Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 INTERNACIONAL DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2012 abc. es internacional ABC Allá Chávez con sus insultos, quiero una Venezuela unida ENTREVISTA Henrique Capriles Candidato de la oposición Asegura que el pueblo saldrá a la calle si el presidente lanza comandos armados ante unos resultados electorales adversos, como informó ABC en exclusiva LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL EN CARACAS H enrique Capriles aspira a derrotar a Hugo Chávez, como hizo David contra Goliat, en las próximas elecciones del 7 de octubre. La carrera por la presidencia de Venezuela ha entrado en la recta final luego de tres meses de campaña. El flaco -apodo del candidato único de la oposición, un político centrista de 40 años- -ha dado tres vueltas al país para difundir su consigna de que Hay un camino para el cambio en Venezuela. ¿Qué le parecen los supuestos planes del presidente Hugo Chávez de lanzar comandos armados si los resultados electorales le son adversos? -Mejor que no piense en una aventura de ese tipo, ni en desconocer los resultados, porque el pueblo saldría entonces a la calle para exigir respeto por la voluntad popular. -Pero el presidente asegura que su victoria está cantada y que la Fuerza Armada es chavista. -Se va a quedar con las ganas. Le recuerdo al Gobierno que la voluntad de nuestro pueblo es sagrada y yo siempre la he respetado. Nuestra Fuerza Armada está comprometida con la Constitución, la defensa de la democracia y el respeto a la voluntad popular. ¿Su estrategia es evitar la confrontación con Hugo Chávez? -Las peleas no dejan nada. No llego a un poblado dividiendo y sembrando el odio; más bien convoco a la unidad para afrontar los problemas. ¿No le molesta que Chávez le provoque y le insulte constantemente? -Eso no me quita el aliento. El debate son los problemas que no han sido resueltos, el estancamiento. Les invito a soñar con el futuro que queremos para Venezuela. ¿Hay quienes esperan que sea contundente y se enfrente a Chávez? -Represento a los que quieren una Venezuela unida. Ganamos las primarias con el 64 por ciento de los votos, con el planteamiento de unir al país con propuestas. No es que no critique a Chávez con vehemencia, sino que no voy a caer en el plano personal de la ofensa. Allá él que insulta, agrede y descalifica. Ese no es el camino. La gran mayoría de los venezolanos no está esperando que yo insulte a alguien. Estamos cansados de los insultos. ¿Qué haría con las fábricas de armas rusas y de drones de Irán? -Yo no visualizo el progreso a través de la fabricación de armas. Hay que ver si esas fábricas están funcionando. Aquí montan muchas cosas que después no funcionan, que son esqueletos. Prefiero una fábrica de alimentos a una fábrica de armas. ¿Cómo va a enfocar las relaciones con Irán, China, Rusia, Bielorrusia y Cuba? -Creo en una economía productiva, no importadora. No necesitamos traer a los iraníes y bielorrusos a construir edificios ni viviendas. Tenemos suficientes recursos humanos para generar materia prima, no tenemos por qué importar cabillas (varillas de hierro) ni cemento. Hoy lo estamos haciendo porque el Gobierno destruyó el aparato productivo nacional con sus expropiaciones, falta de seguridad jurídica y su mensaje que ahuyenta la inversión. Tenemos un país que importa casi la totalidad de las cosas que consume. El amigo cubano Nosotros no tenemos por qué regalar nuestro petróleo ni a Cuba ni a nadie. Venezuela no puede regalar sus recursos -Si llegara al Palacio de Miraflores, ¿cómo serían las relaciones con esos países? -Más allá de que Irán sea nuestro socio en la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) no tenemos ninguna otra identificación con Irán. Con China vamos a tener una relación económica muy importante, aunque tenemos visiones distintas del modelo político. China está orientada a ser la primera potencia del mundo. Podemos ser un gran exportador de alimentos para China. Debemos fortalecer nuestra relación con países donde hay democracia. ¿Y con Cuba? -No está planteado romper relaciones con La Habana ni dejarle de vender petróleo. Vamos a sincerar nuestra relación con la isla. Yo me la juego por los venezolanos y con los venezolanos. Con Cuba tenemos una visión distinta del modelo político. Los cubanos buscarán ellos mismos su cambio político. ¿Qué significa sincerar? -No tenemos por qué regalar nuestro petróleo a nadie. Venezuela tiene muchos problemas para estar regalando nuestros recursos. ¿Qué sabe del endeudamiento? -Hay un endeudamiento que nadie conoce, no sabemos con lo que nos vamos a encontrar. ¿Y el control de cambio? -No lo podemos quitar al día siguiente de asumir la presidencia. Primero tenemos que generar confianza y estabilizar nuestra economía. Ponerla a producir para ir desmontando aquellos controles que al final lo que generan es corrupción, distorsiones a la economía, no contribuyen al crecimiento y desarrollo del país, ni favorecen al más pobre. ¿Cuál es su plan para combatir la inseguridad y la violencia en un país que registra más de 150.000 asesinatos en los últimos trece años? -Primero la prevención: la educación, cultura, deporte, recuperación de espacios públicos y deportivos, la iluminación de las calles. También el desarme. Este Gobierno no sale a buscar las armas ilegales, que rondan los quince millones. Vamos a impulsar las inversiones y las empresas para crear empleo. ¿Y la situación de la Policía? -Es la segunda parte del plan. Necesitamos unos 100.000 policías nuevos. Somos el país de América Latina que menos invierte en la Policía y el que peor paga. Incluye la depuración de los cuerpos. ¿Qué puede decir sobre la Justicia? -Hay que sacar la política del Poder Judicial y este tiene que comprometerse con que la administración de la Justicia funcione. Hay que darle autonomía y recursos, y estabilidad a los jueces. ¿Qué ha hecho el presidente Chávez para resolver el problema de la delincuencia y la violencia? -A este Gobierno nunca le ha interesado que se resuelva el problema de la violencia. La anarquía y la indefensión de la ciudadanía permiten al Ejecutivo venezolano tener mayor control sobre la sociedad. ¿Pediría poderes especiales para impulsar algunas reformas? -No, creo en la separación y autonomía de los poderes. Eso le da equilibrio al ejercicio del poder ejecutivo, que es lo que no tenemos ahora en Venezuela.