Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ESPAÑA SÁBADO, 4 DE AGOSTO DE 2012 abc. es españa ABC Parte de la prensa británica tiene una imagen de España injusta e irreal ENTREVISTA Federico Trillo- Figueroa Embajador de España en Londres El veterano político conservador ha aterrizado en plenos fastos olímpicos y jubilares con objetivos muy claros: Economía, economía, economía BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES La capital británica representa un accidente en el actual mapa de la acción exterior española. El ministro de Exteriores, José Manuel García- Margallo, ha querido devolver protagonismo al servicio diplomático nombrando a embajadores de carrera al frente de todas las legaciones. Con una excepción: Londres. Aquí, el Gobierno ha querido situar a un peso pesado del Partido Popular con hilo directo con el titular de la cartera y con el jefe del Gobierno para librar dos batallas cruciales. Una anclada en el pasado, la del contencioso gibraltareño, y otra en la que España se juega su posición futura en el mundo, la proyección y protección de la marca España en la capital global Así describe su nueva plaza Federico Trillo- Figueroa quien, a sus 60 años y con un largo historial no exento de polémicas a sus espaldas de servicio a las instituciones y al centro- derecha español, pelea desde su aterrizaje, antes del verano, con la apreciación injusta e irreal que detecta en la prensa de la City Entre sus grandes objetivos, según explica a ABC en su primera entrevista como embajador de España ante el Reino Unido, dinamizar la colonia española para proyectar una imagen de fortaleza ¿Cómo es la química con el ministro de Exteriores británico? -La normalización de las conversaciones bilaterales sobre Gibraltar entre los dos gobiernos en el llamado proceso de Bruselas fue uno de los puntos que se abordaron en el almuerzo que ofreció William Hague al ministro García- Margallo a finales de mayo. Era un momento muy difícil por el conflicto pesquero en la bahía de Algeciras, pero se habló con mucha franqueza. Lo crucial de aquel encuentro fue el restablecimiento de la bilateralidad de las conversaciones. La normalización es hoy total. En la apertura de los Juegos Olímpicos, el ministro Hague, acompañado de su esposa, quiso expresamente saludar a la Reina Doña Sofía, y lo hizo con gran cordialidad. ¿Cuando el ministro García- Margallo y usted hablan de franqueza en la relación deberíamos leer crudeza y calzón quitado? -Ahora, como embajador, me debo a los términos diplomáticos, pero reitero que hay total claridad y total franqueza. Quienes conocen al ministro García- Margallo saben que con él no caben medias tintas. En el almuerzo fue totalmente contundente en la expresión de sus posiciones. ¿Cuál es el objetivo último de España con el Peñón, dado que, como todo el mundo sabe, los británicos no lo van a soltar nunca? -Lo que es irreversible es la Historia, no el futuro, y ambos países deben encontrar fórmulas coherentes con la Historia que tracen una solución de futuro a medio plazo. Sí creo que tiene solución. El año que viene celebraremos el III centenario del Tratado de Utrecht. Las relaciones internacionales han cambiado mucho, pero es evidente que hay un Tratado que vincula a ambas partes y una doctrina de Naciones Unidas sobre descoloniza- ción que enmarcan la cuestión de Gibraltar. Pero debemos entenderlos, no como elementos arrojadizos, sino como acicate para la reflexión sobre la condición de España y Gran Bretaña como socios en Europa y, sobre todo, como puntales de la concepción atlántica de la seguridad del mundo libre. ¿Existe entonces la flexibilidad constitucional suficiente para aco- Trillo, en un momento de la entrevista DAVID SALAS modar la cuestión de Gibraltar? -No diría eso. Hay una consideración histórica que vincula a las partes, un derecho internacional, y un derecho especial derivado de la UE y la OTAN. Todo ello hace que los argumentos históricos no pueden ser, ni los únicos, ni elementos arrojadizos. Nuestra Constitución ha abierto un marco abierto y flexible y en su ámbito caben soluciones. -El ministro cuenta siempre que mantiene en su despacho el cuadro que puso Fernando Castiella de Gibraltar. Usted ha puesto en esta Embajada una fotografía de Perejil... -No, es de la bandera de España... ¿No estamos demasiado obsesionados con la integridad territorial con tanto reto económico? -En mi despacho en Londres no había ninguna imagen de Gibraltar y he seleccionado un grabado, junto al grabado de un mapa de España que también he elegido para hacer verdad el verso de Alberti: Hoy las nubes me trajeron volando el mapa de España ¿Y cuál es la prioridad de su misión? -Economía, economía, economía. Nuestros países mantienen unas excelentes relaciones financieras y turísticas. 13.600.000 turistas británicos