Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 25 DE JUNIO DE 2012 abc. es ENFOQUE 5 Fernando Alonso, colosal en Valencia: salió el undécimo y entró vencedor EFE Xabi Alonso, el mejor de la selección española en su choque con Francia AFP La importancia de llamarse Alonso La Reconquista JAIME GONZÁLEZ En su obra Reinos y Señoríos de España Francisco Piferrer establece claramente la importancia del apellido Alonso: Hay nombres que, por sí mismos, por su propia estructura, etimología o derivación, revelan su remota antigüedad. Así sucede con la palabra Alonso, que desde muy antiguos tiempos se usa y se ha usado, ya como nombre, ya como apellido, escribiéndose indistintamente Alonso, Alfonso y Alphonso, derivándose del nombre latino Alphonsus y éste del griego Alphos, que significa blanco Aunque siempre habrá quien me enmiende estas líneas, tan ilustre linaje es asturiano y data de los tiempos en que don Pelayo encontró refugio en Covadonga, cuna de la Reconquista. Entre los trescientos caballeros que le acompañaron por los montes de Cangas había varios Alonso, de manera que no es descabellado pensar que Fernando y Xabi son descendientes de aquellos que le dieron caña al moro. La Santina- -pequeñina y galana- -es el milagro de España, pues no hay imagen mariana que haya contribuido a potenciar más el sentimiento de patria. Y si alguno sale a enmedarme la plana, juro que desenvaino la espada, que hay cosas que no estoy dispuesto a negociar. Es más: los dos goles de Xabi contra Francia y el recital de Fernando en Valencia son una señal de La Santina, pues no es casualidad que dos Alonso hayan encumbrado a su cima más alta el orgullo de España. Creo que la Virgen de Covadonga, harta de tanta decadencia, nos quiere lanzar a una nueva Reconquista: la del alma y el espíritu de una nación que necesita un chute de autoestima. Alonso- -Xabi y Fernando- junto a Rafa Nadal y otros ilustres caballeros, son los nuevos don Pelayo de una España irreductible. Y ahora, canten conmigo: Bendita la Reina de nuestra montaña, que tiene por trono la cuna de España y brilla en la altura más bella que el sol. Es Madre y es Reina. Venid, peregrinos, que ante ella se aspiran amores divinos y en ella está el alma del pueblo español