Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABCdelDEPORTE Fórmula 1 Gran Premio de Hungría LUNES, 30 DE JULIO DE 2012 abc. es deportes ABC Lewis Hamilton, exultante tras ganar en el circuito de Hungaroring Hamilton gana, Alonso es más líder El asturiano celebra su 31 cumpleaños con un 5 puesto en Hungría y consolida su ventaja JOSÉ MANUEL CORTIZAS so de que ha sido objeto con campañas de demonización absolutamente evidentes, como si fuera incompatible reconocerle los méritos que sin duda tiene sin que ello cuestione el orden establecido, el mismo que dice que Fernando Alonso camina con paso firme en pos de su tercer título. Se lo merecía. Alguna espita debía aliviar la concentración de reveses que le había apartado de las quinielas que reducen casi a la mínima expresión la lista de candidatos al título. Entre su victoria en Montreal y la de ayer cerca de Budapest, Hamilton apenas había podido izar la barbilla. Roscos en Valencia y Alemania y un tristón octavo lugar ante sus huestes en Silverstone. Le llegaron a pasar por la derecha la pareja de Red Bull, más light que energética, y hasta el constante y gélido Raikkonen, ese piloto que ayer, en el podio húngaro, miraba a Plácido Domingo como las vacas al tren cuando esperaba a que el tenor concluyera su interminable pregunta en la nueva moda de ceder el micro a personajes relevantes para hacer una especie de flash interview Pero no nos vayamos por las ramas. Había una deuda con el piloto de McLaren porque es un elemento imprescindible en este engranaje, muy alejado, créanlo, del resultado del aco- Calculadora en mano Pero el ovetense no corre solo, aunque también hay quien preferiría que así lo hiciera. Ayer, en el día de su 31 cumpleaños, no hubo boato entre las bambalinas ferraristas, aunque motivos deportivos sobraron. Como era más que probable- -Hungaroring es uno de los circuitos cuya historia estadística está grabada a fuego y salirse del guión es casi imposible- Alonso no entró en la pomada del podio, pero no por ello dejó de protagonizar una carrera notable, vibrante y, sobre todo, tremendamente productiva, algo que parece chocar con la calidad del quinto puesto que firmó. Sabía que no era un domingo para ponerse gallo en busca de imposibles y se entregó a la causa de manejar la calculadora, en Budapest sí, con absoluta maestría. Todo lo que fuera mantener bajo control a Mark Webber le reportaría enormes dividendos. Y la carrera le planteó ese reto desde la misma arrancada. La coreografía húngara animó al baile por parejas. Hamilton- Grosjean, Button- Vettel, Alonso- Webber. Con el peso de las vueltas en las gomas y las idas y venidas del pit- lane, hubo cambios de compañeros, como si la orquestina variara sus piezas provocando caer en otros brazos. Hamilton- Raikkonen, Grosjean- Vettel y Alonso que acabó yendo por libre. El común denominador resultó el dominio del poleman y gran dinamizador del fin de semana en las afueras de Budapest. Hamilton nunca acabó de escaparse pero mantuvo su retaguardia a cubierto cuando por momentos se esperaba su desfallecimiento primero por el acoso de Grosjean y des- Control a Webber Alonso sabía que mantener al australiano detrás le reportaría enormes dividendos. Y así fue 40 puntos de ventaja Alejado de los focos, Alonso se quedó sin tarta, pero con un regalo de cumpleaños: 40 puntos sobre el segundo pués por el de Raikkonen en el desenlace final. Fue Lotus otro fijo en la quiniela, monopolizando siempre el segundo puesto y acabando por completar en los dos cajones que escoltan al rotulado con el número 1. Grosjean crece enteros, evoluciona, pero mantiene ese tufillo a que el coche le supera, a que no acaba de exprimir el tesoro que comparte con Raikkonen. Al finlandés le bastó ayer un gesto de raza, un tic de depredador para hacerse con el segundo puesto y soñar con poblar los titulares con frases como el que faltaba en alusión a la posibilidad de haber sido el octavo pasajero con galones de vencedor esta campaña. Retornó al tráfico tras su segundo cambio de gomas en la vuelta 46 a la altura de su compañero francés. Como dice la máxima de los quemados, la ley se escribe con el a fondo y con fe Ni se inmutó y acabó estrechando el espacio al galo, que tuvo que rodar más allá de los pianos despidiéndose del papel de candidato al triunfo. Sólo hubo margen para las incógnitas en el campamento Red Bull. Les falló el libro gordo a los energéticos, que en la primera parada perdieron puestos y acabaron conminados a hacer un cambio de neumáticos extra, lo que se tradujo en el caso de Vettel en