Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 27.10.2012 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.367 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. 12436 8 424499 000020 EL PULSO DEL PLANETA Nostalgia por la RDA Casi cuarto de siglo después de la caída del Muro de Berlín, el fetichismo por los objetos y productos de la Alemania del Este sigue creciendo JOSÉ- PABLO JOFRE CORRESPONSAL EN BERLÍN VISTO Y NO VISTO POR IGNACIO RUIZ- QUINTANO MARÍAS E U na sociedad cerrada. Cómo es posible sentir nostalgia por la falta de libertad; por una igualdad que reprime la diferencia. Existe, está de moda y se llama Ostalgie, un acrónimo de las palabras Ost (Este) y Nostalgie (nostalgia) que se refiere a aquellas formas de vivir en la desaparecida República Democrática Alemana, la RDA. En toda la prensa alemana siempre hay alguna referencia a los fetiches de la RDA: unas veces la versión socialista de Pepsi, la Club Cola otras, el coche de bajo coste hecho de fibra de vidrio, el Trabant; o simplemente los semáforos y sus Ampelmännchen Fue probablemente el largometraje de Wolfgang Becker Good Bye, Lenin! (2003) el que detonó los problemas del paso tan radical de un tipo de sociedad a otra. En la película, la madre de Alexander Kerner (Daniel Brühl) una mujer orgullosa de sus ideas socialistas y entregada a la política, pierde el conocimiento al ver a su hijo metido en disturbios a raíz de una manifestación en contra de Erich Honecker. La mujer sale del coma ya caído el Muro y para evitarle sobresaltos su hijo intenta ocultarle el trascendental hecho del fin de la Guerra Fría con falsos telediarios. Parafernalia Arriba, tienda con productos Ostalgie A la izquierda, la versión RDA de la Pepsi. Sobre La parafernalia de la RDA, la eterna estas líneas, el coche de bajo coste Trabant burocracia, el militarismo en el vestir y en el actuar eran parte esencial de la cultura que se fue desarrollando en este Estado socialista de la Europa tre los estados federados del lado este para renovarse a ritmo capitalista. AhoCentral establecido en 1949 en el terri- y el oeste: la tasa de ayuda a los esta- ra pagan precios de coleccionista por torio de Alemania ocupado por la dos de la ex- RDA finalmente se trans- una bolsa de papel de la compra con la URSS. Para distinguirla de su contra- formará en una tasa de ayuda a cual- frase Gut eingekauft buena comparte capitalista (Alemania Federal) quier estado de Alemania que tenga pra a menudo se la llamó Alemania Orien- problemas. Este mes ha abierto sus puertas en tal o Alemania del Este. También se Las tiendas donde encontrar fetiches la Berlinische Galerie, veinte años desusó la denominación, especialmente de la RDA están por toda Alemania, es- pués de la caída del Muro, una expoen el ámbito deportivo, pecialmente en Berlín, sición dedicada a la vida cotidiana en Se pagan de Alemania Democráclaro: aquí es posible in- la RDA. Se trata de trabajos de recoprecios de tica. cluso hacerse de uno de nocidos fotógrafos: fotografía artístiAunque los alemanes los paquetes de produc- ca en la RDA, de 1949 a 1989; la mayor coleccionista están orgullosos de hapor los botes de tos- RDA: comestibles colección de fotografías artísticas de berse unificado, las difecomo los pepinos en con- Alemania Oriental que se haya realipepinillos e rencias culturales subSpreewaldgurken, todo: incluso por una serva artículos domésti- zado hasta ahora. Su título lo diceno se sisten. Fueron cuarenta ropa, Sociedad cerrada Imposible simple bolsa de cos, libros, discos o pelí- sentir nostalgia que no es más que los años. Hace unas semala compra nas se eliminó una de las culas. Los Ossis lo han coletazos de una dependencia cultuúltimas diferencias enlanzado todo a la calle ral. l escritor Marías rechaza veinte mil euros del Estado y al contribuyente español casi le entran ganas de leer a Marías. Qué ejemplo para Íker y Xavi, esos tiranos de la trona, pero por algo dice Pemán que los genios son mucho menos puros que los pedantes. ¿Cómo negar a Íker y Xavi su condición de genios del marketing socialdemócrata, o a Marías su obsesión de pedante remilgado por ser, antes que escritor, puro? No me gusta que el Estado envuelva con homenajes a sus intelectuales avisa el chileno Lafourcade porque esto nunca es gratuito, como lo señala el proverbio árabe que dice: ¿Por qué me humillas con tu generosidad? Mientras Lucía Etxebarría se despeina, furiosa, por los veinte millones de euros que Amancio Ortega dona a Cáritas, Marías, cuya vida es otro estar en activo de pureza juanramoniana, rechaza los veinte mil euros del subsecretario Lassalle, que hace de mendigo que llama a la puerta en la profecía de Walter Benjamin. Juan Ramón recibió el Nobel llorando en la cama, escena que para Lassalle bien debía de valer la inversión de veinte mil euros del cepillo cultural, aunque a Marías, para ser Juan Ramón, le falten Platero y una Zenobia. Marías tiene traducciones, pero hay una ley, y volvemos a Pemán, por la cual nadie se conforma con la gloria puramente profesional. El que es seleccionado de la masa por su profesión prueba un buchito dulce de gloria, pero en seguida pide una gloria más aparente, más estridente. Y entonces, además de chófer o aviador, decide ser izquierdista Como Marías. El sevillano Alejandro Sawa llevó en París a Rubén a conocer a Verlaine: ¡Qué gloria! exclamó Rubén. Y Verlaine: ¡La gloria! ¡La gloria! ¡Mierda y otra vez mierda! Y la Etxeberría con esos pelos.