Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 5 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es ABCdelOCIO 75 El claustro. Aquí se sirven los almuerzos Las habitaciones. Ocupan la antigua hospedería Masajes. Cuentan con una carta de tratamientos Joya arquitectónica. El hotel ocupa un monasterio del siglo XII, cuenta con bodega y una finca de setecientas hectáreas Abadía Retuerta De picnic con Aduriz Cuando la Ribera del Duero vive una de sus mejores vendimias, el chef de Mugaritz desembarca en LeDomaine, el hotel de las conocidas bodegas vallisoletanas MAR DE ALVEAR lugar para el cultivo del vino. Es el marco perfecto para realizar deporte, pasear tranquilamente junto al Duero o dejar que el equipo del hotel diseñe actividades a medida. Por ejemplo, un vuelo en globo, una ruta en bicicleta, en calesa, a caballo o en todoterreno. En el interior del monasterio. Móvil, IPad y otros dispositivos desconectados. Un buen libro o una grata conversación; poco más se necesita para apreciar cada rincón de esta abadía, situada apenas a una hora de tren de Madrid y a 20 minutos de Valladolid, y que alberga multitud de obras de arte. También lo son, sin duda, la iglesia o el refectorio, coronado por un fresco del siglo XVII sobre la Última Cena. Carta de tratamientos de belleza, a la espera de la apertura del spa en 2014 en las antiguas caballerizas, y una sala de yoga para ejercicios libres o dirigidos son otras de las propuestas para respirar Abadía Retuerta LeDomaine. Como hace Andoni Luis Aduriz. L a merienda bajo la encina centenaria o en lo alto del Pico del Moro. El almuerzo en el antiguo claustro y la cena en el refectorio, allá donde los monjes seguían con sus oraciones entre bocado y bocado. También el desayuno y el servicio de habitaciones. Desde ahora, la gastronomía de Abadía Retuerta LeDomaine tiene el sello de Andoni Luis Aduriz. Y no es cualquiera. Por vez primera, el laureado chef de Mugaritz realiza una asesoría a un establecimiento hotelero. El desembarco no es minúsculo. Se trata de un cinco estrellas situado en un monasterio del siglo XII, habitado por monjes hasta la desamortización de Mendizábal. Luego, llegaron años de abandono hasta que, en 1988, esta joya arquitectónica fue adquirida y transformada en una dirección en la que disfrutar del turismo enológico- -mu- cho más en este tiempo de vendimia- -y, a partir de ahora, sí, también degustar alta gastronomía. Exigente, disciplinado y absolutamente auténtico, Aduriz aborda el proyecto con sumo entusiasmo. Dice haber respirado Abadía Retuerta para captar esa esencia que inspiran los platos recién creados como el estofado de cebolletas tiernas, tuétano cocido y hierbas frescas, perfumado con láminas de setas crudas o la falda de cordero asada a la parrilla con las cenizas de los rabanitos. Y los que están por llegar. Con su apuesta culinaria desea redondear la experiencia de quienes eligen este hotel vallisoletano como escapada. Un hotel, dice, magnífico por su solemnidad, sosiego, arte y cultura. Un hotel que, añade, resulta sobrecogedor y que a él le exige nuevos retos y registros desconocidos: véase el picnic, servicio de habitaciones o el desayuno. El joven cocinero Pablo Montero- -formado en el entorno de Mugaritz- es quien en el día a día ejecuta la filosofía de Aduriz. Es una cocina contemporánea basada en los productos y productores de la zona; no faltan la leche de oveja o los quesos de las granjas cercanas, tampoco las verduras y hierbas de la huerta así como el lechazo, el conejo o la presa ibérica. Y el vino, por supuesto, es el otro gran protagonista. Sin él, nada sería igual. Un viñedo de 700 hectáreas. Porque Abadía Retuerta LeDomaine añade el atractivo de una bodega y una finca de 700 hectáreas. En ella se cultivan tempranillo, syrah, petit verdot y merlot, entre otras, y crecen 66.000 pinos. Etiquetas como Abadía Retuerta Selección Especial, considerado en su añada de 2001 en el International Wine Challenge de Londres como el mejor tinto del mundo, confirman que los monjes (ya dedicados a las tareas vitivinícolas) supieron que por clima, suelo y orientación éste era un gran Abadía Retuerta LeDomaine Dirección. Sardón de Duero, Valladolid. 983 680 314. www. ledomaine. es