Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 INTERNACIONAL LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es internacional ABC El islamista Mursi gana las primeras elecciones democráticas de Egipto Los militares, que controlan el Legislativo y el presupuesto, tomarán las decisiones estratégicas PAULA ROSAS CORRESPONSAL EN EL CAIRO E La plaza Tahrir celebra la victoria electoral de Mohamed Mursi AFP MOHAMED MURSI PRESIDENTE ELECTO DE EGIPTO Programa de Gobierno Capitalismo Transformación de una economía rentista a una productiva y con valor añadido. Los BRICS son una referencia para los Hermanos Musulmanes, cuya ideología económica es capitalista De la cárcel a la presidencia Mursi ha sido presidente casi por accidente. Los Hermanos Musulmanes presentaron en abril a un candidato mucho más fuerte, Jairat al Shater, el millonario que controla los hilos políticos de la cofradía. En el último momento, y temiendo que Al Shater pudiera ser descalificado- -lo que finalmente sucedió- el grupo presentó a este ingeniero de 60 años, de maneras suaves y anodina presencia, pero funcionario fiel de la hermandad, donde representa a su rama más conservadora. Su discurso, como el de la cofradía, se ha ido moderando a lo largo de la campaña electoral; islamista puro en la primera vuelta, donde quería ganar los votos de los salafistas, y más conciliador en la segunda, atentos a los votantes más cercanos a la revolución. Como muchos hermanos musulmanes, el islamista pasó por la cárcel en 2006, después de perder su escaño en el Parlamento y ser arrestado por apoyar las manifestaciones que denunciaron fraude en los comicios legislativos de 2005. Su historia podría ser la de otros muchos miembros de la hermandad, con una turbulenta historia llena de errores pero también de injusticias. El paso de gigante de la clandestinidad a la presidencia no habría tenido lugar sin la revolución, de la que fueron promotores y, ahora deudores. gipto ya tiene presidente. El islamista Mohamed Mursi, un candidato improbable hace tan sólo tres meses, se convirtió ayer en el primer presidente democrático y civil de la milenaria historia de este país; una victoria que muchos egipcios interpretan como un triunfo de la revolución más que un logro islamista. La espera ha sido larga. Han sido 16 complicados meses desde la caída de Hosni Mubrak, y una última semana de incertidumbre y ansiedad. Para los Hermanos Musulmanes han sido 84 años de espera. La Comisión Electoral egipcia anunció ayer que, tras el nuevo recuento de los votos, Mursi había obtenido el 51,7 de los sufragios y el último primer ministro de Mubarak, Ahmed Shafiq, el 48,2 La plaza Tahrir, donde miles de seguidores del islamista se habían concentrado desde el pasado martes, estalló en un júbilo que recordaba al de aquel 11 de febrero de 2011, cuando el vicepresidente Omar Suleiman puso fin con un discurso de 30 segundos a 30 años de dictadura. El presidente de la Comisión Electoral, Faruk Sultán, se hizo más de rogar, y los más de 80 millones de egipcios tuvieron que escuchar, con el corazón en un puño, una hora de explicaciones, que acabaron con un sonoro ¡Allahu akbar! (Dios es el más grande) Separación de poderes Reconstruir el sistema político con énfasis en la separación de poderes, en la participación pública y la vigilancia de los gobernantes Renuncia de militancia Pocos minutos después, Mursi renunció a su militancia en los Hermanos Musulmanes. Recibió las felicitaciones del mariscal Tantaui, el jefe de la junta militar con el que ahora Mursi tendrá que trabajar estrechamente, ya que los militares ostentan aún gran parte de los poderes de Egipto. Mursi tiene ahora ante sí retos inabarcables y cuenta con unas herramientas muy limitadas. Las enmiendas a la declaración constitucional que la junta militar ha aprobado dejan a la presidencia con las manos atadas en asuntos como la política exterior y la seguridad. Egipto se encuentra, además, sin Parlamento y sin Constitución. Cualquier política que Mursi quiera sacar adelante tendrá que ser consensuada con la junta militar, que Islam Reforzar las estructuras de sociedad civil, la democracia y el sentimiento nacional con el islam como referencia Política exterior Devolver a Egipto su lugar predominante en la región y reforzar los tratados internacionales