Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 27 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es internacional INTERNACIONAL 55 Reducción de pena Su condena queda reducida a un año de cárcel gracias a una antigua ley aprobada por la izquierda indulto) Queda absuelto el presidente de Mediaset, Fedele Confalonieri, hombre de confianza de Il Cavaliere Se cierra así un proceso que ha durado seis años y que supone un bochornoso fin de la carrera política del ex primer ministro. En el centro de la investigación había en juego 470 millones de euros en concepto de derechos televisivos. Durante el juicio, el fiscal Fabio De Pasquale señaló que Berlusconi actuó cuando era primer ministro como socio oculto de Frank Agrama, productor norteamericano de origen egipcio e intermediario para los derechos de televisión. DINERO Y PODER El fin de una polémica era política en Italia A. G. FUENTES ROMA Anomalía normalizada Por HERMANN Precios inflados Mediatrade, filial del grupo Mediaset, propiedad de Berlusconi, compraba derechos de películas a un mayorista de Estados Unidos por medio de Frank Agrama. Esos derechos, según los fiscales, se pagaron con tarifas infladas artificialmente. Después, una parte de ese dinero terminaba en cuentas secretas que Berlusconi tenía en el extranjero. De esta forma, el primer ministro habría ganado sumas importantes sin necesidad de pagar impuestos, ya que guardaba su tesoro en el extranjero. El ocultamiento de capitales en sociedades off- shore es una práctica bastante común en algunos medios empresariales italianos para evadir impuestos. Il Cavaliere no irá a la cárcel, porque todavía le quedan dos instancias para recurrir la sentencia y eludir la pena. Pero la condena le inflige un severo varapalo moral. La de ayer fue la cuarta condena en primer grado sobre un total de 33 procesos en los que se ha visto implicado. Il Cavaliere ha alardeado siempre de que nunca ha recibido una condena definitiva, pero en seis casos se salvó de una sentencia condenatoria por prescripción. La reacción de Berlusconi ha sido de indignación. En una entrevista en uno de sus tres canales de televisión ha comentado: Con ciertos jueces, esto se convierte en un país incivil y bárbaro. Esto no es democracia La reciente retirada de Silvio Berlusconi de la escena política, que él mismo anunció urbi et orbi se interpretó en algunos medios italianos como un intento por lograr la clemencia de los jueces en los procesos que tiene abiertos. Se creía que Berlusconi buscaba una especie de moneda de cambio ante la inmediatez de la sentencia del caso Mediaset Pero, a las 48 horas del anuncio de retirada, al Cavaliere le ha caído una condena que ha provocado un terremoto político en Italia. Varios analistas y políticos han señalado que la proximidad de la sentencia fue la razón fundamental que obligó a REUTERS Berlusconi a anunciar su retirada y Mario Monti la celebración de primarias para que su partido elija su sucesor el 16 de diciembre. Ante un incierto futuro Con esta dura sentencia se cierra una época histórica, mientras emer- La opción más segura es ge una reflexión política: ahora que que Monti sea reelegido Berlusconi no dispone ya de una ma- sin necesidad de yoría parlamentaria para aprobar presentarse a las como en el pasado leyes ad perso- próximas elecciones nam que lo salven de sus procesos pendientes, puede que Il Cavaliere sea condenado en firme. Y con el cie- lusconi valían 162 millones de euros rre de esta era política, se abre un y se veía agobiado por las deudas. nuevo período de incertidumbre. La Hoy, 18 años después, su patrimonio izquierda se encuentra al alza, pero se ha multiplicado casi por 20, haspor ahora no parece muy segura de ta alcanzar un valor superior a los que pueda formar Gobierno. Y la de- 3.000 millones de euros, el de uno de recha se encuentra desarbolada, to- los hombres más ricos del mundo. Berlusconi, el hombre que dividió davía dividida y herida por el efecto Berlusconi. Un panorama ante el que a Italia en dos, reduciendo la confronla opción más segura es la de que el tación política a una lucha entre pro actual primer ministro, Mario Mon- y antiberlusconianos, vuelve a desati, sea reelegido por un nuevo Parla- tar la polémica y la discordia. En reamento sin necesidad de presentarse lidad, toda su aventura política se ha caracterizado por su enfrentamiendirectamente a las elecciones. La historia se encargará de decir to con los jueces. Para sus seguidosi Il Cavaliere ha logrado servir a res, se trata de un escándalo intolelos intereses de de los italianos o a rable, de un uso político de la Justicia su propio beneficio. Un hecho es cier- y un intento de homicidio político to: sus cuentas le han ido muy bien Angelino Alfano, secretario de su pary sus negocios han crecido como la tido, el PDL, ha manifestado que la espuma. Cuando se lanzó a la políti- sentencia es la enésima prueba de ca, en 1994, las propiedades de Ber- persecución judicial de Berlusconi B erlusconi coqueteaba en días pasados con que había decidido no presentarse a las próximas elecciones. En realidad, él sabía muy bien que era cierto que no iba a presentarse pero no que él hubiera decidido nada. Ahora, la condena a cuatro años de cárcel e inhabilitación zanja la cuestión de sus posibles o supuestas ambiciones políticas. El caso juzgado, un delito fiscal por unos derechos cinematográficos, es relativamente menor. El ahora condenado tiene posibilidades de recurso, luego estamos aún lejos de cualquier tipo de consecuencia grave. Hay un rosario de causas que persiguen al expremier ahora que ha perdido la inmunidad. Desde la arena política serán muchos los que se alegren de que su enemigo sea condenado. Pero más allá de la pequeña satisfacción de la venganza para todos los que han sido tantas veces humillados por Berlusconi en las urnas, lo cierto es que con esta condena el inefable personaje toma definitivamente tierra en la realidad. La condena acaba con el larguísimo recorrido en vuelo de una de las anomalías más extravagantes de la política europea. Berlusconi no volverá a una política italiana que no ha protagonizado sino monopolizado en algunas fases. Y lo hizo con mucha eficacia y talento, por mucho que ahora sus detractores se olviden de la cantidad de veces que sucumbieron ante el encanto y la capacidad política.