo por los demás no cuestionaría la hazaña que desempeña el voluntariado; además, quisiera decirle que se dirija usted a esta organización, preste algún tipo de voluntariado y seguro que no lo dejará indiferente, sus comentarios cambiarán sustancialmente. Pruebe señor Rodríguez y luego opine, sea valiente. ANTONIO PORRAS CASTRO VILLAFRANCA DE CÓRDOBA Nuestra Reina Doña Sofía Es tanta la indignación que