Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 DEPORTES Londres 2012 SÁBADO, 4 DE AGOSTO DE 2012 abc. es deportes ABC Waterpolo HALTEROFILIA Lidia Valentín se queda a solo cuatro kilos de la medalla de bronce JON AGIRIANO LONDRES La española Andrea Blas, en plena disputa con la húngara Toth REUTERS Las chicas huelen la medalla España gana a Hungría, acaba líder de grupo y se cruza en cuartos con la débil Gran Bretaña E. YUNTA LONDRES España encuentra motivos para ilusionares con el waterpolo femenino, convertidas las chicas de Miki Oka en una de las sensaciones de estos Juegos. Nunca había estado en una cita olímpica y la selección se supera a sí misma al clasificarse primera de su grupo, motivo de doble alegría porque se asegura un cruce a priori asequible contra Gran Bretaña. Será en cuartos, por lo que España está muy cerca de la lucha por las medallas después de vencer ayer a Hungría por 13- 11 en un encuentro muy disputado. Es la historia de un equipo milagro que se ha formado a través del esfuerzo y miles de horas de trabajo. España apenas tiene 600 federadas, pero ha conseguido que en Londres compita un grupo tan orgulloso que se sobrepone a cualquier situación adversa. Ante las húngaras, un país que lo es todo en este deporte, las españolas superaron un partido durísimo, al límite de la legalidad. España tiene de todo. Hay una portera descomunal, brillante el porcentaje de Laura Ester en lo que a intervenciones se refiere. Hay una boya imponente en Maica García, una de las mejores del mundo en su posición y que se hace respetar con una fuerza bárbara. Y hay muy buen lanzamiento exterior, repartidos los goles porque aquí juegan y marcan todas. Después del tanteo inicial, España siempre dominó la situación, beneficiado el conjunto por un muy buen segundo parcial (7- 5 al descanso) Lue- go se apretó el marcador y Hungría aprovechó las situaciones de superioridad hasta rozar el empate. Sufrimos muchas exclusiones pero una vez más el grupo defendió muy bien. Ya dije desde el primer día que este equipo me sorprendía por su entrega, ganas y determinación dijo Oca. El seleccionador fue expulsado por protestar que una jugadora húngara lanzó directamente a portería cuando se había producido una exclusión y la jugada acabó en gol. De este modo, no se podrá sentar en el banquillo en el partido de cuartos de final. El final ha sido de infarto. Hungría se ha acercado hasta el 12- 11 y ha tenido posesión a falta de 21 segundos, pero la ha desaprovechado y Espar ha finiquitado un duelo fundamental. Nos quedan los cuartos, hay que tener humildad. Las medallas quedan muy lejos recordó Oca. Estamos en su casa, el arbitraje, puede pasar de todo añadió Maica García. No son habituales las grandes sorpresas en la halterofilia. Aunque siempre cabe la posibilidad de que una competidora tenga un día torcido, lo normal es que cada una esté más o menos en sus marcas. Lidia Valentín soñaba con una medalla en sus segundos Juegos Olímpicos, con mejorar su quinto puesto de Pekín, pero sabía que era muy complicado. En la final de los 75 kilos, había cuatro rivales más fuertes que ella: las rusas Nadezda Evstunkhina y Natalia Zabolotnaya, la kajaza Svetlana Podovedova y la bielorrusa Irina Kulesha. Superó a una de ellas, pero sólo pudo terminar cuarta. Alzó un total de 265 kilos, 120 en arrancada y 145 en dos tiempos, y se quedó a solo cuatro kilos de la medalla de bronce, que fue a parar a la bielorrusa Kulesha. Las posibilidades de medalla de la española pasaban por estar en sus marcas y que fallasen dos rivales. Una podía ser Kulesha, que se mueve por unos límites parecidos a los suyos, un poco más altos. ¿Y la otra? Eso ya eran palabras mayores. La kazaja y las rusas se mueven por territorios muy lejanos. Zabolotnaya tiene el récord del mundo y se lo quitó a Evstunkhina, mientras que Podovedova había sido campeona del mundo en 2010. Pero la leonesa se benefició de tres sorprendentes nulos de Evstunkina y se metió en la lucha por las medallas. Fue un duelo apasionante, aunque no tuviera un final feliz después de que Lidia Valentín firmara el nulo al intentar levantar 148 kilos. La kazaja Podobedova, con récord olímpico al levantar un total de 291 kilos, se colgó el oro. TIRO OLÍMPICO Fátima Gálvez en su particular todo o nada A. D. J. CÓRDOBA No se puede decir que la gran competición asuste a Fátima Gálvez. La tiraora como es conocida en Baena, sabe a lo largo de su carrera deportiva lo que significa la gloria en un Mundial o en un Europeo. Sin embargo, a ella le falta una experiencia olímpica, algo que no tendrá hasta hoy, cuando a partir de las 10.00 horas entre en el foso del Royal Artillery Barrack para iniciar la competición de trap. Y no acude como una más. La baenense, en poco más de un año, ha sabido asentarse dentro de la elite mundial de su deporte. Concretamente, desde que logró la clasificación para los Juegos en Concepción en enero de 2011 ha acumulado grandes resultados entre los que destacan el Europeo de Belgrado de ese mismo año o un triunfo en la Copa del Mundo del presente en Londres. Por lo tanto, muchas de sus adversarias ya la tienen muy en cuenta. Incluso, Fátima Gálvez llega a la cita con un récord de España a tener muy en cuenta. Su mejor marca personal es de 72, registro que en caso de repetirlo le permitiría igualar la plusmarca olímpica (71) Y es que Fátima Gálvez quiere estar ahí en ese cuadro de honor, aunque no se le escapa la idea de que en este tipo de competiciones no existe margen de error Porque el trap, como todas las pruebas del programa de tiro, exigen un máximo de precisión y suerte, ya que no conceden una segunda oportunidad. Ésa que sí tiene Gálvez, que encara sus primeros Juegos frente a rivales de la talla de la china Yingzi Liu, la rusa Elena Tkach, la italiana Rossi o la coreana Kang.