Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ECONOMÍA LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es economia ABC ¿Desconfianza en Europa? POR JUAN VELARDE FUERTES Estamos pasando por un momento crucial de nuestra historia continental. España debe estar muy atenta porque se juega nada menos que su futuro como nación importante A caba de publicar, el 12 de junio de 2012, un artículo Ana Palacio en Project- Syndicate titulado, para meditación colectiva In Europe we distrust ¿Por qué debemos, según una persona tan al tanto de la política comunitaria, desconfiar de Europa? Tiene, por supuesto, razón cuando al hablar con el corazón desde el atribulado Sur, puedo atestiguar el hecho de que la necesidad de la austeridad ha sido el l eitmotiv del Gobierno del presidente español Mariano Rajoy, un talante que ganó un apoyo popular explícito en las elecciones recientes Pero ese talante pasa, en primer lugar, a mi juicio, por un reforzamiento de la búsqueda del equilibrio presupuestario del conjunto del sector público, lo que solamente de modo oscuro aparece en este artículo, por otro lado magnífico, porque ahí radica esa camisa de fuerza de austeridad sin la que es imposible progresar al crear esa confianza de los acreedores de que el dinero transferido a las economías perturbadoras en estos momentos no será despilfarrado, y que entre los pueblos afectados por cortes dolorosos del gasto, sus esfuerzos son reconocidos y sostenidos Precisamente en este equilibrio del gasto público, junto con una mejoría en la competitividad y con una rees- tructuración crediticia, para lo que ha sido un triunfo lograr los 100.000 millones de euros recientes, está el quid de nuestra incorporación a lo más saneado de Europa. No debe olvidarse, de ningún modo, que esa salida tiene que ir acompañada de un cambio radical en el conjunto europeo. Al montarse éste a partir de una unión arancelaria seguida de una sólo parcial unión monetaria, se abandonaron, en aras de la independencia política de los estados de la Unión Europea, cesiones muy importantes a la unión política, comenzando por la fiscal. Se corre un riesgo. Ana Palacio no le elimina al señalar que, efectivamente, no es nada inevitable la quiebra del euro. La imagen deprimente que Europa proyecta hacia el mundo en estos momentos, no hace justicia a la realidad... Pero a menos que todos los europeos acepten la responsabilidad de salvar el euro y con ello, la Unión Europea todo lo demás es retórica frívola En estos momentos, es evidente que Momento crucial Europa ha de pensar que el Imperio Romano actual son los Estados Unidos el recuerdo histórico se impone. Dentro de la cultura occidental ha existido, ¡y con qué fuerza! la griega. Pero en el ámbito polémico no existió, ni en Atenas, ni en Esparta, levemente en Macedonia, un impulso unitivo serio. Fue otra potencia la que unió definitivamente a los griegos dentro de un conjunto mucho más amplio: el Imperio Romano, que incluso lo mantuvo hasta el fin de Bizancio a finales del siglo XV. Europa ha de pensar que el Imperio romano actual son los Estados Unidos, que tienen en estos momentos tres proyecciones exteriores. La que marcha hacia el mundo iberoamericano, con todos los tropiezos que se quieran; la que se despliega en el Pacífico, y en la que ha encontrado dos rocas gigantescas, primero la de Japón y ahora mismo la de China; finalmente, la de Europa, con la alianza cada vez más firme con el Reino Unido, pero que en caso de crisis abierta de la Unión Europea, evidentemente puede ampliaría mucho más. Estamos, pues, en un momento crucial de nuestra historia continental, como fue el de su definitiva disgregación tras la Guerra de los Treinta Años, o cuando, por el contrario, pareció, a partir de 1951, triunfar la doctrina Schuman. España ha de estar muy atenta a todo esto, porque se juega nada menos que su futuro como na-