Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ESPAÑA Operación contra Al Qaida LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 abc. es españa ABC Un vídeo muestra al turco probando un avión teledirigido para atentar Tras hacer caer una bolsa desde el aparato, se ve cómo Yalcin se congratula del resultado del ensayo J. P. C. M. N. C. MADRID Un vídeo hallado en poder de los tres terroristas islamistas detenidos el pasado miércoles muestra cómo Cengiz Yalcin, de origen turco, hace volar por radio- control un avión de dos metros desde el que, en un determinado momento, cae una bolsa. A continuación, según fuentes antiterroristas, se congratula del éxito de la prueba. Este vídeo, unido a otros indicios como los que prueban los vínculos con organizaciones de carácter o finalidad terrorista es el elemento que ha permitido al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ordenar el ingreso en prisión de los dos miembros chechenos de la célula, a los que imputa los delitos de integración en banda arma- da y tenencia de explosivos y de los que asegura que podrían huir si quedan en libertad. Yalcin está en la cárcel desde el viernes. El auto sostiene que los detenidos preparaban algún tipo de acción terrorista De crucial importancia para apuntalar la investigación ha sido la colaboración internacional (Francia, Gibraltar, Rusia y EE. UU) fuente de datos tan relevantes como la verdadera identidad del checheno Ahmad Avar, jefe de la célula. Hasta ayer mismo ocultó voluntariamente su verdadero nombre, que ha sido aportado por Rusia: Ahmad Avar es en realidad Eldar Magomedov, a quien desde 2010 se relaciona con organizaciones terroristas de carácter internacional Un testigo protegido cuyo testimonio ha sido facilitado por el departamen- to de justicia de los Estados Unidos ha identificado a Alvar también como Muslim Dost, a quien se atribuye la participación en actividades de carácter terrorista a partir del año 2010 en Waziristán, Paquistán y Afganistán El juez resalta también por su relevancia el cruce de datos efectuado con Francia sobre los móviles de los detenidos, los teléfonos anotados y hallados en poder de uno de ellos y las líneas utilizadas por otros individuos investigados y que se relacionan con organizaciones terroristas. Ruz no se cree las declaraciones prestadas ayer por los dos terroristas caucásicos. En primer lugar, porque no han ofrecido una explicación lógica o racional sobre sus viajes por Europa; su estancia de unos meses Prisión incondicional El juez envía a la carcel a los dos islamistas de origen caucásico por integración en organización terrorista junto a los objetivos fijados en Francia; su llegada a España, donde permanecen sin actividad alguna salvo los cursos de parapente patrocinados por Yalcin en el chalé de La Línea (Cádiz) y su posterior regreso a Francia, hacia donde presumiblemente se dirigían cuando fueron detenidos en Almuradiel (Ciudad Real) En segundo lugar, porque se contradicen entre sí respecto del pago del alquiler de la vivienda en la que residían así como sobre la relación que mantenían con Yalcin, que sufragó sus gastos de viaje y estancia en España Sus testimonios tampoco coinciden con el prestado ayer por la mañana, como testigo, por el instructor de parapente, al que el turco pidió que hiciera fotos aéreas de un centro comercial en Gibraltar. La pólvora pirotécnica hallada en casa de Yalcin, de grave potencialidad lesiva permite, por la relación que unía a los tres miembros de la célula, acusar a los caucásicos de tenencia de explosivos, único delito que por el momento se ha podido atribuir al turco. En el auto de prisión de este último, Ruz justifica la medida en que utilizaba documentación de su hermano para cruzar a diario a Gibraltar (donde trabaja) y regresar a España porque tiene prohibida su entrada en el espacio Schengen Entrada del chalé de La Línea de la Concepción (Cádiz) donde fue hallado el explosivo Más de dos años después, la Policía ha acabado en el mismo lugar contra otra célula lista para actuar, que había elegido un chalé para montar su laboratorio de experimentos. En el mismo barrio el año pasado, la Guardia Civil arrestó a Abdellatif Aoulad, un islamista que se ganaba la vida como vidente, y que quería envenenar depósitos de agua de camping y complejos turísticos. El bielorruso Misha llegó al Campo de Gibraltar después de quedar en libertad (en 2005 fue detenido por pertenecer a un grupo terrorista dedicado a captar y entrenar a mártires para inmolarse en Iraq) Empezó a ser vigilado en una zona, que se ha convertido en punto de especial interés ABC La zona gaditana es un punto caliente donde los radicales tratan de captar a jóvenes desencantados Campo de Gibraltar, campo de entrenamiento P. D. A. MÁLAGA Cuando el agente introdujo el nombre en la base de datos policial no podía creer lo que estaba leyendo. El cadáver que se enfriaba en la morgue cosi- do a puñaladas pertenecía a un peligroso yihadista controlado por sus compañeros. Andrei Misha, un bielorruso experto en armas químicas, había encontrado la muerte de una forma barriobajera en una calle de La Línea de la Concepción (Cádiz) policial para las Brigadas de Información por muchos aspectos, pero especialmente como base para combatir el radicalismo islámico. Su presencia en el Campo de Gibraltar revela el protagonismo de este lugar como punto caliente donde los radicales tratan de captar a jóvenes desarraigados y desencantados con occidente. Una circunstancia que se suma a su proximidad con los países del Magreb y el ser puerta de entrada de la inmigración ilegal y el tráfico de drogas, dos actividades que han sido utilizadas como vías de financiación. Un ejemplo: el coste de una mezquita de Algeciras fue sufragado por un narco detenido por la Guardia Civil. Su coste, 700.000 euros.