Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 INTERNACIONAL LUNES, 30 DE JULIO DE 2012 abc. es internacional ABC EN JERUSALÉN Romney expresa su apoyo a un eventual ataque de Israel a Irán ABC JERUSALÉN Los personajes del drama TRAIAN BASESCU PRESIDENTE EN SUSPENSO VÍCTOR PONTA PRIMER MINISTRO CRIN ANTONESCU PRESIDENTE EN FUNCIONES El candidato republicano a la presidencia de EE. UU. Mitt Romney, no pondría objeciones a la decisión de Israel de usar la fuerza militar para parar el programa nuclear de Irán, según afirmó ayer uno de sus principales asesores. Romney se reunió en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en el marco de un viaje dirigido a atraer el voto judío y a mejorar sus credenciales de estadista internacional, de cara a las elecciones del 6 de noviembre. En unas declaraciones a la Prensa, el principal asesor de Romney para la seguridad nacional, Dan Senor, afirmó que el ex gobernador de Massachussetts respetaría la decisión de Israel de llevar a cabo una acción unilateral para frenar la capacidad nuclear iraní El comentario quiso subrayar las diferencias con la actitud del presidente Obama, que es partidario de que Israel no lleve a cabo ningún tipo de acción militar hasta que se comprueben las consecuencias de la nueva ronda de sanciones económicas de Occidente contra Irán. Romney espera fervientemente que las medidas diplomáticas y económicas logren el fin del programa nuclear iraní, dijo Senor, quien agregó que no deberían excluirse opciones También señaló que Romney reconoce el derecho de Israel a defenderse, y que es correcto que Estados Unidos apoye esta decisión. Este antiguo capitán de marina mercante es un reformista del centro- derecha que, hasta el último aliento, intenta modernizar el Estado rumano. Pero carga con el peso de las impopulares medidas adoptadas por la crisis. Sus enemigos le tildan de tirano Antiguo fiscal y jefe del partido social- demócrata, ha centrado todo su programa político en obtener la destitución de Basescu. Se considera a sí mismo un europeísta, pero Bruselas sospecha de la limpieza democrática de este proceso Historiador y jefe del partido liberal, aspira a ocupar el puesto de Basescu tras forzar su destitución. Para ello ha forjado una alianza con los socialistas que muchos consideran antinatural. Tirano es lo más suave que le llama a Basescu El pueblo rumano no acude a la llamada para derribar a su presidente La baja participación en un polémico referéndum puede salvar a Basescu ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Un reproche a Obama Romney adelantó que, de ser elegido presidente, su primer destino internacional será el Estado judío y reprochó al presidente demócrata Barack Obama no haber visitado el país durante su mandato, lo que llevó al equipo del presidente a aclarar que éste hará el viaje si resulta reelegido. El círculo de Obama se apresuró asimismo a subrayar que George W. Bush no viajó a Israel hasta finales de su segundo mandato y que el también conservador Ronald Reagan ni siquiera lo hizo. La visita, que concluirá mañana cuando tome rumbo a Polonia, se interpreta en Israel como un esfuerzo recaudador en su campaña y un intento de ganar el voto judío en estados clave en las elecciones presidenciales de noviembre. El electorado judío es tradicionalmente demócrata y numéricamente pequeño, pero puede resultar decisivo en noviembre en estados como Florida. A la vista de la baja participación en el referéndum convocado por el Gobierno socialista rumano de Víctor Ponta para derribar al presidente, Traian Basescu, este confía en superar la prueba y recuperar su puesto del que ha sido suspendido tras la convocatoria de la consulta. A las ocho de la tarde hora local, la participación era tan solo de un 37,7 por ciento. Insuficiente, porque, tras fuertes presiones de Bruselas, se acordó que para que la consulta sea válida deben participar más del 50 por ciento de los votantes. Este referéndum es la culminación de una ofensiva política contra el jefe del Estado rumano liderada por Ponta, que se ha enfrentado a durísimas críticas de la Comisión Europea, que sospecha de la limpieza democrática del proceso. Es la primera vez que un duelo político se produce en estos términos desde que Rumanía ingresó en la UE, y es natural que Bruselas esté seriamente preocupada por el destino de la democracia en este país, el más pobre de la UE y con los mayores índices de corrupción. No se esperan resultados oficiales hasta hoy, entre otras cosas porque el Gobierno, en su intento de lograr que participe más de la mitad de los electores, ha improvisado oficinas de voto en tiendas y cafés de todo el país. Inicialmente llegó a planear una votación de varios días, pero al final ha optado por ampliar cuatro horas el horario. En la campaña contra Basescu, el Ejecutivo rumano empapeló las calles rumanas con carteles y octavillas en los que acusa al presidente de ser el responsable de todos los males de la república. La popularidad de Basescu, no obs- Sospechas de Bruselas La Comisión Europea desconfía de la limpieza democrática del insólito proceso de destitución tante, ha descendido por las impopulares medidas adoptadas para hacer frente a la crisis. Los ancianos le reprochan la drástica reducción de sus pensiones; las amas de casas, el incierto porvenir de sus hijos; y los obreros el creciente desempleo. El partido de Basescu ha pedido a los ciudadanos que no vayan a votar, aunque la falta de quorum tampoco significaría el final de este culebrón político, puesto que Ponta ya ha declarado que se reserva el derecho de elegir el camino que le parezca más conveniente para sus fines, aunque el resultado de la consulta sea contrario a sus intereses. La disputa política se exacerbó en febrero, cuando el gobierno conservador de Emil Boc tuvo que dimitir a causa de las protestas por los recortes. En junio los socialistas vencieron en las legislativas con casi la mitad de los votos, lo que les proporcionó la fuerza suficiente para poner en marcha su objetivo prioritario: derribar al presidente. Después de intentar modificar las reglas del juego para deshacerse del jefe del Estado en un duro pulso frente al Tribunal Constitucional, la Comisión Europea advirtió a Ponta de que debe respetar los límites básicos de la democracia y le impuso una lista de once medidas que que debe respetar. Una de ellas es que el actual presidente en funciones, Crin Antonescu, se abstenga de tomar medidas de gracia en este periodo de turbulencias, puesto que Ponta había anunciado que uno de sus objetivos era liberar de las acusaciones de corrupción a varios ex dirigentes socialistas.