Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 6 DE AGOSTO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 15 VIC LA CERA QUE ARDE RAFAEL GONZÁLEZ EL ALCALDE La chaqueta se le ha quedado un poco grande, quizá por la tristeza que transmite, quizá porque esté a dieta, la que le impone el poder L alcalde está triste ¿Qué tendrá el alcalde? El alcalde comparece para dar cuenta de su gestión y aparece apagado, con una voz que casi no le sale del cuerpo y con una corbata que no lleva. A mí me gustan los alcaldes sin corbata, me gusta Nieto sin corbata porque así lo conocí y porque así lo sigo viendo. No sé si es una estudiada estrategia de fotogenia, pero si es así, hoy los cursos de imagen de Génova se han suspendido porque el tono del alcade dice más que la ausencia de corbata. Se sabe el discurso casi de memoria y no utiliza apenas guión. De hecho, algunos de su equipo dicen que precisamente el problema es ése, que no hay guión, pero no voy a señalar porque no soy un acusica. La chaqueta se le ha quedado un poco grande, porque ha perdido kilos, quizá por la tristeza que transmite, quizá por el peso del cargo, quizá porque esté a dieta, la dieta que impone el poder, esa que te arrebata momentos que jamás volverán, amigos desengañados y trozos de alma que se van vendiendo por el camino. O sea, la chaqueta es una metáfora, una metáfora de la soledad y de la ciudad, que siempre se queda grande, porque Córdoba tiene la facultad tremenda que se le atribuye a la envidia: que come pero no engorda. Córdoba devora a sus hijos y su futuro, como se zampa alcaldes y piedras históricas. Es la ciudad que no progresa porque echa en un saco de légamo los buenos propósitos, las grandes ideas, las ganas de trabajar, las sanas intenciones. La Córdoba sabia es sabia en moverse en círculos grises para no llegar a ninguna parte, en fomentar a los vendedores de humo, acoger a los revolucionarios pastiche, inventarse a sí misma para seguir siendo la nada. Y yo veo al alcalde triste y congelado, como los impuestos que promete no subir en una cantinela que da la sensación ni él mismo se cree. Dice el alcalde que ha sido un año duro, que ha sido un año de trabajo sucio en la tramoya de la ruina y el esperpento, y no seré yo quien se lo niegue, como no se puede negar que él adquirió el compromiso libremente, con un ímpetu y unas fuerzas y unas ganas que ahora, en medio de la tristeza, parecen haberse esfumado, que solo salen a la luz cuando le pisan el callo del palacio de congresos. Se vuelve grande también con su Agrópolis y su Metrotren, pero nosotros nos quedamos pequeños como siempre que nos proponen, nos prometen o nos cambian el paso de los programas electorales, que ha sido toda la vida. El alcalde sin corbata no tenía brillo el pasado viernes, ni tan siquiera cuando volvió a hablar del desempleo y el empleo, que de momento, siguen siendo la misma cosa. Quiere atraer inversores a la Córdoba caníbal el alcalde y ojalá lo consiga, pero no con esa tristeza, con esa distancia tan evidente del que se alzó en el sillón de Capitulares votado por la esperanza y ahora habla con pena penita pena de un panorama que sus propios jefes se han empeñado en estropear más. E ciudadano que apoye al Gobierno y plante cara a los nacionalistas... No sé si es necesario un movimiento social y ciudadano para lograr este objetivo, lo que sí veo vital es la necesidad de una sociedad viva: con ideas y coraje capaz de poner en su sitio a los políticos. Y en su sitio es, entre otras cosas, evitar que manejen e intervengan en asuntos que competen a la propia sociedad civil. Necesitamos menos y mejores políticos y, sobre todo, necesitamos una sociedad más madura, que no delegue aquello que le compete resolver sin la intervención del aparato público: una sociedad con más poder y un aparato público con menos poder. En Occidente, en los últimos ochenta años, la participación del aparato público en el gasto ha sido continuamente creciente desde el 7 por ciento a comienzo del siglo XX, a niveles del 50 promedio en la actualidad en el caso de la Unión Europea. Independientemente de que sea consecuencia del capitalismo o del socialismo, lo verdaderamente lamentable es creer que el bienestar se obtiene gastando dinero a través del aparato público- -que ya sabemos cómo lo gasta- dinero que se obtiene a partir del esfuerzo de la sociedad civil. Estos planteamientos llevan a un creciente déficit público, con frecuencia insoportable. O la ciudadanía cobra protagonismo o las soluciones a la crisis, reales y con garantía de cierta estabilidad, las veo bastante difíciles. JESÚS C. RODRÍGUEZ MURCIA Encierros y movilizaciones Es absurdo que la clase política de izquierdas que años atrás haya tragado todo con los gobiernos socialistas, quiera cambiar ahora las reformas adoptadas por el actual gobierno, pués no lo va a conseguir, ya que a medio plazo nos daremos cuenta del porqué se han hecho con el esfuerzo de todos. El Partido Socialista e Izquierda Unida no hacen nada más que enredar a la sociedad con sus movilizaciones absurdas y encierros; pues bien, que lo sigan haciendo y que no las paralicen para irse de vacaciones en el mes de agosto, cosa que no lo van hacer y ahí se le van a ver el plumero; lo primero es disfrutar particularmente y cuando vengan, como estarán aburridos, seguirán con los encierros y movilizaciones. RAFAEL RIVERA ALAMEDA CÓRDOBA Los otros ERE de la Junta de Andalucía Acuciada por la crisis, como todo el mundo, la Junta de Andalucía va a comenzar a realizar ERE en sus empresas públicas, y ha empezado por la Fundación Doñana, que se encarga de la gestión del parque nacional y de, en teoría, promover el incentivo empre- sarial de la zona. Este primer ERE público no es fraudulento, como todos los que investiga la juez Alaya, pero por su discriminación y favoritismo respecto a quién se va y quién se queda, viene a ser lo mismo. ¡Vamos, para resumir, que se van todos los técnicos y se quedan todos los políticos, expolíticos, y sus familiares! ¡Los despedidos, el 60 de la plantilla, son todos, absolutamente todos, técnicos especialistas en las diversas labores de la fundación, ni un sólo puesto ocupado por un político o afines se ha visto afectado! Para colmo, la presidencia de la fundación la ostenta la exconsejera de Medio Ambiente Cinta Castillo que, como diputada que es, no puede estar al frente de ninguna empresa pública, según la ley de incompatibilidades. Se ignora si la Junta continuará con este peculiar sistema de despidos en todas sus empresas publicas que, como se sabe, son la tira, pero de momento ha dejado claro ante la opinión pública su gran apuesta por mantener los puestos de trabajo y el estado del bienestar ¡No piensa despedir a nadie, que sea un político, por supuesto! CARLOS LUIS RUIZ ALCAIDE CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.