Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 DEPORTES DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2012 abc. es deportes ABC Igualdad extrema rota por dos errores El Córdoba se acercó con bastante menos peligro que el Villarreal Los de Berges mantuvieron el tipo durante la mayor parte del partido ABC VILLARREAL D IO la sensación de que el Córdoba iba a ser el primer equipo de la temporada en puntuar en El Madrigal, pero acabó siendo vapuleado por un resultado quizá en exceso abultado, pero que no deja de ser justo para los méritos ofensivos de unos y otros. Y es que la igualdad entre ambos equipos durante la mayor parte del encuentro fue extrema: dos penaltis claros que no les pitaron ni a uno ni a otro, dos expulsiones (la de los blanquiverdes, quizá, de mayor peso para el resultado final) y un control similar del balón que, si bien fue de mayor peligro para el Villarreal, también es verdad que se inclinó la balanza más hacia el lado blanquiverde en seriedad y asentamiento sobre el campo. Especialmente en una zaga donde se acabó echando de menos a Gaspar en los minutos finales, pero que tampoco hizo tantos malos méritos como para que perforaran de forma tan exagerada la portería visitante. Comenzó con cierta frialdad el encuentro. Tanto en la grada como sobre el césped castellonés. Los parroquianos, ciertamente faltos de costumbre en esta categoría, no vieron con buenos ojos la lentitud con la que se desarrolló el partido por ambas partes y apremiaban a los suyos a que se agilizara el juego. Pero no con aliento, sino con enfado. En efecto, el juego parecía enlodado por el excesivo respeto que se mostraban amarillos y blanquiverdes y apenas sí hubo nada que reseñar hasta bien avanzada la primera parte. Los locales eran los dueños del balón, con Bordás como jugador más activo, y obligaban a los de Berges a perseguirlo a su antojo por todo el campo, al tiempo que mantenían contenido el potencial del Córdoba en ataque, pero no se le veía fresco y fueron los visitantes quienes dieron el primer susto con un remate de Rennella al lateral de la red a pase de Fuentes. Se estaba llegando al cuarto de hora de partido y había muy poco que reseñar, hasta que el Córdoba empezó a darle la vuelta a la tortilla. Fue gracias a las llegadas de Cristian por la banda VILLARREAL CF Juan Carlos Mario Gaspar Musacchio Melberg Joan Oriol Bruno Soriano Bordás (67) Cani Hernán Pérez Jaime Costa Cavenaghi (63) Pandiani (67) (83) Trigueros (63) Uche (83) 2 CÓRDOBA CF Alberto García Cristian Alberto Aguilar Kiko Olivas (82) Fuentes López Garai López Silva Caballero Dubarbier Abel (55) Rennella (62) Pedro (62) Patiño (82) Pepe Díaz (55) 0 derecha y Fuentes, por la izquierda, como el Córdoba se quitó de encima la pereza y animó un tanto el cotarro, mientras que Abel pretendía servir de freno a las incursiones del Villarreal bajo la batuta de Cani. Pero a los de Berges les falta esa chispa última para hacer realmente peligro y si a eso se le añade una abultada defensa local, las ocasiones nunca fueron del todo claras. Alberto, que se encontró bastante seguro durante 79 minutos, tuvo que intervenir por vez primera en el minuto 22 en el saque de una falta, que es como el submarino amarillo mostraba realmente peligro. Es decir, a balón parado e intentando pillar al Córdoba en un renuncio. Hacía su juego en casa y, por el momento, no le iba mal. Ni a él ni al Córdoba, que mostraba una solidez envidiable en defensa. Nulo Cavenaghi Quien le echó una verdadera mano a los visitantes fue el delantero Cavenaghi, quien para nada tuvo su tarde. Falló un cantado mano a mano ante Alberto, al que intentó hacer una falsa vaselina que quedó en nada, por lo que de poco le sirvió a su equipo, a pesar de tenerlo como referente en los contragolpes, en los que siempre estuvo el incombustible Melberg. Oriol se encontró también con Alberto en su intento de hacer gol y eso animó a un Villarreal que hacía grandes los errores del Córdoba en los últimos metros de su ataque. Y es que las subidas de Fuentes no contaban con el apoyo de Dubarbier para cerrar huecos y eso se estaba notando en las aproximaciones amarillas. En una de ésas, Cavenaghi volvió a fallar una buena oportunidad estrellando el balón en el lateral de la red de Alberto, lo que repitió en el minuto 49 para desesperación suya. El Córdoba acabó deseando que llegara cuanto antes el descanso, especialmente cuando en el 90 Cristian derribó con claridad en el área a Costa, aunque el trencilla extremeño prefirió no verlo. Algo similar ocurrió en la parte cordobesa cuando Melberg dio con la mano al balón en su área, pero tampoco sonó el silbato fatídico. Las imprecisiones marcaron también el inicio de la segunda mitad. Muy similar en todo a la anterior, sólo que en esta ocasión con goles por parte local. Berges entendió que había que salir a por todas y sacó del campo a Abel para meter a Pepe Díaz. Su papel: intentar servir de apoyo a Rennella, pero no salió bien, así que el italiano fue sustituido por Pedro, quien dio un aire fresco al juego blanquiverde. Pero el Submarino supo dosificar mejor sus GOLES 1- 0, m. 79: Hernán Pérez. 2- 0, m. 90: Uche. EL ÁRBITRO López Acera (Colegio extremeño) Roja directa a López Silva y Oriol (m. 57) Amonestó a los locales Trigueros y Cani y a los visitantes Kiko Olivas, Dubarbier, López Garai, Patiño y Caballero. INCIDENCIAS El Madrigal. Séptima jornada de Liga disputada ante unos 9.000 espectadores. LA FIGURA Fuentes Subió bien al ataque y defendió bien, salvo en el primer gol que falló en el corte del balón. LO MEJOR Plantó cara al Villarreal durante casi todo el partido y casi empata LO PEOR Los errores en la zaga y en portería, en esta ocasión, fueron mortales Variantes Kiko Oliva por Tena, Abel por Pedro y Rennella por Patiño Posición El equipo de Rafael Berges se posiciona en el puesto 15 de la tabla, con ocho puntos, a cinco de los puestos de play off que marca el Alcorcón, y a tres del descenso cartas y Pandiani, quien apenas sí estuvo sobre el césped, dio muestras de su peligro en dos ocasiones. La primera, en fuera de juego y la segunda de forma inocente a las manos de Alberto, precisamente por creer que estaba en posición incorrecta. Un error de Alberto, quien no supo bloquear un balón que salía fuera, permitió a Hernán Pérez abrir el marcador a placer y Uche, siete minutos después de sustituir a Pandiani, se la metió entre las piernas al portero cordobesista aprovechando un hueco en la defensa.