Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ESPAÑA VIERNES, 5 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es españa ABC Preparaba una matanza en la universidad de Palma con 140 kilos de explosivos Detenido un joven de 21 años que quería imitar a los asesinos de Columbine (EE. UU. C. MORCILLO P. MUÑOZ A. LIMONGI MADRID PALMA Juan Manuel Moreno Sierra es uno de esos jóvenes en los que nadie repararía. Callado, de mirada esquiva y ninguna gana de relacionarse con sus semejantes, su aspecto exterior, delgado y un punto desgarbado, es el de muchos chicos de 21 años. Y sin embargo, tras esa careta se oculta una mente implacable, capaz de diseñar y seguir un plan para sembrar de bombas y sangre la Universidad de las Islas Baleares, en Palma. Ya tenía los 140 kilos de explosivos necesarios para perpetrar su macabra idea; pero sobre todo tenía la firme determinación de llevarla a cabo. Sin embargo, a las diez y media de la mañana del miércoles, cuando unos agentes le pusieron los grilletes, comprendió que no lo conseguiría. Las primeras noticias sobre este joven se tuvieron hace cinco meses cuando rastreadores de la red detectaron comentarios suyos en los que aludía a la matanza de Columbine (EE. UU. perpetrada en 1999 en un instituto de esa ciudad por Eric Harris y Dylan Klebold, quienes mataron a doce compañeros y a un profesor. En esos escritos no solo se palpaba cierta fascinación por el asunto, sino también un punto de envidia por haber sido capaces de hacer una cosa como esa. las entradas de su blog explicaba que sabía muy bien cómo fabricar artefactos explosivos. Por ello quería hacerse con sustancias químicas que le permitieran confeccionar bombas. Los datos que se iban recabando del sospechoso llamaban cada vez más la atención. Hacía dos meses que había abandonado la casa de sus padres para irse a vivir al tercero C del número 4 de la calle de Can Gotleu, en el viejo barrio palmesano de Sa Gerreria, hoy convertido en habitual zona de copas. Al parecer, ahora estudiaba un módulo de administración de empresas en un instituto de Formación Profesional, pero también tenía conocimientos avanzados de electrónica... Y además se ganaba muy bien la vida jugando al póquer on line demostrando una inteligencia notable. De hecho, en su piso se intervinieron 7.000 euros, al parecer procedentes de esta actividad. Desde un bar Hace tres semanas comenzó la última fase de la investigación. Un equipo de la Brigada de Información de Palma comenzó a vigilar discretamente la vivienda del sospechoso para ver quién entraba y salía y, sobre todo, para conocer los movimientos de Juan Manuel. Establecieron como base de operaciones el bar de enfrente, el Gaudí cuyo camarero fue advertido de que era necesario mantener una discreción absoluta... Fuera de eso, solo algún vecino perspicaz se dio cuenta de la presencia en la zona de un coche camuflado de la Policía, aunque tampoco le dio más importancia. Lo cierto es que para entonces Juan Manuel había logrado encontrar en la red a un suministrador de los explosivos, y de hecho había comprado una partida. Ya no quedaban dudas; había que actuar cuanto antes, en el momento en que la mercancía llegase a manos del joven. Eso ocurrió a las diez y media de la mañana del miércoles. Una decena de agentes procedieron a su detención. En total, la Policía intervino en el piso más de 140 kilos de sustancias explosivas y químicas. Entre ellas destacan 125 de amonio nitrato con nitrógeno, una sustancia que por sí sola constituye un explosivo de fragmentación con características similares al amonal y amosal; otros 12 kilos de potasio nitrato cristal; 500 gramos de sodio sulfuro hidrato; un litro de ácido nítrico y otro de ácido sulfúrico JUAN MANUEL MORENO ESTUDIANTE ¿Sabéis lo que más odio? A la sociedad ¿Sabéis lo que más odio? A la sociedad La frase, sacada del blog de Juan Manuel Moreno Sierra, explica de forma gráfica qué movía a este joven callado, sin apenas amigos, para planear una matanza tan terrible. No hay, como en el caso de Noruega, motivaciones racistas ni ideología neonazi. Lo único que existe es ese odio irreprimible hacia una sociedad a la que no entiende y desprecia. En su adolescencia, el comportamiento del joven no llamaba la atención. Sin embargo, poco a poco se fue aislando en un mundo interior en el que se fue abriendo la puerta a la necesidad de venganza. Internet le sirvió para encontrar un modelo en el que mirarse: estudió bien a los autores de la matanza de Columbine, Eric Harris y Dylan Klebold, y se identificó tanto con ellos que vestía igual, oía la misma música y pensaba de la misma forma... Eric y su amigo habían tenido en 1999 su momento de gloria él quería también un lugar en el mundo. Por suerte, la Policía abortó su sueño. Marginación escolar Saltadas las alarmas, los investigadores rastrearon su blog, en el que se incluían secciones en las que coincidía con sus héroes en gustos musicales, su afición por las armas, su indumentaria- -a Juan Manuel le gustaba la ropa oscura, de estética gótica -y hasta su aislamiento social, que en su caso le llevó a situaciones de marginación escolar. Incluso, al parecer, en su época de estudiante llegó a enviar una carta intimidatoria al centro educativo en el que estudiaba. Los agentes encargados del caso, de la Brigada de Información de la Jefatura de Baleares y de la BIT de la Comisaría General de Policía Judicial, pusieron aún más la lupa sobre Juan Manuel, dado que se detectó que en varias ocasiones había intentado comprar armas de forma ilegal. Al no conseguirlo, pidió un permiso de armas a la Guardia Civil para adquirirlas de forma legal, aunque no se le concedió la licencia. Según observaban los investigadores, estos reveses no le hacían desistir de su objetivo. De hecho, en una de Imagen de la Universidad de las Islas Baleares Diario Escribió que odiaba a los universitarios y que no descartaba el suicidio como epílogo de su locura Juegos de azar Hacía dos meses que vivía solo, y se ganaba la vida como jugador de éxito de póquer on line