Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN AD LIBITUM PUEBLA MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2012 abc. es opinion ABC MANUEL MARTÍN FERRAND ¿FEDERALISMO? Lo urgente, a la vista de los acontecimiento, es cambiar la Constitución para que resulte más precisa y exigente que la que está en vigor LFREDO Pérez Rubalcaba, náufrago insumergible, es inagotable en lo que respecta a planteamientos tan solemnes como disparatados. Ahora, mientras su partido se fracciona en media España y Carme Chacón, silente y cauta, adquiere protagonismo de futuro, el todavía secretario general del PSOE, como para defenderse- ¿de quién? -ha desenvainado la espada del federalismo y anda dándole mandobles federales a cuanto le sale al paso. Con respecto a Cataluña, ante la desafección de los socialistas del lugar, ha dicho Rubalcaba que sería conveniente avanzar hacia un Estado federal y luego, si el modelo federal no encaja habrá que modificar la Constitución Cierto es que el PSOE siempre ha tenido, o ha dicho tener, una clara vocación federal; pero, en lo que se nos alcanza, en lo que afecta a su organización interna y disciplinar. Ahora amplía el concepto y busca, o dice buscar, una España federal; pero, a cala y a cata, para alcanzar el éxito lampedusiano. Lo urgente, a la vista de los acontecimientos, es cambiar la Constitución para que resulte más precisa y exigente que la que está en vigor. Cuando, ni en Baleares- -donde gobierna el PP- -se garantiza la enseñanza en castellano y, en Cataluña, el máximo representante del Estado español, el presidente de la Generalitat, se manifiesta independentista no es cosa de formular deseos platónicos, sino de volver- -si es que alguna vez estuvimos en él- -a un planteamiento racional y unívoco del Estado y de sus porciones. Eso de federalizarse un poquito para ver qué pasa parece insolvente. Por otra parte, el federalismo asimétrico tan querido por las gentes de CiU es un imposible metafísico. El federalismo, que ha servido históricamente para conformar grandes Estados, no parece apto para deshacerlos; pero, en ningún caso, cabe en él la asimetría puesto que es el paradigma de lo simétrico. Sería bueno en ese desorganizado debate nacional que Mariano Rajoy emitiera opinión. Después de que Artur Mas le visitara en La Moncloa, el Gobierno no dijo ni mu y, en su lugar, le respondió al president la militante de un partido que solo es el tercero, tras CiU y PSC, en el Parlament Cuidar las formas es el principio del buen funcionamiento democrático y, en ese entendimiento, aunque los asuntos perentorios que afectan a la Nación sean de naturaleza económica, no se debe dejar pudrir una cuestión que es esencial a la propia definición territorial del Estado. Unos por acción y otros por omisión son muchos quienes maniobran desde la deslealtad constitucional. Por si todo ello fuera poco de cara al prestigio internacional de España, sin el que no hay financiación posible que nos redima, para hoy se anuncia una jornada de desórdenes de malos jugadores, de los que le dan un puntapié a la mesa cuando pierden. A CAL Y ARENA JOSÉ IGNACIO CUBERO PROTESTAS EN EDUCACIÓN Los planes de estudio se han diseñado desde hace décadas para eliminar todo pensamiento crítico E L curso se presenta caliente. Ya lo estaba el pasado, que entró en ebullición nada más llegar el PP al poder y anunciara recortes ¡cómo, recortar en educación, eso es lo último... Pura hipocresía. Sin educación, en efecto, no se va a ningún sitio, pero la que hace falta es la buena, en todos los sentidos de la palabra buena Pocos países han tenido en tan poca cosa a la educación como el nuestro, sobre todo en los últimos 30 años. El edificio necesario no se diseñó bien ni se calculó el coste. Mal ejemplo para formar universitarios. Muestra del fracaso de la educación es la actitud de quienes deberían ser puros ejemplos de diálogo, alumnos y profesores universitarios a la cabeza, que se olvidan del viejo adagio: No enciendas fuego si no lo puedes apagar sobre todo el fuego que arrasa el árbol del conocimiento. Más parecen transmisores de ideas políticas que de la famosa, quizá ya apagada, antorcha de la ciencia. Mal ejemplo para todos los que aspiran a pasar por las aulas universitarias el de impedir el acto académico de comienzo de curso como sucedió este año en Madrid. Es la antiuniversidad. Vaya una reivindicación de la educación, si se empieza por no tenerla... Vaya con la universidad como escuela de diálogo y tolerancia... Recuerdo un chiste de Puebla en un ABC de este mismo año: señalando a una barricada de sacos terreros con un montón de adoquines y cócteles molotov, un indignado macarra dice las claves de mi oposición En días ya muy lejanos, creo que aún estábamos en la oprobiosa, los alumnos de la Normal de Madrid tiraron por la ventana todos los muebles que pudieron: qué buenos maestros llegarían a ser... El alma del discípulo es como tierra que ha de nutrir a la semilla: debe ser cultivada primero por el hábito escribió Aristóteles. Pero para qué citarlo si hay estudiantes que creen que fue un gran matemático medieval... ¿Por qué tanta insistencia en la educación por los que protestan? El PSOE, durante su etapa de gobierno, no parece que la tuviera en mucha consideración: hubo ministros y altos cargos y jerarcas que no tenían estudios universitarios, y no pocos ni de bachiller. Más de uno y de dos pisaron la escuela para apuntarse acto seguido al tremendo fracaso escolar que padecemos, un record, todo un índice de calidad. La Universidad de Sevilla declaró lícito copiar en los exámenes, y hace unos meses, como protesta contra el gobierno, se cerró durante dos semanas... Qué diferencia con la denostada universidad americana que, cuando por causas naturales (tremendas nevadas o inundaciones) ha de cerrar, da las clases por TV sin perder un solo día... Y ahora me vienen hablando de la importancia de la educación... Claro que la tiene, pero no la que manifiestan. No hay nada superior en valor, no hay nada como una sociedad bien formada. Quizá por eso los planes de estudio desde hace décadas parecen haber estado diseñados para todo lo contrario: para eliminar todo pensamiento crítico con objeto de crear siseñores sumisos a las consignas. Y a todo esto, ¿cuál es el plan alternativo? Pero se me acaba el espacio. Quede para otro día.