Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC LA CERA QUE ARDE RAFAEL GONZÁLEZ AFECTADOS He visto a esos de la solemnidad hueca vendiendo una burra y con una imagen afectada, solemne, seria. La risa va por dentro, supongo U rectores, investigadores en formación, estudiantes, investigadores Ramón y Cajal y otros agraciados con becas o contratos post- doc. ¿Es que en la I+ D solo hay sector público? Yo trabajo en una empresa de fertilizantes con un departamento de I+ D +i muy activo, dinámico y lleno de gente joven y ambiciosa. ¿No somos investigadores? ¿Cuál es la inversión privada en I+ D +i en otros países de la OCDE? Sinceramente no lo sé, dudo que sea tan baja como en España. Y pese a todo, en la empresa tenemos ventajas fiscales, ayudas públicas, créditos preferentes, subvenciones... Este Gobierno está articulando los fondos para que la investigación involucre a las empresas. Ha pasado de la subvención a fondo perdido a empresas y universidades a créditos preferentes para que empresas contraten los servicios de universidades. Esto lleva menos inversión, es cierto. ¿Pero quién no ha reflexionado alguna vez sobre la escasa relación de nuestras universidades (españolas) con las empresas? Hay muchos investigadores que están en una nube de conocimiento y su mayor logro es publicar un póster en un congreso nacional, y no podemos permitir el caro coste de mucho personal con esa productividad. DANIEL MULAS GARCÍA HUELVA palabra crisis sin embargo, no todos los españoles la sufren de igual manera. Por ejemplo: el Senado gasta un millón de euros en móviles para sus señorías, 440 teléfonos de gama alta para 266 senadores y sus asistentes, y 300 smartphones igualmente de gama alta. Naturalmente, esos teléfonos tendrán un consumo que, a nadie se le escapa, será por cuenta del Senado. Pero la cosa no acaba aquí. El Parlamento andaluz gasta 55.000 euros en miniaturas (medallas conmemorativas tras la toma de posesión) para sus 109 parlamentarios (curiosamente se adquirieron 120 medallas y miniaturas cuando con 109 habría sido suficiente) Pero aprovechando la coyuntura el Parlamento decide obsequiar a cada uno de sus parlamentarios con un ordenador portátil o una tableta electrónica (cuyas conexiones a internet mediante telefonía móvil pagará con fondos del Parlamento andaluz) Este regalito ha costado 228.876 euros. Dos pequeños botones de muestra del despilfarro que se está produciendo en nuestro país. ÁNGEL ALEJO MORENO CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. es Lo más leído La resaca en Francia de la victoria de España contra los galos, así como las privilegiadas pensiones de los mineros españoles y la boda de Tamara Gorro, fue uno de los temas más consultados en ABC. es a lo largo del domingo Hoy, en nuestro chat El análisis de los cruces de semifinales en la Eurocopa y la guerra de tarifas móviles por la crisis serán dos de las noticias destacadas del día en ABC. es. Además, ya pueden dejar sus preguntas para el Chat de Russian Red y Jero Romero. Russian Red Insostenible De un tiempo a esta parte, estamos cansados de oír y leer en los medios de comunicación la N festival de teatro, un plan de igualdad o una valoración de la política económica del ayuntamiento de Tordesillas requiere su poquito de pose. Acompañada, si puede ser, por una amplia representación de cargos y sus correspondientes jefes de prensa, que son periodistas que dejaron de serlo para poder comer. Y tocar pelo, de paso. Yo los he visto a esos de la solemnidad hueca, ergo oquedad, vendiendo una burra en una mañana repleta de convocatorias y con menos prisas, claro, que los que por allí vamos quedando para enchufar un micrófono o disparar unas fotos o hacer como que hasta recordamos lo que fue un día esta profesión que es el camino más rápido y silencioso hacia el umbral de la pobreza, la explotación pre- reforma laboral, el chuleo post- reforma laboral y buscar una barra donde servir cañas. Tocaba esa mañana cultura. La palabra cultura y el concepto que ellos le dan les ponen afectados. Serios, con voz grave. Son los rescatadores de la memoria, los salvadores de la democracia, los desenterradores de huesos y sepultadores paralelos de la corrupción metida en el tuétano del pueblo, ahora genérica ciudadanía. Había allí un director general de juventud que parecía un perrito de ésos que se llevaban en el coche moviendo la cabeza. Asentía a todo lo que decían sus correligionarios con la mirada estudiadamente perdida y quizás creyéndose todas la milongas progres repetidas hasta la saciedad, que ése es el nivel del discurso político hoy. Es un director general guay, chachi, con pulseritas y sin corbata, nada que ver con los directores generales neoliberales malos malísimos que pululan por las multinacionales y los mercados financieros. Tiene apellido, me dicen. Y casta. Y me acuerdo de mi padre- -todos los días y a casi todas horas lo hago- -cuando me hablaba de las míticas 100.000 familias del franquismo y de cómo se estaban quedando absolutamente microscópicas en comparación con los apellidos, lazos de sangre, sobrinos y cuñados que hay ahora en la democracia bendita, culta y laica. El apellido puede encontrarte una dirección general del área de conservación del cangrejo de río, su correspondiente sueldo no recortado y coche oficial. Luego das una rueda de prensa y te muestras afectado y serio por lo mal que lo pasaron los cangrejos de río durante la represión, te levantas y te lo llevas calentito. Y por supuesto, prometes un festival de repoblaciones de cangrejos de río autóctonos en desagravio. Con fondos europeos, a ser posible, porque los otros fondos están para la familia. O los reptiles. Y allí solemos ir, a sitios como ése, a que nos hablen con mucha seriedad, con el tono del salvador paternal, con el aire maternal de la administración pública, que cada vez es menos pública para ser más particular, pero pagada por todos y todas. Y nos lo cuentan con imagen afectada, solemne, seria. La risa va por dentro, supongo. Al ver como los verdaderos afectados de su farsa seguimos ahí, con el altavoz, esperando una dádiva, un consuelo, un titular, incluso votando con muchas adhesiones inquebrantables en las urnas. Sólo tienen que posar de vez en cuando con su aura de afectación para parecer que hacen realmente algo útil.