Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CÓRDOBA Un verano en crisis Las piscinas LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 cordoba. abc. es ABC Las piscinas ven crecer su número de usuarios y ofrecen nuevas ofertas para aumentar la llegada de bañistas Arena verde, olas suaves, sal dulce L. M. CÓRDOBA I NCLUSO cambian los tópicos del verano, los de la familia que se lleva la casa a cuestas como si fuera una tortuga y se marcha a cambiar de aires a la playa dejando, los más desaprensivos, al pobre perro donde no deben y al abuelo en la residencia. Ahora, los apartamentos en Benalmádena, Fuengirola y Torrox muchas veces se quedan vacíos y sus dueños se multiplican poniendo carteles en las farolas y a veces no consiguen ni una semana seguida con los mismos arrendatarios. Es un hecho: la economía ya no da para irse a la ribera del mar, pero a falta de la balsámica brisa atlántica o mediterránea, y si se trata de que el agua refresque un poco la severidad de las temperaturas cordobesas, buena es una piscina, que en muchos casos da tanto el pego como la orilla del mar y tiene más puntos en común de los que parece. Desde la Fuensanta hasta el Sector Sur, muchos son los barrios de la ciudad que tienen estas playas singulares sin medusas ni vientos aguafiestas, y que además están apenas a un paseo andando sin necesidad de coger el coche. Todos ellos han visto en este agosto cómo a sus habituales se suman muchos vecinos que antes preferían tostarse en la playa y alquilar apartamento a pocos metros del mar. Con árboles frondosos en lugar de sombrillas de tela o cañizo, tampoco puede ser la elección muy mala. es la opción favorita para muchas familias. Lo singular del caso, como apuntan los cientos de usuarios de la piscina que alivia el calor desértico entre el Vial Norte y la avenida de las Ollerías, es que esta opción es sólo de hace unos pocos años. Hasta entonces, quien quisiera disfrutar más de un día en la pisicina del colegio El Carmen tenía tan agradable como el aire acondicioque recurrir a un bono para todo el ve- nado de la casa, y encima sin los inrano. En total, 120 euros para los me- convenientes para la salud. No es de ses estivales, pero con una salvedad: extrañar que los usuarios hicieran piña era personalizado y sólo podía hace algunos años para que se utilizarlo su titular. Todaimpidiera su cierre al púvía se ofrece este proceblico. Las colas en dimiento de acceso, No sólo en esos aslas taquillas aunque hay muchos pectos se nota. Ahora, evidencian que el que prefieren moverlos parroquianos de baño de agua se con los pequeños. la piscina de Ollerías Quienes se acerpueden disfrutarla aclorada gana can al recinto, entre terreno a la del mar, durante más tiempo, ellos muchas familias porque no cierra a las ahora más difícil que pasan allí toda una siete de la tarde. por la crisis jornada, no saben ni a lo Antes, ésta era la hora mejor quieren saber de los en la que llegaban los nisignos que indican que ahora ños que asistían a los cursos el veraneo no es cosa de arena y olas, de natación que se imparten en la sino de césped y cloro. piscina. Este año se ha hecho de otra Los chiquillos corren junto al bor- forma porque también la demanda es dillo, se lanzan como si debajo de ellos menor, y así los incondicionales de este hubiera un acantilado con decenas de recinto pueden pasar más tiempo apumetros de caída libre, mientras los pa- rando unas tardes que con los más pedres extienden las tertulias y comprue- queños dentro de un piso pueden haban que la sombra es una reparación cerse muy largas. La nueva vida de las piscinas Las clásicas La del colegio Virgen del Carmen es una de las más veteranas de la ciudad y quien sea capaz de ver más allá de las cifras y de los comentarios podrá ver cómo desde hace un tiempo es una opción que hace la competencia a Los Boliches ahora que hay muchos que no se pueden dar tan entrañable lujo. El recinto, todo un clásico para quienes prefieren acudir a nadar sin necesidad de mudarse, se llena en estos días de familias que pasan una tarde agradable lejos de la canícula y sobre todo sin gastar demasiado. Su precio es asequible: un bono para 15 visitas a la piscina cuesta 80 euros, con lo que sale a poco más de 5 euros por cada estancia. No es personalizado, con lo que lo puede usar cualquier persona que lo lleve encima, así que Un socorrista observa el baño en la piscina del barrio de la Fuensanta MIGUEL ÁNGEL