Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 7.8.2012 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.285 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. LIBRO DE VIAJES VISTO Y NO VISTO POR IGNACIO RUIZ QUINTANO GARZÓN on el Curiosity posándose en Marte y Chavela, la resucitada de Manolo Arroyo, poniendo el pie en el otro mundo, viene Garzón con la serpiente del verano: -Soy el último exiliado del franquismo. La banalización del exilio que hace Garzón es más graciosa que la banalización del nazismo que hacen los progres con Mou, apagando el incendio tuitero que el pizpiretismo de Ana Pastor, la Eva Longoria de los pobres, había provocado con su destitución. -Me dejé la juventud luchando contra la dictadura- -viene a decir el hijo predilecto de Torres, Jaén, aprovechándose de esa memoria de pez que es el secreto de la cultura progre. Como los zan- ryû Nippon hei (aunque él va de Dreyfus, Garzón sólo sería un epígono hispano de Teruo Nakamura) el último exiliado del franquismo cuenta cosas que los hombres corrientes no podemos creer. Cuenta que la gente por la calle se ofrece a escoltarle, pero ya suponemos que lo que quiere esa gente es divertirse con sus cuentos de viejo luchador antifascista. Cristina Losada, que sí estuvo en esa pelea, se tomó la molestia de buscar y concluyó que el pedigrí antifranquista de Garzón es un triste folio en blanco -Estuvo en unos seminarios que no eran de los que organizaba el PCE para captar gente... La única acción heroica que se le conoce ya corresponde al 23 F. La ha contado él mismo. En su primer juzgado, Valverde del Camino, se armó de unos prismáticos para observar el cuartel de la Guardia Civil del pueblo. Ah, y guardó unos papeles. Y proponía que le inventaran un historial: una novia de la ORT, un concierto de Raimon, un ejemplar de Ruedo Ibérico, una ficha policial... Lo malo es que toda su claque cojea del mismo pie sobrevenido Que ahí está Almodóvar. C Vista de la Costa Esmeralda; debajo, el Aga Khan y La Begum, en 1947 ABC Esmeralda, la perla turquesa El Aga Khan la descubrió. Bella y lujosa, hoy solo permanece igual el agua transparente ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA S i no hubiera sido por el príncipe Aga Khan, Cerdeña sería hoy una isla casi olvidada hasta para los italianos. Pero el líder espiritual de los ismaelitas musulmanes la descubrió hace medio siglo cuando realizaba un crucero con su gigantesco yate por el Mediterráneo. Quedó fulgurado por sus aguas turquesas y sus costas salvajes. El Aga Khan comenzó a comprar terrenos en el nordeste de Cerdeña y transformó una tierra que los agricultores consideraban para pastos, sin valor, en Costa Esmeralda. Una inversión multimillonaria tirada por la ventana, pensaron muchos, pues en la zona no había carreteras, ni agua, ni energía eléctrica, el vecino aeropuerto de Olbia estaba cerrado, y la Región quería construir en esa zona una refinería en el golfo. Después, ladrillo a ladrillo, aparecieron, en lugar de majadas y pastos, espléndidas villas, el yacht club y el campo de golf del Pevero. Cinco mil hectáreas de terreno salvaje y deshabitado de la Gallura se transformaron en una de las zonas más exclusivas del mundo. La jet set europea descubrió de pronto una perla en medio del Mediterráneo. La Costa Esmeralda tenía un doble encanto: la belleza de sus paisajes, con una naturaleza incontaminada, y una vida social de lujo. Se daban cita, entre otros Datos útiles Qué comer: Il Pescatore, en Porto Cervo, para quien ama la cocina a base de pescado. Il Grill, cocina mediterránea con especialidades locales, y El Pomodoro, cocina italiana y pizza, en Porto Cervo. Para ver: Desde Porto Cervo hacia el sur se encuentran las playas que, desde el Golfo del Pevero llegan a Cala di Volpe y Punta Capriccioli. Dónde alojarse Hotel Balocco, en Porto Cervo. El Cervo Hotel personajes famosos, Aristóteles Onassis con Jacqueline Kennedy, Margarita de Inglaterra con Lord Snowdon, el príncipe Ranieri con Grace Kelly, Brigitte Bardot y Gunther Sachs, Simone de Beauvoir. En aquellas años pasaban todos los famosos por Costa Esmeral- da. En la piazzetta de Porto Cervo, sentados en una mesa del bar, podías encontrarte a Simone de Beauvoir o Audrey Hepburn. Recuerdo la visita de Carlo y Diana, recién esposados, junto al presidente de la República Francesco Cossiga. Eran tiempos en que a Cerdeña venía todo el mundo recuerda Marta Marzotto, una de las reinas de la dolce vita de la isla. Eran otros tiempos. En estos años, Costa Esmeralda ha cambiado de piel. Audrey Hepburn y el Príncipe Carlos, heredero del trono de Inglaterra, han pasado el testigo a futbolistas y velinas, jóvenes que alcanzan popularidad gracias a la televisión. Los paparazzi a falta de estrellas de la jet set, van a caza de las velinas que Silvio Berlusconi invita a sus festines de bunga bunga en su Villa Certosa. Incluso el lujoso club Billionaire de Flavio Briatore (a mil euros la botella de champán) tampoco es lo que era. Lo frecuentaban los más grandes artistas internacionales y nacionales. En agosto del pasado año un grupo de rusos se marchó sin pagar una cuenta de 86.000 euros tras beberse 92 botellas de champán Cristal. Briatore lo vende. Hoy, además de ruso, en Costa Esmeralda se habla árabe. El emir de Qatar, Hamad bin Khalifa al- Thani, ha comprado al magnate americano Tom Barrack el control del paraíso sardo por unos 500 millones de euros. Entre las propiedades adquiridas hay 4 hoteles de lujo (Cala di Volpe, Pitrizza, Romazzino y Cervo) la Marina de Porto Cervo, sede del Yacht Club Costa Esmeralda, y el Pevero Golf Club. En Costa Esmeralda solo permanece igual el agua del mar, transparente y turquesa, como en los 60. Afortunadamente.