Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 ABCdelOCIO VIERNES, 5 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es ABC C ine Entrevista Milla Jovovich A los 22 años me sentía vieja y sufrí una crisis La actriz afina su puntería contra los zombis en Resident Evil: Venganza FABIÁN W. WAINTAL Pirotecnia sin palabras RESIDENT EVIL: VENGANZA Dirección: Paul Thomas Anderson. Intérpretes: Milla Jovovich, Sienna Guillory, Colin Salmon, Michelle Rodriguez. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR P or quinta vez, la actriz ucraniana se planta delante de hordas de zombis para defender a la Humanidad, en una nueva entrega de la saga Resident Evil basada en los videojuegos de Capcom, y esta vez localizada en Tokio. Estoy un poco enferma, no te voy a mentir confiesa bromeando una intérprete todoterreno capaz de encarnar a Milady de Winter o Juana de Arco en mitad de una filmografía con sobredosis de adrenalina. -En una de sus primeros éxitos, El quinto elemento daba vida a un ser prácticamente perfecto, y aquí a una heroína prácticamente indestructible. ¿Cómo consigue transmitir esa imagen? -Todo depende la cantidad de copas que haya tomado antes. Después del tercer trago, termina mi perfección (risas) -Esta entrega se plantea como un all- star de anteriores capítulos de la saga. ¿Qué sintió al rodarla? -Fue muy divertido y maravilloso ver las mismas caras de nuevo. También curioso, ya que con Michelle Rodriguez me he seguido viendo todos estos años, pero no habíamos vuelto a trabajar juntas, hasta ahora. Es extraño pensar que han pasado diez años desde la primera película de Residente Evil y es increíble saber que venimos filmando con el mismo equipo, literalmente toda una década. En cierta forma, nos sentimos como en casa. ¿Por qué cree que otras sagas cinematográficas basadas en videojuegos que han vendido millones de unidades no han tenido tanto éxito como esta? -Realmente no lo sé. Para ser honesta, tampoco he visto demasiadas películas de este género, aunque sí que soy fanática de los videojuegos, igual que Michelle. Lo único que puedo decir es que todos los que trabajamos en la película amamos lo que hacemos, y nos llevamos identificando con esta historia desde la primera entrega. Además, hace diez años el juego tampoco era excesivamente famoso, así que le hicimos un favor. ¿Es cierto que si no hubiese sido por su hermano menor no habría aceptado este papel... ni se habría casado con el director? -Sí, conocí Resident Evil gracias a él, que es un todo un gamer. Me sentaba a su lado durante horas, por lo que, cuando me ofrecieron ser Alice, ya había hecho los deberes. ¿Qué piensa hacer cuando acabe esta saga? -No me lo planteo. Supongo que seguir con lo que me apasiona, rodar películas y llevar a mi hija al colegio. También me encanta la música, acabo de colgar una canción en youTube llamada Electric sky -Su compatriota Mila Kunis comentó que llegó a Estados Unidos con solo 250 dólares. ¿Su caso fue parecido? -No. Fue peor. Cuando nosotros dejamos la Unión Soviética no podíamos llevarnos nada de nada. Ella es diez años más joven que yo y vivió una situación distinta. Mi experiencia no fue para nada gratificante. ¿Y cómo fue su paso de la pasarela a la gran pantalla? -También fue complicado, aunque no tanto. Había empezado como modelo demasiado joven, a los 11 años. Pero a los 22 ya me sentía vieja y tuve una especie de crisis de mediana edad. Recuerdo que estaba rodando Juana de Arco me miré al espejo y recordé que, a los 16 años, las chicas de mi edad me parecían ancianas. Son de esos momentos que no se pueden olvidar fácilmente. Y supongo que después de pensar aquella barbaridad me sentí protegida porque nada más podría asustarme. o se agobien mucho con las críticas a esta película, ni siquiera se sientan felices con los halagos, que habrá pocos. Este asunto tiene mucho más que ver con la mercadotecnia que con el cine. La saga nació de un videojuego con un presupuesto modesto, pero recaudó diez veces más, unos beneficios que se han ido multiplicando a medida que Jovovich hacía muescas en su revólver con los muertos vivientes masacrados. Más muertos, más dólares. Dicen que esta lleva ya 700 millones en todo el mundo y, lógicamente, es algo que condiciona totalmente el entramado, si es que lo hay, que va a ser que no. El problema es que a medida que la bolsa se iba engordando, la originalidad, el trabajo por buscar un mínimo de coherencia en los diálogos o en los guiones ha ido mermando en la misma proporción. Hasta tal punto ha llegado el asunto que uno agradecería que la hiciesen muda, ni una palabra. Si quieren servirnos espectáculo pirotécnico (muy bien hecho, eso sí) guantazos, posturitas en plan Cristiano, artes marciales y ojos azules sobre melena negra, bien, pero que nos eviten los chascarrillos, que producen vergüenza ajena. Y en eso se queda todo: los malos son buenos y viceversa a conveniencia (le pones un maquinillo, se lo quitas y ya) y mucha Jovovich, que desde que le levantó Bruce a Demi no hay quien la mate ni a tiros. Mil palizas le dan y nada. Parece John McClane... N Alice. La heroína vuelve a luchar contra Umbrella Corporation