Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2012 abc. es españa ESPAÑA 61 Viajes al extranjero El gasto del TC es mínimo comparado con la influencia que este Tribunal tiene en el exterior Despilfarro Con o sin crisis hay que comportarse con criterios de austeridad. El dinero público es sagrado porque es de todos los ciudadanos Luz verde a Bildu La concurrencia o no de un partido a las elecciones no es una decisión que se tome con arreglo a sentimientos Decisiones polémicas La crítica es obligada, necesaria, pero la que se hace con las vísceras cuando la resolución es fundada no es admisible Cataluña Hoy no cabe ningún pronunciamiento de secesión, de separación, de una parte del territorio español la descalificación, con el menosprecio institucional y, en ocasiones, con el insulto. La crítica con las vísceras de una resolución fundada no es admisible. ¿Cómo interpreta la escalada independentista de Cataluña? -Con arreglo a la Constitución no cabe ningún pronunciamiento de secesión o separación de ninguna parte del territorio español, por una sencilla razón: porque el sujeto constituyente es el pueblo español. Ahora bien, la Constitución se puede modificar. Ese es un proceso político en el que no debo inmiscuirme, pero sí digo que un pronunciamiento de secesión sería inconstitucional. Otra cosa son aspectos como la financiación de las comunidades autónomas, subyacente en el independentismo. Esta financiación viene recogida en dos preceptos de la Constitución y en la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas, que también se puede modificar. Parece, por lo que se trasluce de los medios de comunicación, que el modelo no es perfecto y que puede ser mejorable. ¿Un referéndum en Cataluña es constitucional? -El referéndum tiene que ser convocado por el Rey, propuesto por el Gobierno y autorizado por el Estado, y es consultivo y no vinculante. Luego están las consultas populares, que se admiten para las corporaciones locales y comunidades autónomas en la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local. ¿Sería posible una consulta popular? Sí, pero un referéndum para separarse, para la autodeterminación, sería inconstitucional. Dicho esto, no se pueden olvidar las señas de identidad de una comunidad como la catalana, que son tan antiguas, e incluso más, que las de cualquier otra parte del territorio nacional, y eso es algo que hay que respetar. Si esto se pudiera satisfacer, creo que se podría llegar a un consenso... Tenemos que volver en España a los consensos que nos habilitaron para recuperar las libertades, al que dio lugar a la Constitución, y este sería un buen momento. Desde el TC sólo puedo manifestar este deseo. ¿Quiere decir que sería conveniente revisar la Constitución e ir hacia otro modelo de Estado? -Dar una opinión al respecto sería inmiscuirme en un proceso político. Pero sería conveniente volver a los criterios de consenso que habilitaron la recuperación de libertades con la Constitución y volver a ese momento glorioso y muy olvidado en España. ¿Cree que en una situación de crisis como la actual los políticos deberían medir sus mensajes, no supeditarlos a criterios electoralistas? -Debería buscarse el consenso, y eso significaría tener prudencia cuando se hacen declaraciones políticas. Y no señalo a nadie, ni de un color ni de otro. ¿La sentencia del Estatuto ha podido dar alas a las reivindicaciones nacionalistas? -Eso es lo que se ha transmitido desde que se hizo pública. La sentencia tuvo un inicio desagradablemente torcido para este Tribunal. El primer año estuvo marcado por una serie de recusaciones, a mi juicio, absurdas, que no debieron prosperar. Eso entorpeció gravemente la actuación del TC. En segundo lugar, se tardó demasiado tiempo y nos enquistamos en determinadas posiciones. En tercer lugar, la sentencia respondía a una impugnación masiva de un Estatuto y eso hizo que fuera muy discutida. Fue una resolución fundamentalmente interpretativa: hay competencias compartidas que debe coordinar el Estado, pero ¿hasta dónde puede llegar el Es-