Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 16 DE AGOSTO DE 2012 abc. es españa ESPAÑA 35 veinte minutos en el agua, se hunde, por eso tienen que protegerla explica un miembro de la Udyco. Hace cinco años, sin pestañear, el hermano mayor de los Vélez ya dio la orden de arrojar por la borda 3.800 kilos de droga frente a las costas gallegas cuando el Petrel estaba a punto de alcanzar el yate de los traficantes. El alijo de ayer supone el mayor golpe del año al tráfico de cocaína, pero además cierra una semana de éxitos policiales en la lucha contra los narcos, como destacó el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, que viajó al Muelle de Poniente en Cádiz acompañado por un grupo de periodistas para explicar los detalles de la operación y felicitar a los responsables policiales. Cosidó calificó la Espartana iniciada hace ocho meses, como un trabajo intenso y exitoso y resaltó las dificultades y el riesgo que supuso el abordaje, complicado por las condiciones climatológicas y el gran trasiego de buques. La industria del crimen En una semana se han apresado más de cinco toneladas de cocaína al cartel de Sinaloa (Chapo Guzmán) a una organización venezolana que se sigue investigando y a la alianza de gallegos y colombianos, ahora desmantelada, que lleva impreso el sello del crimen organizado y la corrupción. El comisario jefe de la Udyco Central, Eloy Quirós, explicó que ninguno de los 21 búlgaros detenidos en el barco cuenta con antecedentes en España, aunque se están comprobando en su país de origen. Quirós subrayó la importancia de los Vélez Garzón en los envíos de cocaína con destino a España, mientras que Cosidó insistió en que el objetivo es impedir que nuestro país se convierta en plataforma de entrada a Europa para las redes de traficantes La droga, dijo, sigue siendo la principal industria del crimen organizado. La investigación ha sido realizada por agentes del Greco Galicia y de la Brigada Central de Estupefacientes, junto con la Udyco de Galicia. Agentes de la Udyco se disponen a pesar los 108 fardos en el puerto de Cádiz EFE Papá Vélez y sus hermanos Dos de los colombianos trabajaron en los 90 para el narco Sito Miñanco; su hermano mayor controlaba seis clanes gallegos C. MORCILLO CÁDIZ J orge Isaac Vélez Garzón, colombiano de Cali, cuna en su día de renombrados narcos, era un cartel de la droga en sí mismo hasta que cayó en 2006. Era el auténtico jefe al que rendían pleitesía los jefes de seis históricos clanes gallegos y al que otros grandes señores de la droga trataban de tú a tú. Su buena estrella se apagó el mismo día en que ETA voló la T- 4 y su gente tuvo que arrojar al mar casi cuatro toneladas de cocaína frente a Galicia. Él y su organización fueron condenados hace dos años a más de 200 años de prisión. Se acabó así con un hombre que trabajó a las órdenes directas del histórico Sito Miñanco y reclutó en sus filas a transportistas de primera de Los Charlines y Los Caneos La primera vez que se le detuvo en España fue en 1991 por un alijo de 2.000 kilos gestionado por Miñanco. Unos años después cayó su hermano Eduardo Vélez Garzón con más de 100 kilos en una transacción de cocaína en pleno centro de Madrid. El Papá o el Jefe como llaman algunos a Jorge, se convirtió tras su salida de prisión en una cuestión de honor para la Brigada Central de Drogas. Escurridizo como un gato y con miles de contactos, sus hermanos han seguido su estela. El golpe de Espartana deja fuera del negocio y heridos de muerte a esos otros dos miembros de la familia: Eduardo y Diego Vélez, que habían logrado recomponer la franquicia de droga y amasar de nuevo toneladas de dinero. No se sabe, según fuentes policiales, si han logrado colar más cocaína en estos últimos años, aunque no parece probable, pero habían apostado muchísimo en el cargamento intervenido ayer. Los investigadores apuestan a que fiaron su capital y su experiencia a las buenas artes del sargento detenido. Ahora los tres VG están entre rejas. LAS PALMAS Ayuda humanitaria para África, etiqueta de la droga C. M. CÁDIZ Secuestro y presunto robo de una aeronave Esa fue la alerta que dio Venezuela, vía Interpol, cuando el sábado se detectó que un reactor privado había salido sin autorización y sin luces de balizamiento en la pista del aeropuerto de Valencia, en el centro del país. El aparato partió con tres tripulantes a bordo y en teoría se dirigía a Brasil. EFE Fue interceptado en el aeropuerto de Gran Canaria donde la Policía lo registró con orden judicial. Los tripulantes explicaron que transportaban ayuda humanitaria para una ONG, en teoría, en África. Durante la inspección se descubrió que la verdadera carga eran 1.588 kilos de cocaína de gran pureza, camuflados en embalajes con los emblemas de una ONG internacional. En Venezuela hay 28 detenidos.