Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 abc. es internacional INTERNACIONAL 67 Imagen de un vídeo distribuido por Al Arabiya que muestra a los iraníes secuestrados por los rebeldes sirios EFE La crisis de los rehenes amenaza con involucrar a Irán en la guerra siria El Gobierno iraní asegura que solo son peregrinos que se dirigían a un templo en Damasco, pero los rebeldes sirios afirman que son milicianos DANIEL IRIARTE CORRESPONSAL EN ESTAMBUL El secuestro de 48 iraníes a manos de la insurgencia siria amenaza con graves implicaciones diplomáticas y estratégicas para Teherán. El régimen chií de Irán es el principal aliado de la Siria de Bashar al Assad, y si la crisis se deteriora podría involucrar a Teherán en una guerra, impulsada en buena parte por la insurgencia suní y que de día en día se convierte en un enfrentamiento entre comunidades. El ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, ha solicitado la ayuda de Turquía y Qatar para tratar de lograr la liberación de los viajeros, que, según Irán, son peregrinos capturados en Damasco cuando iban al aeropuerto. En la capital siria se encuentra el templo de Saida Zeinab, un lugar de peregrinación chií que antes de la guerra era visitado por unos 700.000 iraníes al año. Pero el Ejército Sirio Libre no cree que en estos días de guerra haya inocentes peregrinos. Ayer, los insurgentes difundieron un vídeo en el que aseguran que los iraníes secuestrados son milicianos en misión de reconocimiento en Damasco Tras los interrogatorios, se ha descubierto que algunos eran Guardianes de la Revolución asegura un portavoz de la Brigada Al Baraa en el vídeo, en el que pueden verse de fondo a los rehenes. Más iraníes serán secuestrados si Teherán continúa apoyando al régimen de Bashar Al Assad exclama el portavoz. Este grupo se suma a otros 32 ciudadanos iraníes (peregrinos, camioneros e ingenieros civiles) secuestrados desde diciembre en diferentes incidentes. Veintisiete de ellos han sido ya liberados, a menudo con la mediación de Turquía. Por ello, no es de extrañar que Irán haya pedido la mediación del ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, así como la del qatarí Hamad Bin Yasin Bin Yabir Al Tani, ambos representantes de dos países a los que el régimen sirio acusa de financiar y armar a los rebeldes. En anteriores ocasiones, sin embargo, algunos secuestros de ciudadanos iraníes se han complicado. A veces, los secuestrados han sido mostrados en vídeos en los que los acusados relatan su participación en la represión de la revuelta. Pero las evidentes muestras de maltrato de los rehenes (a veces, golpeados por los rebeldes delante de la propia cámara) le restan credibilidad a estas confesiones En los últimos meses, ABC ha entrevistado a no menos de una decena de desertores que aseguran haber visto a milicianos iraníes disparando contra las manifestaciones de la oposición. Según los testigos entrevistados, esos combatientes lucen una frondosa barba totalmente contraria al reglamento militar tienen la cabeza afeitada y no hablan árabe. El periodista Robert Fisk asegura que podrían ser soldados de élite de origen kurdo, cuyo idioma pertenece al tronco iranio, pero no necesariamente extran- ASISTENCIA A LOS REFUGIADOS EE. UU. intenta evitar que la salida de Assad cree otro Irak EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON Evitar una implosión de Siria como la sufrida por Irak tras la caída de Sadam Husein en 2003 es el objetivo de los planes que está elaborando Estados Unidos para cuando el presidente Bashar Al Assad sea apartado del po- der. Esos planes, de acuerdo con la política mantenida por la Casa Blanca, no contemplan ninguna intervención armada, sino la asistencia de refugiados en los límites fronterizos sirios, así como el asesoramiento de los grupos rebeldes para que su venganza sea mínima, respetando gran parte de la estructura del Ejército, Policía y Ad- ministración. Así lo indicó ayer The New York Times citando fuentes del Departamento de Estado norteamericano y del Pentágono, que desconocen si la caída de Al Assad será cuestión de semanas o de meses. La experiencia de Irak mostró que al derrocamiento de Husein le siguió el desmantelamiento de casi todos los niveles de poder, lo que provocó un gran vacío de autoridad y donde se asentó una persistente insurgencia que atrajo a Al Qaida. No queremos que disuelvan todas las instituciones