Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 15 EL CONTRAPUNTO UNA RAYA EN EL AGUA ISABEL SAN SEBASTIÁN SORTU HUELE A TONGO La reacción del PP a este salivazo a las víctimas ha sido tibia, timorata o directamente inexistente L O ha dicho Esperanza Aguirre: Si es evidente que Sortu es ETA ¿por qué lo llaman Sortu y no directamente ETA? Es una magnífica pregunta que nos lleva a consideraciones inquietantes. Que Sortu es un tentáculo del entramado criminal autor de más de ochocientos asesinatos es algo que sentenció hace tiempo el Tribunal Supremo, máximo órgano jurisdiccional español. Basándose en pruebas fehacientes, como escritos incautados a la banda por los cuerpos y fuerzas de seguridad, una mayoría de jueces dictaminó la vinculación de Sortu con Batasuna, su predecesor ilegalizado a raíz de la Ley de Partidos, y la supeditación de ambos a la dirección de la organización terrorista, que según las épocas ha estado en la clandestinidad, la cúpula de un sindicato o el Parlamento vasco, aunque nunca ha hecho ascos al empleo de pistolas, extorsión y coches bomba. De acuerdo con la lógica legal y también con la ética política, el partido en cuestión fue proscrito del escenario democrático, donde quienes apuestan por una Euskal Herría independiente pero condenan el uso del tiro en la nuca no quedaban huérfanos de papeleta, sino que podían votar a Aralar, la apuesta valiente de Patxi Zabaleta por desvincular al separatismo de izquierdas del control del hacha y la serpiente. Una fórmula abocada al fracaso, toda vez que ETA jamás permitirá la existencia de una izquierda abertzale desmarcada de su feroz tutela. En esas estábamos, con la Justicia impartida por jueces actuando de barrera de contención de las infamias inherentes al mal llamado proceso de paz cuando vino el Constitucional, integrado por juristas de reconocida obediencia a unas siglas, a torcer nuevamente los renglones del Derecho. Y hete aquí que Sortu vuelve a ser legal, porque a seis magistrados frente a cinco les parece suficiente que en sus estatutos figure una condena de la violencia de ETA, seguida de la consabida coletilla advirtiendo de que no es la única violencia existente en Euskadi El Partido Socialista persevera a través de sus terminales pseudo- judiciales en el proceso que puso en marcha en el año 2004, antes incluso de ganar las elecciones. Está empeñado en pagar por adelantado todas las letras firmadas a los terroristas, aunque ellos sigan sin disolver su estructura criminal, identificar a los autores de trescientos atentados sin resolver, mostrar algo de arrepentimiento por sus matanzas o abjurar de su sangrienta trayectoria. El Partido Socialista ha puesto el carro delante de los bueyes, hasta el punto de justificar este fallo inicuo asegurando, como ha hecho Rubalcaba, que facilitará la desaparición de ETA ¿No decían que la secuencia sería la inversa? ¿Qué se legalizaría a la serpiente cuando hubiera entregado el hacha? El Partido Socialista está en lo suyo; en la rendición de la dignidad de España que pactó con quienes llevan cuarenta años intentando quebrarla a base de muertos sobre la mesa ¿Dónde está el Partido Popular? Es lo que nos preguntamos muchos. La reacción del PP a este salivazo a las víctimas, la Justicia, la legalidad vigente y la lucha contra el terrorismo ha sido tibia, timorata o directamente inexistente, si hablamos de Rajoy. ¿Acaso no considera el Gobierno que el regreso de ETA a la contienda electoral vasca por esta puerta lateral reviste una gravedad digna de alguna crítica? ¿Cree el PP que de este modo representa a sus electores? ¿Le favorece que sean otros quienes se manchen las manos de ignominia en esta cesión al chantaje etarra, mientras sus dirigentes (con alguna rara excepción) miran hacia otro lado, como han venido haciendo desde 2008? ¿O es que está metido en el ajo? Sea como fuere, huele a tongo. IGNACIO CAMACHO LA DUCHA ESCOCESA El Gobierno debe identificar bien al receptor de sus mensajes: ahora hay que hablar a los acreedores, no a los votantes H MÁXIMO AY una cosa en la que Rajoy está cargado de razón, y es que Madrid es una locura conspirativa de rumores de sobremesa y de irresponsables jugando al monopoly político Lo ha dicho casi a guisa de saludo mientras despliega la servilleta en el restaurante a cuya puerta espera el chófer ante un representativo automóvil de alta gama. Tal vez le pique el gusanillo del poder pero parece aliviado de hallarse lejos de la angustia de esos despachos oficiales donde a sus antiguos compañeros no les llega la camisa al cuerpo. Como si fuera fácil gobernar, encima los desestabilizamos con majaderías Políticamente me preocupa que las dificultades de esta crisis estén aventando el prestigio del PP como partido de soluciones en economía y empleo. Y por cierto la ejecución de Rato, por más que se empeñase en resolver por sí solo el lío de Bankia, ha triturado el símbolo de ese éxito. Pero es el menor de los problemas; el principal es la desconfianza externa en un país fuertemente endeudado cuyo Gobierno, además, no controla la mitad del gasto público porque está en manos de las autonomías. No se trata tanto de que Europa no se fíe de Mariano como de que no se fía de España. Creen que no vamos a poder pagar y temen una quita. Por eso creo que da casi igual descontaminar la deuda financiera de la soberana Ahora sería esencial aclarar el programa de reformas estructurales. Sin parches, con un plan claro, no con una sorpresa cada viernes. Tenemos que reducir desequilibrios mediante el presupuesto para que se vea con nitidez el compromiso, y tomar con urgencia las medidas que nos están pidiendo: abordar el asunto del IVA, el de la deducción por vivienda, la jubilación: los ingresos sobre todo, que no van a cuadrar. El objetivo anual de déficit está muy difícil; es bastante probable que se aleje más de un punto En estas condiciones, el rescate de la banca parece más voluntarista que otra cosa. No es estructural, obedece al remedio de una emergencia. ¿Rajoy? Está... ¿cómo te diría? frustrado. No entiende qué más quieren, se siente como bajo una ducha escocesa. Estos días ha enfocado bien el problema en sus movimientos internacionales, ampliando las miras y tejiendo redes, pero alejarse de Merkel tiene muchos riesgos en nuestra situación. Y existe la sensación general, perceptible, de que el Gabinete tiene un problema de gobernanza. Yo creo que no ha acabado de identificar bien al receptor de sus mensajes, como se vio en los días del rescate bancario: ahora hay que hablarles a los mercados, a los acreedores, no a los votantes. Éste es un aspecto clave para la confianza ¿Resumen? Pues que nos quedan cuatro o cinco años de crisis profunda, pero si tomamos a tiempo las decisiones correctas, y a tiempo significa ahora mismo y en los presupuestos de 2013, quizá aún podamos evitar que la década perdida se convierta en una generación perdida...