Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURA SÁBADO, 20 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es cultura ABC Antonio Fernández Fosforito posa en el paseo del Plan Renfe para la entrevista a ABC AARÓN Al flamenco en Córdoba le hace falta proyectarse ENTREVISTA Antonio Fernández Díaz Fosforito Cantaor El artista pide que la ciudad apueste por la promoción de certámenes como el Concurso Nacional y deje de estar encerrada en sí misma A. HIGUERA CÓRDOBA A falta de pocos meses para que el Centro de Flamenco que lleva su nombre abra sus puertas al público, Antonio Fernández Díaz Fosforito (Puente Genil, 1932) se muestra orgulloso y al mismo tiempo sorprendido por los nuevos usos que se han previsto para las dependencias de la Posada del Potro, donde finalmente se compatibilizará un espacio dedicado a la figura del gran maestro con un Centro de Interpretación del Flamenco. -Después de varios años de espera, por fin parece que el Centro de Flamenco Fosforito echará a andar- -Sí. Lo que pasa es que este no es el museo que a mí me prometieron y en el que volqué toda mi voluntad. Hace ya tiempo que doné doce o trece bultos con trofeos, medallas y todos los reconocimientos que he recibido a lo largo de mis cincuenta años de carrera. Y lo cierto es que las cosas que he cedido no caben en la Posada del Potro y más ahora que se va a dedicar la parte de abajo al Centro de Interpretación de Flamenco. Además, en los últimos seis años han pasado cosas importantes en mi vida como el hecho de recibir la Llave de Oro del Cante o la Medalla de Andalucía, que son premios que nunca me han pedido porque no tienen intención de ponerlos. ¿Se siente entonces defraudado? -Es un honor, pero no cabe duda de que estoy sorprendido, porque para mí sigue siendo una incógnita cómo se va a configurar finalmente el Museo. -Apenas falta un año para una nueva edición del Concurso Nacional de Córdoba, ¿qué opina sobre su pérdida de relevancia en relación a otras citas como el Festival de La Unión? -La Unión es un concursito y no es comparable al Concurso Nacional de Córdoba. Allí se valora por encima de todo las mineras y al resto de cantes los denominan como de la baja Andalucía. Me irrita que lo comparen con el de Córdoba, porque una cosa es que lo vendan bien y otra la categoría de los artistas que han pasado por el Nacional a lo largo de la historia. Centro de Flamenco Es un honor pero no es el museo que me prometieron, estoy un poco sorprendido Comparación El festival de La Unión es un concursito y no se puede comparar con el Nacional ¿Y qué se puede hacer para darle un impulso al Nacional? -Lo que hay que hacer es promocionarlo mejor. Un mes antes de que dé comienzo ya se está hablando de La Unión, aunque lo que estén vendiendo sea aire. Pero de lo que no cabe duda es de que el Concurso de Córdoba es el más importante del mundo, aunque está claro que el manantial se agota y no todos los años pueden salir grandes figuras del certamen. ¿Goza Córdoba del reconocimiento que merece en la historia del flamenco? -La Córdoba callada y sola es muy discreta. Y veo que Córdoba no le da la importancia que merece a las cosas que tiene y hace. A Córdoba le falta proyectarse al exterior, a pesar del prestigio musical del que goza. Creo que no podemos seguir encerrados en nosotros mismos, sobre todo viendo como se venden otras ciudades con menos méritos que la nuestra. ¿Apoya el flamenco subvencionado o cree que debe prosperar la iniciativa privada en la industria cultural flamenca? -Hay una industria riquísima en torno al flamenco, pero no está en manos de los flamencos. Los flamencos no tienen un duro y prácticamente ninguno se mete a empresario. El reconocimiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad impone a las entidades públicas la obligación de protegerlo y difundirlo. Hay muchas iniciativas como los festivales que no serían posibles sin una subvención pública.