Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 ESPAÑA DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2012 abc. es españa ABC CHISPAS El nuevo PP Por CURRI VALENZUELA uede que sea casualidad. O no. Los tres candidatos populares en las tres elecciones convocadas en Galicia, País Vasco y Cataluña Alberto Núñez Feijóo, Antonio Basagoiti y Alicia Sánchez Camacho son personas que han llegado a sus puestos en las respectivas presidencias regionales en la era de Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal y que poco o nada tienen que ver con los dirigentes gallegos, vascos y catalanes de la época de la presidencia nacional de José María Aznar. Jóvenes, pragmáticos, apegados al terreno a los que acaba de sumarse el nuevo presidente de la Comunidad de Madrid tras la dimisión de otra veterana, Esperanza Aguirre, Ignacio González, que aún tiene que ganarse la presidencia regional. Y todavía son varios más, y muy sonados, otros cambios que se avecinan. Como Aguirre, Juan Vicente Herrera, Ramón Luis Valcárcel y Pedro Sanz manifestaron a la dirección nacional del PP su intención de no presentarse como cabezas de cartel a las últimas elecciones autonómicas en Castilla y León, Murcia y La Rioja después de extensos mandatos. Como Aguirre, fueron convencidos para repetir por no agitar las aguas del partido en vísperas de la esperada victoria de Rajoy en las generales previstas para solo meses después. Como con Aguirre, en la sede de Génova se espera que en los próximos meses se produzcan las dimisiones controladas y escalonadas de los tres para dar paso a sucesores en sus respectivos gobiernos regionales que tengan tiempo de afianzarse antes de las siguientes convocatorias autonómicas. Si a ello se suman las dimisiones recientes de Francisco Camps en Valencia y Javier Arenas en Andalucía para ser sustituidos por Alberto Fabra y Juan Ignacio Zoido, el resultado es una renovación prácticamente total de los barones regionales populares. Un nuevo PP que se ha ido configurando al más puro estilo del gusto de su líder nacional. Sin estridencias. Sin titulares. Sin hacer ruido. P Antonio Basagoiti y Mariano Rajoy se hacen una fotografía con inmigrantes EFE Rajoy acusa al nacionalismo de ser enemigo de la recuperación El presidente dice que solo el PP garantiza la estabilidad y el futuro de España en Europa ITZIAR REYERO VITORIA El jefe del Ejecutivo y líder del PP, Mariano Rajoy, eligió ayer un mensaje rociado de sentido común para lanzar la precampaña electoral de los suyos en el País Vasco. La inestabilidad política es enemiga de la economía reseñó, en clara advertencia ante el do- ble órdago que se plantea desde Cataluña, con su amenaza de referéndum unilateral, y Euskadi, donde todas las encuestas vaticinan una mayoría amplia de los nacionalistas en el Parlamento que salga de las urnas el próximo 21 de octubre. En tiempo de zozobra y dificultad económica, aseguró, lo peor que puede hacer un dirigente responsable es romper la estabilidad política y sembrar de dudas el ya de por sí complicado escenario común, impidiendo a todos progresar y salir de la crisis Una actitud que, vino a decir, solo añade más problemas a los ciudadanos y causa un daño tremendo a la ima- gen exterior de un país que desde hace demasiado tiempo vive acuciado por la vorágine de los mercados y especuladores. Aunque no citó directamente sus nombres, la foto del encuentro entre Artur Mas (CiU) y Iñigo Urkullu (PNV) reunidos un día antes en Barcelona para refrendar sus planes soberanistas, planeó durante la intervención del líder del PP, que respaldó a su candidato a lendakari, Antonio Basagoiti, en un primer mitin en Álava, feudo clave para las aspiraciones de los suyos el 21 de octubre. El 21- O, una cita crucial Consciente de lo crucial de la cita electoral- probablemente la más importante que se haya celebrado nunca solemnizó- el presidente llamó a movilizar el voto constitucionalista, que cifró en más del 51 por ciento en el País Vasco, para plantar cara a un nacionalismo crecido en todos los sondeos por el retorno de Batasuna y enardecido por la ola independentista que llega de Cataluña. A esa mayoría de ciudadanos, que se sienten vascos y españoles pidió Rajoy el voto. Para un PP que, según dijo, es la única referencia con garantías de defensa del orden constitucional. La Constitución es el marco que ha unido y tiene que seguir uniendo durante muchos años a todos los españoles determinó a modo de aviso a quienes han iniciado el camino a ninguna parte Basagoiti llamó a fortalecer su opción para que sea el PP y no Batasuna el que condicione la política de un PNV al que todos ven favorito. ANTE EL DESAFÍO INDEPENDENTISTA CATALÁN Y VASCO Crítica a la indefinición del PSOE: No sabe dónde está I. R. VITORIA El Partido Popular se postula en el País Vasco como la única formación con dotes reales de pegamento entre españoles. Y lo hace en clara contraposición al PSE de Patxi López, al que ayer Mariano Rajoy acusó de haber defraudado las expectativas por el cambio generadas tras las autonómicas de 2009, cuando los socialistas alcanzaron por primera vez el Gobierno vasco gracias al apoyo desinteresado del PP de Anto- nio Basagoiti. Tres años y medio después, Rajoy defendió a los suyos como la garantía de permanencia en Europa y de estabilidad frente al nacionalismo, pero también frente a un PSOE que ya no sabe ni dónde está Fue su dardo contra la Ejecutiva Federal de Rubalcaba, a la que el PP ve desnortada en la deriva soberanista catalana y que por lo que se ve no consigue fijar una unánime posición sobre el modelo de Estado español.