Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 INTERNACIONAL LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 abc. es internacional ABC En el momento del ataque Solo había unas cincuenta personas de una congregación compuesta por más de quinientas Un hombre blanco De apariencia joven, comenzó a disparar contra el sacerdote sij, que estaba en el exterior del templo que podría tener unos treinta años. De momento no se ofrecieron datos sobre el tipo de arma o armas que llevaba, ni si se trataba de alguien de la propia comunidad sij o la agresión obedecía a un acto de odio racial. Testigos de la comunidad sij que estaban presentes en el momento del ataque, el pistolero, un hombre blanco de apariencia joven, comenzó a disparar contra un sacerdote sij que se encontraba en el exterior del templo al que comenzaban a llegar los fieles. El presidente del templo, Satwant Kaleka, fue herido en el tiroteo, en el que de veinte a treinta personas habrían sufrido heridas de bala, según el diario local, el Milwaukee Journal Sentinel Policías rodean el templo sij de Milwaukee en el que tuvo lugar el tiroteo AFP Un pistolero dispara contra los fieles de un templo sij en EE. UU. Mueren al menos siete personas durante el ataque, entre ellas el autor de los disparos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON Ha sido el odio Sin duda se trata de un ataque provocado por el odio, no puede ser un ataque de alguien de nuestra comunidad afirmó al mismo diario Ven Boba Ri, miembro del comité del dirección del templo. No obstante, la investigación está aún muy abierta y nada de cierto se sabe sobre los motivos del tiroteo. El nuevo atentado tuvo lugar apenas dos semanas después de que el 20 de julio James Holmes, un joven de 24 años, disparara usando tres armas contra las personas que seguían dentro de un cine de Aurora, en Colorado, el estreno de la última película de Batman. En la acción murieron doce personas y otras 58 resultaron heridas. Tampoco se sabe nada hasta ahora de los motivos del asesino de Colorado. Al menos siete personas murieron ayer en otra masacre en Estados Unidos, esta vez en un templo sij del área de Milwaukee, en Wisconsin, dos semanas después del ataque a un cine de Denver, en el que fallecieron doce personas. El autor de la agresión, cuya identidad y motivación se desconocían al cierre de esta edición, resultó muerto también en un enfrentamiento con un agente de policía, en un tiroteo ocurrido en el aparcamiento. El agente recibió múltiples disparos y tuvo que ser llevado al hospital, así como otra veintena de heridos, tres de ellos en estado crítico. Los hechos ocurrieron hacia las 10.20 de la mañana, hora local, en un templo sij de Oak Creek, una población de 35.000 habitantes al sur de Milwaukee. Aunque la congregación se compone de unas quinientas personas, en el momento de los disparos solamente había alrededor de unos cincuenta fieles en el interior del templo, pues el servicio religioso no comenzaba hasta las 11.30. Entre los pre- sentes había familias con niños pequeños. A consecuencia de los disparos, cuatro personas murieron dentro del edificio, mientras que otras dos fueron abatidas en el exterior, donde también fue alcanzado el propio atacante, enfrentado con la Policía. En el cierre de esta edición el relato de los hechos aún era confuso. Primeras informaciones de testigos llegaron a hablar de varios agresores, si bien luego las autoridades determinaron que únicamente se había tratado de un atacante, aunque al haber abierto fuego desde varias po- siciones pudo haber dado al principio la impresión de formar parte de un comando con más integrantes. No hubo rehenes Primeros avisos alertaron sobre una posible situación de toma de rehenes, por lo que la Policía envió diversas unidades especializadas en la liberación de rehenes, aunque su intervención no fue finalmente necesaria. Algunos testigos aseguraron que la persona responsable de los disparos era alguien que no llegaba a los 20 años de edad, aunque otros testimonios señalaban EN LA FRONTERA CON GAZA Un ataque en el Sinaí mata a trece soldados egipcios PAULA ROSAS CORRESPONSAL EN EL CAIRO Al menos 13 soldados egipcios murieron anoche en un ataque contra un puesto de control cerca de la frontera con Gaza, en el norte de la península del Sinaí. Los militares fueron asaltados por hombres armados que vestían ropajes beduinos, según aseguraron fuentes médicas y de seguridad. Al cierre de esta edición, el ataque no había sido reivindicado, pero la televisión egipcia aseguró que se trataba de un grupo yihadista, que hizo coincidir el ataque con el iftar la ruptura del ayuno en ramadán, para tratar de coger a los soldados desprevenidos. Al parecer los atacantes dispararon a los militares con rifles automáticos y ametralladoras montadas en vehículos. El ataque dejó también al menos una decena de heridos. Mientras, un coche bomba también estalló en una zona fronteriza con el Sinaí sin causar víctimas, incidente, del que se desconoce si guarda relación con el tiroteo, según aseguraron fuentes de seguridad a la agencia Efe. Son ya varios los incidentes violentos que se han registrado en el último año en la península del Sinaí, especialmente en el norte, dando la sensación de que el territorio, poblado por tribus beduinas marginadas durante décadas, escapan del control de la Policía. Militantes islamistas han saboteado en más de diez ocasiones los gaseoductos que recorren la península, y varios turistas han sido secuestrados en el último año, todos fueron liberados.