Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ABCdelDEPORTE Fórmula 1 Gran Premio de Europa LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es deportes ABC Sentimiento Me siento orgulloso de ser español. Es muy probable que conduzca mejor cuando corro en casa Emociones Lo que he sentido hoy en el podio al escuchar el himno no se puede comparar con nada en el mundo Dificultades del país La crisis está haciendo que mucha gente lo pase mal y así tal vez podamos devolver parte del apoyo que nos dan Objetivo La meta es pelear por el título. Necesitamos trabajar y creer en nosotros mismos paña, empujo más, doy más. Tenemos a la selección de fútbol que nos está dando tantas alegrías en la Eurocopa, a Nadal con el tenis. Es muy emocionante. Me siento orgulloso de ser español Su visión de la carrera ayer cambió con el coche de seguridad. Cuando vi que salía, pensé: bueno, tal vez podamos celebrar un podio. Cuando se retiraron Vettel y Grosjean, me dediqué a disfrutar Alonso es ahora líder con 20 puntos de ventaja sobre Mark Webber, 23 sobre Hamilton y 26 sobre Vettel. El objetivo es el título, claro está, por historia y por nivel deportivo de Ferrari. Pero necesitamos trabajar más, creer en nosotros mismos y no rendirnos jamás Fernando Alonso llora de emoción en lo más alto del podio de Valencia EFE Las lágrimas del guerrero Fernando Alonso se quebró de emoción en el podio al escuchar el himno de España J. C. CARABIAS VALENCIA La penúltima vez que Alonso se desplomó entre lágrimas en la Fórmula 1 fue por rabia e impotencia. Sucedió en una calurosa oficina en el paddock de Abu Dhabi, en 2010, unos minutos después de perder contra pronóstico su tercer título mundial por un error de estrategia de Ferrari. Ayer la coraza granítica del asturiano, ese parapeto que exhibe como garantía de su brío en la F- 1, se derrumbó por completo. Sonó el himno español en el podio de Valencia ante un gentío (51.546 según los organizadores) después de la victoria de su vida y Alonso claudicó. Las lágrimas del guerrero. Está fascinado por la literatura y la cultura samurai. Se ha tatuado un militar japonés en la espalda y se siente retratado en sus virtudes por esta clase social nipona que servía a la nobleza. Se considera un guerrero moderno, alguien con fuerza de voluntad que no desfallece en la adversidad y se levanta raudo de las caídas. Alonso se sitúa a veces lejos de las emociones como método para protegerse del exterior. Sucede que algún hemisferio de su sistema nervioso se activa cuando compite en España. Siente muy dentro su país y proclama sus orígenes en cada camerino que ocupa en la F- 1: una bandera de Asturias y otra de España lo acompañan siempre. Nunca hasta ayer se le había visto tan eufórico por un éxito parcial como en Barcelona 2006, cuando ganó con Renault en Montmeló clavando vueltas rápidas. Ayer se humanizó en el podio. Se mostró familiar y afable ante la gente con ese llanto espontáneo frente a las notas del himno y la aclamación del público. Fue expresivo al recibir cariñoso el trofeo, el murciélago que se posó en el casco del rey Jaime I. Roció con champán a su ingeniero Andrea Stella como mandan los cánones y empinó el codo en contagioso momento de alegría. Antes había parado su Ferrari en una curva con la bandera de España, fundido en la celebración con los aficionados de ese sector. Un Alonso desconocido para mucha gente por su carácter introvertido. Todo se debe a mis propios sentimientos explicó Hay mucha gente que lo está pasando mal por la crisis y para muchas familias es un gasto extra venir a la F- 1. Solo puedo agradecérselo de esta manera Las emociones que he sentido no tienen comparación con nada dijo Probablemente conduzco mejor en Es-