Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ANDALUCÍA SÁBADO, 4 DE AGOSTO DE 2012 abc. es andalucia ABC Andalucía imparable El beso de la confrontación FRANCISCO ROBLES E l beso que apenas apuntaron Humphrey Montoro Bogart y Carmen Bergman Aguayo no es ni siquiera el principio de una gran enemistad. Fue un beso preparado para la foto y la galería, como el que diseñó Robert Doisneau en una calle de París. Un beso de Judas, traicionero y falso, con los labios como espadas para darle la vuelta al verso de Aleixandre. Navajas como labios en el Consejo de Política Fiscal y Pendenciera que le sirvió al Régimen andaluz, caracterizado para la ocasión con su disfraz de la Junta de Andalucía, para avivar el único fuego que arde en esta tierra apagada por la parálisis económica y por el paro que no cesa: la confrontación. Se volvió a encender ese fuego proteico que en el 96 alumbraron Chaves y Zarrías con la inestimable colaboración de los antorchados Caballos y Pizarro. Política dura como el pedernal del que salen las chispas que todo lo incendian. El viento de los voceros, correveidiles y demás mensajeros a sueldo hace todo lo demás. Por eso la lucha empezó como el amor, con un beso entre Cristóbal, al que están dándole más que a un cristobita los virtuosos de la cachiporra progre, y esa Carmen de Andalucía que no es la Carmen de Merimée. Aunque tenga su despacho para colocar a los paniaguayos en los satélites del Régimen, Carmen Martínez Aguayo no es Carmen Sevilla. La consejera cuando besa, nunca besa de verdad, porque siempre le interesa besar antes de confrontar... Ese beso que apenas se dieron no pa- La consejera cuando besa, nunca besa de verdad, porque siempre le interesa besar antes de confrontar... sará a la historia como aquellos besos que el entrañable Alfredo, el encargado de proyectar las películas en Cinema Paradiso, le guardó en una cinta a su querido Totó. Tampoco llega a la categoría del ósculo traidor que Judas dejó sobre le mejilla del Justo en la oscuridad metafísica de Getsemaní. A esta alturas ya no van a traicionarse los que son enemigos por definición, aunque a veces da la sensación que los dirigentes del PP se han caído del apellido del ministro de Economía: esa habilidad para caer en las trampas que les tienden desde la aldea gala repleta de prebendas y enchufados es digna de una tesis doctoral o de un estudio llevado a cabo por algunas de las empresas que le sirve a Carmen Martínez, la de los paniaguayos, para generar los kilovatios que mantienen la red clientelar del sistema eléctrico andaluz. Pedro Salinas, el poeta que podría haber escrito La hoz a ti debida para dedicársela a Valderas y familia, quería ir más lejos. No se conformaba con besar los labios de la amada. Su afán era besar el mismo beso. Al Régimen le pasa tres cuartos, bien despachados y con la balanza previamente trucada como es menester, de lo mismo. El Régimen está obsesionado con confrontar sobre lo confrontado, con devolvernos al 28- F que sirvió para que los andaluces se levantaran... y luego se sentaran para ver los besos que van buscando los viejos verdes de Juan y Medio. Gaviotas gaditanas Que Antonio Sanz haya decidido presentarse a la presidencia del PP por Cádiz es algo que ha pillado de improviso a las cancillerías de media Europa. Y eso que andaban todo el día y parte de la noche preguntando qué sería del lugarteniente de Arenas tras la retirada del Campeón de la primera línea política andaluza. ¿Qué consecuencias tendrá este paso adelante... o este pasito atrás? Quien iba a ser el vicepresidente de la Junta se quedará de presidente provincial de su partido. ¡Qué difícil es irse de la política! Sobre todo cuando no se tiene un sitio al que volver. No hay justicia La consejera de Fomento pasará a la historia del movimiento revolucionario por darle al megáfono durante la procesión de una cofradía cordobesa: aprende, Che Guevara... Su último hito ha sido el de apoyar a los trabajadores de Santana que protestaban ante San Telmo por los incumplimientos, vulgo embustes, de la Junta. En misa y repicando estaría si no fuera por su anticlericalismo megafónico. Elena Cortés remató la faena: No hay justicia Lo que no hay es otra cosa, consejera... ¿Ordóñez o Kennedy? La familia Ordóñez está marcada por la tragedia, por ese mal fario que también persigue a los Kennedy. Son la versión andaluza de la familia que llegó a lo más alto del poder en la Casa Blanca. En versión couché, los Ordóñez pueden contar con un torero muerto que fue marido de la malograda Carmina y con la decadencia de Belén, fallecida a los 55 años. Los buitres de esa prensa que antes era del corazón y que ahora se ensañan con las vísceras pondrán a Andalucía otra vez en primer plano. Para eso hemos quedado...