Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 GENTESTILO LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es ABC Buen cambio para Fernando Alonso El piloto de Fórmula 1 jubiló su Renault Megáne. Ahora alterna su Maserati Gran Cabrio (en la imagen) con un Ferrari Las estrellas meten la quinta Los ídolos del deporte lo son también de los concesionarios de automóviles de lujo. Ahí sí que arrasan DANIEL VIDAL Los jugadores del Mallorca alucinaron aquel mes de enero del año 2000 en el aparcamiento del nuevo y flamante estadio de Son Moix. Después del entrenamiento matinal, en el que habían dado la bienvenida a un nuevo compañero, fichado del Real Madrid en el mercado de invierno, los futbolistas fueron a por sus coches para regresar a casa. Fue entonces cuando se encontraron con una especie de vehículo militar blindado, con grandes ruedas, pero transformado en un automóvil de lujo. Algo muy raro, vamos. Es mi Hummer, chicos. ¿Queréis verlo por dentro? les invitó Samuel Eto o. Acababa de llegar y Eto o ya empezaba triunfando por todo lo alto. La ardiente pasión de Samuel Eto o por los juguetes de alta gama no le convierte en un bicho raro. La fiebre coleccionista en torno a este tipo de vehículos, como quien reúne sellos, cromos o minerales, es un denomina- dor común entre algunas estrellas del deporte y, de paso, un auténtico oasis para el sector del automóvil. Pero lo cierto es que cada vez se vende menos. Eso sí, los deportistas de élite siempre han vivido al margen del resto del mundo. Entre ellos, por ejemplo, Cristiano Ronaldo. Los más de 30 millones de euros que se mete al bolsillo cada temporada, le permiten darse caprichos de jeque y comprarse cochazos como quien se compra camisas. En su garaje tiene ya un Maseratti, un Bentley, el Aston Martin de turno y el Bugatti Veyron del que se enamoró mientras rodaba un anuncio en Inglaterra. El último regalo que se ha hecho el delantero es un Lamborghini Aventador. Los 350.000 euros que cuesta semejante pepino no son una garantía, pese a todo, de que el coche no te deje tirado. 500 CV de potencia y alcanza los 313 kilómetros por hora. Xabi Alonso apostó por un A 7, una superberlina, Casillas se decantó por un todoterreno que ronda los 70.000 euros (Q 7 3.0) y la estrella de la selección francesa, Karim Benzema, salió conduciendo un S 3 Sportback (más de 40.000 euros) Al otro lado del puente aéreo, la mayoría de los jugadores del Barcelona se dejó seducir por las mieles del Q 7, tan lujoso como familiar, aunque Busquets, Pedro o Puyol no pudieron resistir la tentación y se lanzaron a los deportivos. Del Audi TT para arriba. Messi también se llevó un todoterreno, al que le da buen uso, pero en la cochera le esperaba su niño bonito un Mase- Coches de empresa Pese a todo, hasta el crack portugués suele presentarse a los entrenamientos con el llamado coche de empresa Los futbolistas del Madrid y del Barcelona recogen a principio de la temporada el vehículo de la marca que patrocina al equipo (Audi) Cristiano escogió este año un R 8 Spyder (más parecido a un prototipo que a un deportivo utilitario) que emplea más de Cristiano, caprichoso El astro portugués tiene en su garaje un Maserati, un Bentley, un Aston Martin y un Bugatti. Ahora se ha comprado un Lamborghini Eto o, el apasionado Se estrenó con un espectacular Hummer. Dice que los coches son lo que le hace feliz rati Gran Turismo S (140.000 euros) Fernando Alonso es otro de los que se mueven en el coche que le ha puesto la empresa en la que trabaja. Un impresionante Ferrari 458 Italia- aparte del que tiene en propiedad- y un Maserati Gran Cabrio sustituyeron al sencillo Renault Megáne que le prestaron cuando Alonso corría, vestido de azul, para el constructor francés y Flavio Briatore. Es lo que tiene fichar por Maranello. Dani Pedrosa, por ejemplo, prefiere el tranquilo turismo de toda la vida cuando tiene que desplazarse en coche y no está obligado a darlo todo sobre la motocicleta. Por eso lleva un Honda Civic. La cara opuesta es Rafa Nadal, que tiene un Kia Ceed que le proporcionó su patrocinador. De esos coches que consumen poco. Pero qué más da la media de los litros a los cien cuando puedes moverte en un Aston Martin DBS por Mallorca. Los deportistas siguen siendo protagonistas indiscutibles de un mercado del que están saliendo por la vía rápida empresarios y muchos señores del ladrillo Ricos muy ricos que, como Eto o, recurren al asiento de su deportivo cuando necesitan levantarse la moral. Ya lo dijo el camerunés, harto de recibir críticas por semejantes dispendios. Son mi pasión. No hago daño a nadie y soy feliz así