Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2012 abc. es cultura CULTURA 65 Jean Rochefort: Me retiro, es hora de descansar D. M. El artista de la película de Trueba es Jean Rochefort. A sus 82 años, y tras haber trabajado con Luis Buñuel, Claude Chabrol o Alain Cavalier, el actor asegura que lo deja: Empecé con una película en blanco y negro y también terminaré así. Creo que es el momento de descansar un poco. Después de la emoción de haber trabajado con el guión de Fernando Trueba... creo que me retiro, sí Recuerda que hace más de 50 años que no trabajaba con Claudia Cardinale, y que la ha encontrado más reflexiva El artista y la modelo es una película muy silenciosa, en la que el protagonista no tiene demasiado diálogo: Pertenezco a una generación de comediantes, puedo actuar sin hablar, puedo hacer los personajes de un cura y un enfermo mental uno detrás del otro, o al revés Con unos pantalones de color estridente, define a Trueba como elegante y asegura que el cine es un veneno para su existencia. ¿Por qué dejarlo? Porque ya empieza a ser una patología SUCESIÓN PICASSO, VEGAP THE ESTATE OF FRANCIS BACON, VEGAP CENTRO POMPIDOU Caos y desorden. El siglo XX reivindica la imperfección en el retrato. Picasso deconstruye aquí el rostro de Olga Khokhlova Autorretratos. A raíz del mito de Narciso, muchos artistas se convierten en sus propios modelos. Como Bacon, que se deforma así Los misterios del alma. Modigliani captó la psicología de Odette Hayden (la modelo posa triste y melancólica) en este bello retrato, de 1918 El arte del siglo XX da la cara La Fundación Mapfre reflexiona sobre el retrato en una muestra que reúne 80 obras del Pompidou NATIVIDAD PULIDO MADRID lla sin la más mínima verosimilitud, como un cliché mal engatillado, y lo de la foto final en clave castrista sólo es un chiste malo. Lástima, porque Laurent Cantet siempre es el favorito al gran premio allá donde lleva una película. trapunto cómico a la solemnidad de los protagonistas. Me gusta hacer reír a la gente, pero no me gusta decir frases que no son para reír... con la intención de ser graciosa dice muy seria. En la suite de Cardinale Un piso más arriba, en una suite con vistas a la ría, encontramos a una musa del cine. La mujer del artista es Claudia Cardinale, que aún recuerda con soltura cómo dijo no a las proposiciones deshonestas de Marlon Brando. Desde Sandra en 1965, no trabajaba en blanco y negro. A mí me gusta mucho, de siempre, es más romántico asegura la actriz, de 74 años, que alaba la dirección de Trueba: Es un maestro, aunque estaba presente en el plató no nos hacía exigencias Tras la charla con ABC, la Cardinale sale al balcón con sus Vogue mentolados. ¡Fue Visconti el que me obligó a fumar! dice con una sonora carcajada. Gertrude Stein, tras ver el retrato que le había hecho Picasso, le recriminó que no se parecía en nada. El malagueño le espetó cruelmente: Ya se parecerá El Papa Inocencio X exclamó al admirar el espléndido retrato que le hizo Velázquez (posiblemente, el mejor retrato de la Historia del Arte) ¡Troppo vero! Cierto: es demasiado real. No solo le había retratado a él, también su alma. Que se lo digan a Dorian Gray, que de eso sabía bastante. El retrato es uno de los géneros artísticos más prolíficos y uno de los preferidos por el público. Desde el Renacimiento hasta hoy sigue fascinando. Una fascinación que radica en la mirada. Más bien en el juego de miradas que ofrece: el pintor, el modelo, el espectador... Cómo somos, cómo nos ven. Ver y ser vistos, en suma. Mientras en el Festival de San Sebastián Fernando Trueba presentaba ayer su personalísima visión del artista y la modelo, en la Fundación Mapfre contemplábamos el fruto de otras muchas relaciones entre pintores y modelos. Matisse retrata como odalisca a Henriette Darricarrère. Posó para él en Niza entre 1920 y 1927. Giacometti retrata a Caroline, una joven a la que conoció en un bar de Montparnasse y que le obsesionó hasta el punto de hacerle posar cada noche durante cinco años. Picasso retrata a las muchas mujeres de su vida: Olga Khokhlova, Dora Maar... to de mujer de Picasso; El hombre Ochenta de estos retratos, que cuen- de Tours de Juan Gris) Pero también tan otras tantas fascinantes historias esa desconstrucción se aprecia en la entre artistas y sus musas, se dan cita escultura. Brancusi aísla el rostro del en la Fundación Mapfre. Tienen pedi- resto del cuerpo (bellísima, su Musa grí: todos proceden de las colecciones dormida Gargallo moldea en brondel Centro Pompidou de París. Hay re- ce la máscara de Picasso, mientras Miró, tratos psicológicos, esos que nos des- cual Frankenstein moderno, da vida a velan los misterios del alma. Movimien- un personaje con distintos fragmentos como el fauvismo y el expresionis- tos: unas barras, un aro y un grifo. Y mo se interesaron por es que el siglo XX ya no reivindiexplorarlos. Y así, los arca la perfección en el retratistas dejan de apostar to, sino la imperfección Préstamos por hermosas modecomo condición inheEntre los retratos los para retratar a los rente del ser humano. expuestos hay obras ángeles caídos: perAsí lo entienden Pisonajes marginales casso, Giacometti, de Picasso, Matisse, en toda su negruSaura, Dubuffet, De Bacon, Miró, ra. Ante nosotros Chirico, Magritte... Modigliani, Saura, desfilan la prostituEste, en su obra La Gris, Brancusi, ta tuberculosa pinviolación que cuelga Giacometti, tada por Chabaud; en la muestra, va más Balthus... Odette Hayden (Dédie) allá y convierte el cuerpo que posa con tristeza y mede la modelo en su rostro. lancolía para Modigliani- -su Como dice Pablo Jiménez, diprincipal musa y modelo era, en cam- rector general del Instituto de Cultubio, Jeanne Hébuterne- o el cansado ra de la Fundación Mapfre, el retray abatido botones al que deforma Sou- to es el género más antimoderno, un tine en un célebre retrato. género antisistema. Nos enseña que En muchas ocasiones son los pro- no todos somos iguales Para Jean pios artistas sus modelos favoritos. Clair, tal vez el siglo XX haya sido al Todo comenzó con el mito Narciso, que fin y al cabo el siglo del retrato. Con se mira con deseo reflejado en el espe- las religiones europeas en estado agójo. El pintor se enfrenta cara a cara con- nico, los grandes relatos históricos sigo mismo. El yo- -decía Beckmann- -terminados, las utopías sociales en es el mayor secreto del mundo Tra- estado calamitoso, solo quedan el ser taron de desentrañar dicho secreto humano y su rostro, indescifrable ya, artistas como Goya, Rembrandt o Van incomprensible... Gogh. En la exposición hallamos autorretratos de Matisse, Van Dongen, Vla Retratos. Obras maestras. minck, Foujita o Francis Bacon, cuyos Centro Pompidou retratos, advierte el comisario de la Fundación Mapfre. Paseo de muestra, Jean- Michel Bouhours, siemRecoletos, 23. Hasta el 6 de enero. pre tienen un olor a muerte www. exposicionesmapfrearte. com Con la llegada del cubismo, el retrato se deconstruye (un espléndido Bus-