Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 DEPORTES Londres 2012 MARTES, 7 DE AGOSTO DE 2012 abc. es deportes ABC Atletismo Marta Domínguez se quita la cinta rosa en Londres En su despedida olímpica, la palentina acaba duodécima, lejos de la rusa Zaripova, oro en 3.000 obstáculos J. GÓMEZ PEÑA ENVIADO ESPECIAL A LONDRES Una canasta de baloncesto sirve de test psicológico. Marta Domínguez era la niña avispada e inquieta que nunca abandonaba la cancha sin meter una última canasta. Si fallaba, recogía el rebote, cuadraba la figura, marcaba los tiempos y alehop Así hasta que entraba. Sólo después salía pitando para casa. Esas cosas no cambian. Aunque ayer, en la final de 3.000 metros obstáculos, había tiradoras diez o quince años más jóvenes y más certeras que ella, la palentina no quería despedirse de los Juegos sin lanzar a canasta. Salió con su cinta rosa. Rubia champán. Y cogió la cuerda. Pegada al borde la pista. Nunca le ha gustado correr ni un metro más. Por dentro, en su interior, sabía que el camino a las medallas estaba ya fuera de su punto de mira. Pero tiró. La final de 3.000 obstáculos iba demasiado rápida para ella. Zaripova, rusa larga, marcó el ritmo. Poderoso, de zancada. Se llevó a las kenianas y las etíopes. Marta claudicó lejos aún del final. Es dura de roer, pero el tiempo, el cronómetro, no conoce a nadie. Cruel: dio por cerrado su ciclo olímpico. En Atlanta 1996, cuando debutó, era una niña. En Sidney 2000 cayó víctima de un virus. Una lesión la frenó en Atenas 2004. Y una caída a 200 metros del final en Pekín 2008. Estoy gafada en los Juegos, pero creo en los finales felices. Esto no ha terminado dijo entonces. A eso vino a Londres. A poner el final. Y terminó en el puesto doce, con 9.36.45, a una larga recta de las mejores, de la rusa Zaripova (9.06.72) que mandó, templó y remató a la tunecina Ghribi y la etiope Assefa. Marta recorrió sus últimos metros olímpicos, entró, se santiguó, miró al cielo, algo le agradeció y se quitó la cinta. El gesto del final. La cinta rosa que ha abanderado al atletismo español estaba empapada con el último sudor de su dueña. Queda su huella. Subió rauda las escaleras hacia el vestuario y mientras Zaripova daba la vuelta de honor, ella le giraba la espalda al estadio. Adiós a la mejor atleta española. Ahora que en estos Juegos a la selección la sostienen las mujeres, cobra más valor la figura de Marta Domínguez. Tiene 36 años. Viene de cuando las mujeres no hacían deporte en España. Ella y Arantxa Sánchez Vicario abrieron una puerta. La tenista lo hizo sobre la tierra molida de Roland Garros. Marta Domínguez, al abrigo de la chopera que va desde la Dársena de Palencia hasta Villamuriel de NURIA FERNÁNDEZ SE METE EN LA SEMIFINAL Los miedos del 1.500 J. G. P. LONDRES Las corrientes de aire enfrían el pasillo que une la pista de atletismo con los vestuarios. Por ahí desfilan la alegría de los vencedores y la pena de los otros. A Natalia Rodríguez, eliminada ayer en las series de 1.500 metros, le cuesta recorrer ese túnel. Tiene un par de lágrimas colgando de los párpados. Ha sido un año muy complicado. Las lesiones no me han dejado competir desde septiembre de 2011 Londres era la salida de ese pozo. Y ha resultado un portazo. La atleta tarraconense balbuceaba. Soy humana Tiene una marca de prestigio: 3.59.51. Pero ayer ni se arrimó: 4.16.18. Me ha podido el miedo Miedo tenía también Nuria Fernández, que sí se clasificó (4.13.72) Apareció a toda pastilla en el pasillo. Piel de gallina por las corrientes y por la emoción. Su miedo era otro, era táctil. Se señaló el gemelo de su pierna zurda. Hace 18 días, en la rampa final hacia los Juegos, se rompió. Temió perder el billete olímpico. Ayer salió a la pista con ese miedo clavado en su gemelo: ¿Aguantará? Cogió la calle uno. La defendió hasta la última vuelta. Iba primera. No me lo creía Su cabeza corría más que sus piernas. Por el pasillo, Isabel Macías. Eliminada. Decepcionada Hundida. Llegaba en el mejor momento y, de pronto me he sentido vacía. No hay excusas Tenía miedo a correr tan temprano. La atleta palentina Marta Domínguez, tras su carrera de 3.000 obstáculos