Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 abc. es economia ECONOMÍA 73 Temor en Italia a convertirse en súbditos de la UE Los alemanes, y no solo Angela Merkel, quieren que Italia sea intervenida junto a España La frase es del presidente francés, François Hollande, y la pronunció ante Mario Monti el pasado martes. El primer ministro italiano teme la mano dura de Alemania y ha puesto en alerta a los partidos políticos italianos. Monti desearía evitar a toda costa esa intervención, pero teme que si no se da una licencia bancaria al fondo de rescate Italia tendrá que pedir ayuda y ser intervenida, porque su situación económica en insostenible. El país sufre la mayor presión fiscal de Europa, con el 55 y la tercera deuda del mundo (casi dos billones de euros) lo que se traduce en que más de 8 millones de italianos (sobre un total de casi 60) viven al borde de la indigencia. El Corriere della Sera afirmaba ayer en un editorial que el euro se está convirtiendo en un arma muy insidiosa en manos de los países más fuertes contra los más débiles... transformándolos en estados vasallos El Tesoro tiene que captar 100.000 millones en solo cuatro meses Los vencimientos de deuda que le quedan a Italia triplican a los de nuestro país T. S. V MADRID El Tesoro Público tendrá que captar unos 100.000 millones de euros de los mercados en lo que queda de año para financiar los vencimientos pendientes y el déficit público. Los vencimientos de la segunda parte del ejercicio ascienden a 63.000 millones de euros, a los que hay que sumar al menos la mitad del déficit público previsto para este año (6,3 lo que supone más de 30.000 millones, y los 4.000 millones que se ha comprometido a aportar al fondo de liquidez autonómico. De esta forma, el Tesoro tiene por delante la difícil tarea de captar unos 100.000 millones de euros en cuatro meses en un momento de máxima tensión en los mercados, aunque parece que el organismo no tiene intención de modificar su calendario de emisiones. Los vencimientos del Tesoro español hasta final de año suponen tan solo un tercio de los del Tesoro italiano, que superan los 183.000 millones de euros. De hecho, en agosto tiene unos vencimientos de 30.400 millones. La falta de confianza de los mercados, el desplome de la recaudación y el necesario rescate de algunas comunidades con problemas de liquidez las intervenciones del Banco Central Europeo (BCE) Esta decisión ha permitido al Tesoro cubrir el 72,2 de las emisiones de deuda a medio y largo plazo previstas y mantener una estrategia más prudente después de que se desvaneciera el efecto de las subastas del BCE. Tras el recrudecimiento de las tensiones por las dudas que genera la economía española y su capacidad de hacer frente a la crisis de deuda sin ayuda, el Tesoro decidió refugiarse en el corto plazo para evitar pagar rentabilidades muy elevadas durante largos periodos de tiempo. La prima, en 542 puntos Íñigo Fernández de Mesa EFE pueden dificultar el trabajo al Tesoro, que se está viendo obligado a ofrecer rentabilidades muy elevadas para captar dinero en los mercados. De hecho, la rentabilidad de las letras a 3 meses, el interés del papel a más corto plazo que emite el organismo, se ha multiplicado por ocho en lo que va de año. En la primera emisión de estas letras de 2012 (21 de febrero) el Tesoro pagó una rentabilidad media del 0,3 mientras que en la última que ha hecho (24 de julio) el interés ha escalado al 2,4 A principios de año, el Tesoro optó por sacar al mercado papel a más largo plazo para aprovechar las condiciones de mercado, mejores gracias a El último vencimiento, el que tendrá lugar en el mes de octubre, será el más difícil para el organismo dirigido por Íñigo Fernández de Mesa, ya que la cantidad ascenderá a 26.351 millones (6.085 millones en letras y 20.266 millones en bonos y obligaciones) En el resto de los meses que restan los vencimientos serán considerablemente inferiores y más fáciles para el Tesoro, ya que apenas superarán los 7.000 millones de euros, informa Ep. En cualquier caso, el organismo tendrá que hacer frente a una situación muy tensa en los mercados, con la prima de riesgo que no ha parado de marcar máximos la pasada semana y que el viernes se volvió a situar por debajo de los 600 puntos básicos (542, por los 462 de la italiana) tras las palabras un día antes del presidente del BCE, Mario Draghi.