Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 27 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es cultura CULTURA 69 ¿Son caros los premios Nacionales? La dotación de los 34 galardones actuales cuesta un millón de euros. Parece oportuno reflexionar sobre ello JESÚS GARCÍA CALERO MADRID N i en Francia ni en Gran Bretaña se premia desde el Gobierno a la Cultura, se lo dejan a la industria. Ni en Italia. En otros países europeos, como Grecia (ya es casualidad) sí existen premios Nacionales, pero con permiso de la Troika y los rescates, porque ya no tienen dotación. Aun así, el digno ganador de este año en Atenas, el poeta Dínos Cristianópulos, rechazó con cajas destempladas los honores de su Gobierno. Si comparamos lo de Cristianópulos con el rechazo de Javier Marías al premio Nacional de Narrativa otorgado por el Gobierno al que tan alegremente vitupera el caso español tiene tacto de satén. Pero queriéndolo o no ha puesto sobre la mesa la verdadera dimensión de estos galardones que concede el Ministerio de Cultura. Y que cuestan nada menos que un millón de euros. Algunos premios Nacionales están tan arraigados que nacieron en los años veinte (en concreto el de Narrativa) y han sobrevivido las vicisitudes de nuestra historia. Otros se pusieron en marcha durante la Transición. Y no pocos de ellos nacieron en los últimos años noventa y durante la última legislatura de Zapatero. El resultado es una lista de 34 galardones que premian desde la mejor carrera literaria a la creatividad del juguete (es el más joven de todos) ÁNGEL NAVARRETE Las dos más sonoras y recientes espantás al premio Nacional han sido las del escritor Javier Marías y el artista plástico Santiago Sierra, en 2010 ÁNGEL NAVARRETE 997.000 euros 125.000 euros: Premio Cervantes. 100.000 euros: Premio Velázquez. 30.000 euros: Artes Plásticas, Restauración de Bienes Culturales, Fotografía, Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud, Danza (interpretación) Danza (creación) Circo, Músicas Actuales, Música (composición) Música (Interpretación) Teatro, Moda, Televisión, Tauromaquia, Fomento de la Creatividad del Juguete y Cinematografía. 20.000 euros: Poesía, Poesía Joven Miguel Hernández Periodismo Cultural, Obra de un Traductor, Narrativa, Mejor Traducción, Literatura Infantil y Juvenil, Literatura Dramática, Ilustración, Historia de España, Ensayo y Cómic. 6.000 euros: Primer premio a las Mejores encuadernaciones. El 2 premio de esta modalidad está dotado con 4.000 euros. Y el 3 con 2.000 euros. Honorífico sin dotación: Fomento de la Lectura y Mejor Labor Editorial Un deber del Estado En sus libros sobre la ejemplaridad, el filósofo Javier Gomá habla del fomento cultural y las distinciones como un deber del Estado. La ciudad, recuerda, está llena de calles y plazas con nombres porque el Estado es una maquina de poner ejemplos a los ciudadanos. Pero el pago por esos honores es una parte añadida cuya ausencia no reduce el prestigio del galardón. ABC habló ayer con importantes gestores culturales y una decena de recipiendarios de premios Nacionales. Quienes ganaron un día recuerdan (y la encuesta es unánime) la importancia del premio por el prestigio que aportaba ganarlo más que los detalles de su dotación. De hecho, algunos sonríen y aseveran que el dinerito vino muy bien pero que se dieron cuenta de que les tocaba solo días después de ganarlo. Es casi una lotería. Se considera que animan el sector cultural, pero ¿depende ello de su dotación o de la distinción que deparan al ganador? Ya se sabe que en la cultura hay gente de lengua larga y por ello tampoco falta quien expresa visiones críticas, quien desconfía totalmente del entramado retributorio y preferiría que no se concedieran, o que no se concedieran tantos, porque ya no suponen la misma distición que antes. Pero una verdad tozuda se resiste: habiéndose recortado casi todas las partidas presupuestarias de la cultura en este año de 2012, los premios Nacionales se mantienen intactos. Y va a pasar lo mismo en 2013 con un presu- puesto un 19,6 menor, sobre otras bajadas recientes) Tal vez sea bueno abrir el debate. Evidentemente el recorte no nos saca de pobres, millón arriba, millón abajo. Pero deberíamos sumar los premios literarios y artísticos de ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas. ¿Es alentador este tipo de iniciativa pública? ¿Debe el honor cultural resultar tan oneroso? Los gestores consultados piden que miremos el caso con prudencia porque creen que los premios Nacionales son parte del paisaje cultural español y su desaparición desestabilizaría el sistema aunque conceden que es un entorno muy apegado culturalmente al erario público. Otros son conscientes de que vivimos un cambio de paradigma y creen que debemos cambiar las formas, pueden reducirse a los que tienen carácter verdaderamente ejemplar o con alguna dimensión hispanoamericana Pero todos creen razonable revisar su número y dotación. Puede que 34 premios por un millón no parezcan tanto en la España que, según recordó Julio Cerón, es el país con más premios de poesía per cápita.