Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 ECONOMÍA LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 abc. es economia ABC Llegada del gobernador Linde de Castro POR JUAN VELARDE FUERTES S abíamos cosas que mostraban que Linde de Castro era un excelente economista; que además escribía muy bien y era muy culto. Todos consultábamos sus críticas de libros en la revista editada por la Fundación de Caja Madrid. Pero ahora, a partir del 17 de julio de 2012, ha empezado a mostrar que puede convertirse en un excelente gobernador del Banco de España en un momento, además, en el cual el sistema crediticio español, como consecuencia de la evolución de la crisis económica que nos sacude, va a ser capaz de hacer reformas positivas muy a fondo. Lo ha demostrado en su primera intervención en el Congreso de los Diputados, donde destacó su crítica que se coordina con lo que muchos excelentes economistas habían pasado a criticar respecto a la acción del Banco de España. Lisa y llanamente declaró que éste, como mecanismo supervisor actuó de modo insuficiente e inadecuado a lo largo de los últimos años. Ese era un papel de esta institución crediticia desde que, en 1999, había dejado definitivamente de ser el Banco emisor, traspasando esa función al Banco Central Europeo. El sistema financiero español- ¿recordamos la crítica a la situación creada por las cajas de ahorros publicada en 1995 en Información Comercial Española por Jaime Terceiro, cuando en Caja Madrid comenzaba el reinado de Blesa? necesitaba ya entonces actuar con la decisión necesaria para restructurar lo que, si no se hacía, amenazaba una ruina considerable, como después hemos visto. En ese sentido hay que destacar que en su comparecencia parlamentaria, Linde de Castro advirtió que la existencia de las entidades financieras no tiene por qué estar garantizada, y que alguna o algunas, pueden desaparecer. En ese sentido hay que relacionar las críticas de Linde de Castro a esas fusiones frías iniciales de cajas de ahorros, colocándonos de espaldas a la posibilidad de que en España nos topásemos, como ha sucedido, con una doble recesión Naturalmente, todo esto último se deberá a algo que denunciaba acertadamente: la euforia que el desarrollo del sector inmobiliario experimentó en España. En frase del gobernador del Banco de España, o no se vio, o no se quiso ver el que esta nueva febre d or como la que hundió la banca catalana- forzosamente produciría, como la que lleva este nombre, la ruina a multitud de organizaciones crediticias. Todo eso le lleva a sostener que la actitud del Banco de España no tuvo éxito en la supervisión macroprudencial Pero las cosas marchan así, y por consiguiente existen entidades financieras sin pulso suficiente No se trata de reconocer la aparición de una súbita crisis financiera con el pánico con- siguiente y la creación, derivada, de una especie de cataclismo sistémico. Pero sí señaló que las entidades financieras sin pulso suficiente dejan de tener un futuro seguro, sólido. Tendrán que afrontar algún tipo de proceso de liquidación ordenada, sin crisis espectaculares, pero con consecuencias importantes en cuanto a su supervisión. Se ha hablado mucho de la aparición de esto con la frase de Luis de Guindos cuando afirmó que en absoluto se va a liquidar ninguna entidad financiera española Efectivamente, una liquidación radical de una entidad financiera puede originar una catástrofe, como muestra la historia económica. Pero otra cosa es que, a través de liquidaciones ordenadas se observe una desaparición de alguna entidad, o sea, en el fondo, la puesta en marcha de una liquidación suave de entidades de crédito inviables. Cualquier otra cosa puede originar, con toda probabilidad, un efecto rebaño algo a lo que recientemente se refirió Malo de Molina, que podría causar daños notables al conjunto de la economía española. El banco malo surgirá forzosamente y se desprende de las declaraciones de Linde de Castro. Se pretende que la carga derivada de su existencia no sea especialmente intolerable para los contribuyentes. Sabemos, gracias a los cálculos del profesor Álvaro Cuervo, lo que costó esa puesta en or- Discurso en el Congreso Advirtió de que alguna o algunas entidades financieras pueden desaparecer den, a través de esos mecanismos, entonces ligados al Banco de España, en la crisis bancaria de los años 70 y 80 del pasado siglo. El final de todo tiene que ser lo que se mostró como final de este proceso: que pronto la banca desarrollará su actividad con solvencia y viabilidad Y nada de comenzar a creer que desde fuera nos van a solucionar todos los problemas. El gobernador del Banco de España fue muy claro: el BCE no tiene entre sus planes absorber deuda de los países de esa orla europea que comienza en Irlanda y concluye en Grecia de lo que se precise de modo inmediato o en las próximas semanas. Esto no tiene nada que ver con que haya aparecido en nuestra crisis económica un punto de inflexión, debido en buena parte a las mejoras logradas en nuestra competitividad. Se ha logrado esto, por un lado, por las medidas referentes al mercado laboral; por otro, porque la actividad empresarial exportadora se muestra con claridad en las exportaciones, al par que la inflación no constituye ningún problema inmediato para los españoles. En el conjunto de toda esta exposición, que solo glosó parcialmente, se observa, por un lado, una especie de muestra de los disparates que se habían ido acumulando en el periodo 2004- 2011. Por otro, una asunción, en adelante, por el Banco de España de medidas para que sea más fácil levantar lo que para algunos, parece muerto. Quizá la síntesis de su intervención sean estas palabras de Linde de Castro referente a su herencia: Sin querer dar ninguna lección a nadie, podemos concluir que se actuó con poca decisión o de modo insuficiente o inadecuado