Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 7 DE AGOSTO DE 2012 abc. es internacional INTERNACIONAL 41 La deserción del primer ministro sirio acelera la decadencia del régimen Era uno de los últimos suníes que colaboraba con Bashar al Assad Mueren tres de los rehenes iraníes en un ataque del Ejército DANIEL IRIARTE CORRESPONSAL EN ESTAMBUL El régimen sirio declina en una inexorable desintegración, en una espantada de los últimos sostenes del régimen. La última deserción ha sido la del primer ministro, Riyad Hiyab, que ayer huyó a Jordania para unirse a la revolución junto con otros dos altos cargos del Gobierno. Hiyab, uno de los últimos suníes que aún colaboraba con Al Assad, había sido nombrado por el propio presidente, Bashar Al Assad, hace apenas dos meses, pero no ha dudado en calificar al régimen de terrorista Anuncio hoy mi deserción del régimen terrorista y asesino, y anuncio que me he unido a las filas de la revolución por la libertad y la dignidad afirmó ayer en un comunicado leído por un portavoz en la cadena de televisión qatarí Al Yasira. Anuncio que desde hoy soy un soldado en esta bendita revolución subrayó. Riyad Hiyab (izquierda) en la jura de su cargo como primer ministro ante Al Assad el 23 de junio REUTERS RIYAD HIYAB EX PREMIER SIRIO En el límite de la lealtad baasista Perfil D. IRIARTE En Jordania La principal preocupación de Hiyab era la posibilidad de que el régimen tomase represalias contra miembros de su familia. Pero Jaled Al Hibus, un comandante del Ejército Sirio Libre, aseguró que los insurgentes le ayudaron a abandonar el país junto a varios miembros de su familia: Lo hicimos entre las 5: 30 y las 7: 30 de esta mañana. Aseguramos su entrada en Jordania. Fue el Ejército jordano el que luego se hizo cargo de él señaló Al Hibus. Tras lo que insistió en que pronto habrá más deserciones de alto nivel. El Consejo Nacional Sirio (CNS) la principal agrupación opositora, aseguró que otros dos ministros y tres generales más huyeron con Hiyab, aunque tal información todavía no ha podido ser verificada. Esta deserción significa que el régimen se deshace. Es el principio del fin declaró Abdel Baset Saida, líder del CNS. No es el único indicador del profundo descontento existente en la administración. Ayer, un grupo de diplomáticos sirios anunció la creación de una plataforma disidente que pide una transferencia del poder a un organismo que represente al pueblo sirio Los Diplomáticos Sirios por un Estado Civil y Democrático son, por ahora, apenas media docena, pero han he- Riyad Hiyab ha declarado que la despiadada represión de las protestas ha sido uno de los motivos de su ruptura con el régimen. Es posible que le desagradase especialmente la brutalidad de las fuerzas de seguridad en su región natal, Deir Az Zor, uno de los epicen- tros de la insurrección. Durante toda su carrera, Hiyab fue un leal servidor del régimen, primero como dirigente local de la Unión Nacional de Estudiantes Sirios y posteriormente como mandatario del partido Baaz. Fue recompensado con el cargo de gobernador en varias provincias periféricas, y posteriormente, con el de Ministerio de Agricultura y Reforma Agraria. Como musulmán suní, su nombramiento como primer ministro, el pasado 23 de junio había sido interpretado como un intento de demostrar la pluralidad- -y por tanto, la legitimidad- -de un aparato gubernamental copado por los alauíes. La ficción no ha durado demasiado: los altos cargos suníes, como Hiyab, el ex embajador en Irak Nauaf Al Fares o el general Tlass (que desertaron el mes pasado) abandonan el barco a gran velocidad. Los medios estatales se apresuraron ayer a afirmar que Hiyab había sido depuesto del cargo horas antes de su huida para dar paso a su sucesor, el hasta ahora ministro de Administración Local, Omar Galauanyi. Un motivo bastante endeble para la deserción, que suena a un intento de pretender que todo sigue bajo control, aunque la hemorragia en el seno del régimen sea ya imparable. cho un llamamiento al resto del cuerpo de funcionarios en el exterior a que se una a ellos. Reiteramos que somos parte del Estado sirio y no del régimen. Creemos que la solución basada solo en la seguridad adoptada por el régimen para lidiar con lo que es básicamente una crisis legal, civil y política, ha llevado al país a un negro abismo asegura el grupo en un comunicado. Los lidera Hosam Hafez, antiguo cónsul de Siria en la capital de Armenia, que desertó hace apenas diez días. Según Hafez, el gobierno sirio ha ordenado el regreso de un gran número de diplomáticos para evitar que deserten. Normalmente tenemos entre 350 y 400 diplomáticos en el extranjero. Ahora sospecho que tenemos mu- cho menos de la mitad de dicho número en el exterior señaló. Algunos detalles de la huida de Hiyab revelan la tremenda dificultad de la operación, debido al elevado número de personas evacuadas hasta Jordania: los consortes e hijos de los siete hermanos y dos hermanas del ex primer ministro, un total de diez familias al completo. Según Hafez, las brutales represalias contra quienes Venganzas Muchas más autoridades desertarían si no temiesen que el régimen se vengue con sus familiares desertan ha tenido un efecto disuasorio sobre muchos altos cargos y funcionarios que estarían dispuestos a cambiar de bando. Mataron a la mayor parte de la familia de Hussein Harmush, el primer oficial que desertó. Docenas de personas han sido asesinadas afirmó. Otros antiguos miembros del Ejército, ahora integrantes de la insurgencia, han descrito el dilema al que se enfrentan: si escapan solos, condenan a muerte a su familia, pero si antes tratan de poner a salvo a sus parientes corren el riesgo de ser descubiertos. A pesar de ello, el goteo es constante. Somos dos grupos: los que han