Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ESPAÑA LUNES, 30 DE JULIO DE 2012 abc. es españa ABC La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, durante la entrevista concedida a ABC ERNESTO AGUDO He suprimido los gastos de protocolo y reducido a tres los coches oficiales Soledad Becerril Defensora del Pueblo La primera mujer que ocupa este cargo explica en una entrevista a ABC las líneas de su gestión, que se caracterizará por la austeridad y el trabajo PALOMA CERVILLA MADRID ENTREVISTA El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recuperado para la política española a una mujer que sintoniza a la perfección con el tiempo político que le ha tocado gestionar a su Gobierno. Soledad Becerril (Madrid, 1944) primera mujer ministra de la democracia y primera alcaldesa de Sevilla, llega al cargo de Defensora del Pueblo después de una larga trayectoria política marcada por la austeridad y la vocación de servicio público. -Su vocación política ha podido más que su deseo de dejar definitivamente la vida pública. ¿Qué o quién le ha motivado para aceptar ser la Defensora del Pueblo? -Una no se va definitivamente. Esta- ba convencida y firme de que no iba a volver al Congreso de los Diputados. He pasado ya muchos años, cada cosa tiene su momento y ya no veía qué trabajo podía realizar allí. Se lo dije con antelación a Mariano Rajoy y él entendió los motivos. Pasado un año, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría me ofreció esta posibilidad y me parecía que era un un servicio muy bueno que se puede prestar al ciudadano. A mí me empuja y me anima hacer cosas, trabajar, y yo siempre he tenido una vocación de servicio público. Por eso estoy aquí. -El Gobierno rescata a alguien que representa el espíritu de la Transición, de diálogo y de consenso, en un momento en el que la clase política no atraviesa su mejor momento. ¿Cree que puede ayudar a mejorar esta mla imagen desde este cargo institucional? -La Transición tuvo su momento, pero algunas cosas buenas, como el espíritu de diálogo, creo que siempre es bueno recuperar. Es evidente que hemos hecho algunas cosas mal y no hay nada más que ver los estudios sociológicos. Tenemos que trabajar más, estar más cerca de los ciudadanos, echar más horas, que nos vean como gente más resolutiva y volcada. Hay que ser ejemplares porque nos han hecho mucho daño los casos de corrupción, que han sido una tragedia. Las subvenciones que se han venido dando han sido extraordinariamente generosas. Hemos sido extraordinariamente dadivosos, y eso no puede ser así porque es un dinero público. ¿Le satisface que su nombramiento haya sido fruto del único consenso al que han llegado en esta legislatura el PP y el PSOE? -Más que satisfacerme, me anima y me compromete más. Tengo que no defraudar, primero, a los ciudadanos, y después a aquellos dos grupos que han confiado en mí. -Se ha comprometido a gestionar esta institución de una forma austera ¿en qué se va a notar esta austeridad? -No se puede decir que mis antece- sores no hayan sido unas personas austeras, pero siempre se puede hacer un poquito más. Hemos suprimido algunas cosas. Había un capítulo de protocolo, pues cero, se acabó. Se puede invitar a un café, pero nada más. Vamos a reducir a la mitad los 158.000 euros que había para reuniones y conferencias. Los estudios y trabajos técnicos se harán dentro de la casa, salvo que sea algo muy, muy especializado y la partida de 170.000 euros casi va a desaparecer. Había seis coches oficiales, pues lo hemos dejado en tres y los demás se envían al parque móvil. Se tiene que notar la austeridad. Estos son los tiempos. -Una de las prioridades de su gestión será la defensa de las víctimas del terrorismo. ¿Cree que en los últimos años no han estado suficientemente atendidas? -Yo quiero estar cerca de las víctimas del terrorismo, que sepan que esta es su casa, que pueden venir aquí, con sus problemas, con sus demandas. Quiero que sepan que aquí no solo las protegemos, sino que también van a encontrar afecto, comprensión y el calor humano de una defensora que va a entender bien sus motivos. Estaremos a su disposición. Por ello, quiero mantener a principios de septiembre