Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ESPAÑA El desafío independentista SÁBADO, 27 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es españa ABC Presión sobre la sociedad La Generalitat acusa a jueces y fiscales de boicotear el catalán El presidente del TSJC achaca que solo haya un 13 de sentencias en catalán a un problema de actitud M. J. C. BARCELONA Pilar Fernández Bozal CONSEJERA DE JUSTICIA Antonio Bustamante, junto a su vehículo en Barcelona INÉS BAUCELLS Me despidieron por llevar en mi coche la bandera de España, la de todos ENTREVISTA Antonio Bustamante Chófer autónomo JANOT GUIL BARCELONA Antonio Bustamante, chófer autónomo de Tarrasa (Barcelona) se quedó sin trabajo el pasado 12 de octubre, Fiesta nacional, porque ese día puso una bandera española (la constitucional) en la antena de su coche. Con la enseña luciendo en su vehículo se fue a Barcelona a recoger a una tertuliana, la profesora universitaria Gemma Galdón, afín a ICV, para intervenir en un programa de la cadena Canal Català TV (del mismo dueño que Metropolitan TV) Galdón se negó a subir al coche si no quitaba la bandera, una herencia del franquismo, junto al Rey y el himno que ofende a su familia de exiliados y represaliados, aduce. Él se negó, y ella se quedó en casa y voceó su plante en Twitter. Seis días después, la cadena, único cliente fijo de Bustamante, prescindió de sus servicios. -Canal Català explicó en sus programas que le despidió por no cumplir su trabajo, no por la bandera. -Sí, eso dijeron cuando trascendió el tema, pero en privado, y en tuits, dicen otra cosa. El 18 de octubre, poco después de comunicarme por teléfono que prescindía de mis servicios, la directora de la cadena, Núria Codina, envió un tuit a Gemma Galdón que decía: Disculpas desde Canal Català. El chófer no te recogerá más con la bandera española porque hemos prescindido de sus servicios Se les ve el plumero... ¿Por qué llevó la bandera? -Era el 12 de octubre, quería poner mi granito de arena... Es la bandera de todos, la que nos representa a todos. No lo hice para hacer una broma, sino para provocar una conversación con mis clientes, que sabía que no son independentistas. ¿Era la primera vez que llevaba a la profesora Galdón? -No. Llevaba seis años trabajando para Canal Català sin ningún problema y a Galdón ya la conocía de llevarla varias veces. Cuando se negó a subir al vehículo, o la quitas o no subo dijo, y se fue a su casa, creí que me estaba vacilando y me quedé esperando. Hasta que tuve que ir a recoger a otro invitado. Si me hubiera dicho lo de su familia, que yo no sabía, y me lo hubiera dicho de otra manera... De todas formas, ella entra en el Ayuntamiento o en el Parlament, y allí ondea la bandera española. Además, era un tema interno de la empresa, pero ella lo puso en Twitter, con el nombre de Canal Català... -Un canal independentista propieda del italiano Nicola Pedrazzoli... -Bueno, comenzó siendo independiente y el pasado verano estaba abocado a cerrar por falta de ayudas, por problemas con una frecuencia que no les dieron. Pero tras el verano, han aparecido como independentistas después de la Diada... ¿Demandará a la cadena? -Me han dicho que quizás haya base legal, pero no quiero gastarme el dinero en pleitos porque ya sé que nunca más volveré a trabajar con ellos. Mi prioridad es buscar trabajo. Treinta años de inmersión lingüística no han logrado que el uso del catalán en el ámbito judicial sea mayoritario. Ni el empeño en que este idioma sea un requisito y no un mérito, ni el nombramiento de comisarios lingüísticos en los juzgados ni experiencias piloto en oficinas donde solo se utilizaba esta lengua han servido para aumentar el porcentaje de sentencias en catalán en una Administración donde existe una gran movilidad. Por ello, tanto el Gobierno autonómico como las altas instancias judiciales lamentaron ayer que jueces, fiscales y abogados apenas usen el catalán en los procesos judiciales. En Cataluña no existe tradición de opositar a juez o fiscal, lo que da lugar a que las plazas que salen a concurso sean ocupadas por personas procedentes del resto de España que, tras permanecer un tiempo en esta comunidad, donde el coste de la vida es muy elevado y el idioma supone un obstáculo, piden el traslado. La consejera de Justicia de la Generalitat, Pilar Fernández Bozal, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Miguel Ángel Gimeno, denunciaron la escasa presencia en los juzgados durante su participación en el acto de inauguración de una jornada sobre la utilización del catalán en la justicia titulado ¿Estamos preparados para trabajar en catalán? celebrado en la facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona (UB) en el que también intervino el presidente del Consejo de los Colegios de Abogados de Cataluña, Pedro Yúfera. Se continuarán promoviendo modificaciones legislativas para que el catalán sea usado en todas las instancias judiciales Miguel Ángel Gimeno PRESIDENTE DEL TSCJ No es un problema de legalidad, sino más bien de las personas; es un problema de actitud Josep Canício COMISIÓN LENGUA DE LA ABOGACÍA Tenemos todo el derecho, amparado por la ley, de utilizar el catalán necesarias para que el catalán pueda ser utilizado en todas las instancias judiciales Según dijo Bozal, la normalización en el uso del catalán debe ser un aspecto importante en la modernización de la justicia Sin miedo Como consecuencia de esto, el número de sentencias que los jueces dictan en catalán es muy reducido, e incluso se ha producido un descenso de las emitidas en catalán en 2011 (13 del total) frente a las de 2010 (16 según explicó Gimeno. No es un problema de legalidad, sino más bien de las personas; es un problema de actitud valoró el presidente del TSJC, quien se mostró decepcionado con estas cifras, y que apostó por seguir trabajando para que el catalán ocupe el mismo nivel de utilización en la administración de justicia que en la calle. El presidente de los consejos de abogados de Cataluña coincidió con Gimeno en las causas: Es un problema de voluntad insistió. Por su parte, el presidente de la Comisión de Lengua del Consejo de la Abogacía, Josep Canício, dijo que sería deseable que se lograra la normalidad de utilizar en los juzgados la lengua habitual de cada uno, sin miedo o prevención. Tenemos todo el derecho, amparado por las leyes, a utilizar el catalán en el ámbito jurídico y eso es lo que hemos querido transmitir a las nuevas generaciones de letrados manifestó. Reformas para el catalán Bozal hizo referencia a un estudio llevado a cabo por el departamento en 2008, que concluyó que únicamente el 50 de jueces, fiscales y secretarios judiciales que trabajan en Cataluña podían acreditar un nivel B, cuando, además, para este tipo de escritos sería necesario al menos el nivel C e incluso el D. Junto a los servicios telemáticos de traducción que el Gobierno catalán pone al servicio de los juzgados, la consejera asegura que desde la Administración autonómica se continuarán promoviendo, sin desfallecer, todas las modificaciones legislativas que sean