Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 ABC VERANO del SÁBADO, 4 DE AGOSTO DE 2012 abc. es estilo ABC Pasión desbordada con José Tomás y Morante ANDRÉS AMORÓS HUELVA A COLOMBINAS PLAZA DE LA MERCED Viernes, 3 de agosto de 2012. Segunda corrida de feria. Entrada de no hay billetes. Toros de varias ganaderías, y de juego desigual. JOSÉ TOMÁS, de rioja y oro. En el primero, pinchazo y estocada (oreja) En el tercero, bajonazo (dos orejas) En el quinto, estocada (ovación y saludos) Sale a hombros. MORANTE DE LA PUEBLA, de vainilla y oro. En el segundo, pinchazo, estocada y dos descabellos (división) En el cuarto, estocada (oreja) En el sexto, dos pinchazos y estocada (ovación de despedida) penas se abre la puerta (con nueve minutos de retraso) y pisan la arena del coso onubense de la Merced los dos diestros, José Tomás y Morante de la Puebla, el entusiasmo colectivo se desborda: el público aclama a sus ídolos, suenan palmas por bulerías. (Me contaba Marcial Lalanda que, el día que reapareció en Madrid Juan Belmonte, la locura popular fue tal que, en la vuelta al ruedo inicial, le arrojaban hasta niños de pecho... Esta tarde no existe ese problema: en los tendidos, atestados, no queda hueco ni para un bebé) Si el surrealista Magritte hubiera pintado esta escena, podría haber añadido debajo (como hizo con una botella) un rótulo: Esto no es una corrida de toros En efecto, no es una corrida al uso, una más, sino un acontecimiento: algo que nadie quiere perderse, porque va a pasar a la historia; sobre todo, para poder contar que uno formaba parte del grupo de los elegidos que estuvo allí... Se anuncia la corrida como un mano a mano Eso suele implicar una idea de rivalidad, de pique entre dos toreros. No es el caso. Tanto José Tomás como Morante siguen su propio camino, muy definido, sin preocuparse de lo que hagan los demás. Prueba: en toda la tarde no ha habido competencia en quites en ningún toro. ¡Lástima que se lidien seis toros de distintas ganaderías, atribuidos ya de antemano a cada uno de los diestros! Eso quiere decir, hablando claro, que van a torear los toros que ellos mismos han elegido: José Tomás, reses de Victoriano del Río, Jandilla y El Pilar; Morante, de Núñez del Cuvillo, Juan Pedro Domecq y Zalduendo. Así, se ha El mejor espectáculo Lo lógico sería que José Tomás compartiera cartel con otros grandes toreros en las plazas importantes Sin sorteo El diestro de Galapagar (o sus mentores) eligieron mejor los toros que Morante eliminado un elemento tan esencial como es el sorteo. Por muchas justificaciones retóricas que se intenten dar, no es de recibo. Obviamente, la expectación ha aumentado porque esta es la segunda de las únicas Juli tres actuaciones de José Tovs Talavante más, en su minitempoEl mano a mano de rada europea ¿Por qué hoy entre El Juli y solo tres? Nadie lo sabe. queros (una sola Su apoderado declaró: Talavante será narrado vara, como toda la Podían haber sido meen directo desde la 19,30 tarde) Quita José nos Una verdad como en ABC Punto Radio a Tomás por tafalleun templo. ¿Por qué en través del canal ras y delantales: cae Huelva, una Plaza de setaurino abc. es el toro, también nogunda, como Badajoz? Seble y flojo, con querengún su apoderado, en Huelcia a tablas. En el centro, va se siente muy a gusto por su le llama de lejos: corre bien la calor, su color, su luz... Lástima que no le suceda lo mismo con la luz de Se- mano, por la derecha, liga los muletazos. Vuelve a levantar clamores con los villa, Madrid o Bilbao... Ese clima de pasión se mantiene toda naturales, muy lentos, templados. Lo la tarde. Está bien. Al cronista le toca deja descansar y el toro, justo de fuermantener la calma, anotar datos con- za y casta, se raja a tablas, pero no ha cretos (el consejo de Stendhal, para las planteado problemas. Se adorna con grandes ocasiones) Muy pálido y del- muletazos de frente y manoletinas. La gado, muy concentrado, José Tomás espada cae muy baja pero al público ese transmite una sensación de fragilidad. detalle no le importa: dos orejas. Dibuja los delantales al recibir al Recibe al primero, de Victoriano del Río, con verónicas ceñidas, que desem- quinto, del Pilar, alto, suelto. Quita por bocan en desarme. Quita por chicueli- chicuelinas con el compás abierto, con nas impávidas. Brindis general. Inicia apuros. Lo sujeta por bajo y el toro cae. haciendo el poste, en el centro. El toro Liga con facilidad derechazos pero el va largo pero cae varias veces. Consi- toro a veces protesta y surgen engangue naturales de categoría y levanta cla- chones. Saca aspereza el toro, se promores, pero el toro se apaga: faena de duce un desarme y momentos de apuclase, con poca emoción, por la flojera ro. Faena con cierta emoción, no culminada. Estocada. de la res. Mata a la segunda: oreja. Sale abanto el segundo, de Núñez Saluda con la rodilla flexionada al tercero, de Jandilla, al que pican en chi- del Cuvillo. Dibuja Morante cinco pre- ciosas verónicas. Embiste violento y se duele en banderillas (saluda Rafael Cuesta) Lo ahorma por bajo pero el toro se defiende, con tornillazos. No se aflige Morante pero, como no cabe lucimiento, corta la faena: división de opiniones. Se alivia al matar. Al cuarto, de Juan Pedro Domecq, lo recibe con capotazos primorosos; cuando el toro se raja, enlaza con chicuelinas garbosas, que provocan la locura. Lo deja en el caballo con un solo capotazo, de aroma clásico, y se hincha a torear por verónicas, con una estética marca de la casa. El toro, justo de fuerzas, se deja Morante borda los ayudados por alto, pero cargando la suerte. En el centro, liga muletazos con absoluta naturalidad: como si estuviera en el patio de su casa. La faena tiene la personalidad y la improvisación del toreo sevillano clásico: un primor. Mata con decisión ¿Sólo una oreja? De pobre presentación el último, de Zalduendo, se queda corto en el capote de Morante. Después de un buen puyazo de Cristóbal Cruz, intenta el quite pero al toro le falta casta y fuerza, además de trapío: solo puede dibujar una media. LLega incierto a la muleta.